La voz siseante

Por suerte este 2013 no es como el ya fenecido 2012. No es bisiesto, por lo que nuestros elegidos gobernantes tendrán un día menos para pensar cómo fastidiarnos la existencia. Solo hay que ver que este país se ha convertido casi de la noche a la mañana en un centro de quejas y de círculos en los que nadie está contento, y si alguien lo está no aparece por allí, o se calla para no delatar su felicidad porque pueda parecer culpable, pues ya lo normal es estar mal o peor. Este gobierno jíbaro, que está permitiendo y poniendo las bases para el desmantelamiento del Estado del bienestar, sigue justificando en el pasado sus actuaciones, y sigue intentando sembrar la culpa en todos. Pero la mayoría no entiende de culpas, sencillamente porque se ha limitado a vivir y a buscarse la vida, no a desfalcar ni a viajar en coches oficiales, ni a planificar mal, ni a permitir burbujas de ningún tipo. La inmensa mayoría se ha dedicado a abrir las ventanas de sus casas cada mañana, o de las que creían que eran sus casas, porque quienes mandaban sobre los que hacían las leyes se ocuparon de dejar claro de quién era cada cosa. La gente se siente engañada, estafada, y pronto al silencioso y siseante Mariano se le acabará la gasolina de echar las culpas a quienes le precedieron, porque antes hubo otros, él mismo, que también favorecieron esa situación de la que parece emanar todo, con lo cual cada uno tiene su parte en este entierro.

La gente habla, y lo hace por no llorar, porque se está llegando al límite de lo que la educación y el saber estar controlan, aunque ellos siguen de espaldas a quien paga con los cada vez más brutales impuestos sus sueldos. La gente habla y lo hace ya desde la necesidad, y pronto lo hará desde la indigencia. Y habremos regresado entonces a un país en el que unos pocos tienen el poder, la fuerza y la libertad y unos muchos no tienen nada, lo que puede dar pie a que alguien justifique un ‘basta ya’ con el silencio cómplice de quienes lo han originado, y, naturalmente, con su beneficio más espantoso. El límite está en el hambre de los hijos, no en pagar un euro por la medicación, no por la gasolina. Abrir una nevera y no encontrar leche para un bebé o para un escolar es el detonante que puede hacer perder algo más que la cabeza, porque la dignidad está siendo arrebatada a golpe de decreto ley. Aún estamos a tiempo, pero el margen es cada vez más pequeño. Y mañana llegan los Reyes, los Magos.

 

4 Comentarios

  1. Mira pues, que nosotros los latinoamericanos ya sabemos que el “Niño Dios” no trae regalos en navidad, y hasta llegamos a creer que los únicos que se portaban bien eran los españoles; a los que cada año los reyes les traían sendos regalos. Y vaya que este año les tocó como a los latinoamericanos darse cuenta de que los reyes tampoco son los que traen los regalos. Un saludo.

  2. Señor Juan de Dios, que tenga la oportunidad de tener un blog en el Ideal y que se dedique a no decir nada, no tiene sentido. Supongo que es su primera incursión en el mundo blogueril y merezca por tanto un voto de confianza. Pero por favor, si escribe aporte algo, que así va el periodismo en nuestro país… Pena de barrio…

  3. La verdad es lamentable lo que está pasando con España, es muy parecido a lo que le sucedió a Argentina en el año 2001 con la explosión de la deuda, la única diferencia es que Argentina no tenía a la UE para que le ayudara. Lo de la decadencia del estado de bienestar en España con las políticas del gobierno actual son una realidad, el país está perdiendo el pilar de su bienestar social y tienen que pagar los platos rotos de algunos pocos.
    Mira en España hay dos problemas terribles, la deuda del gobierno que es la que está explotando y la privada, de la segunda el estado se está haciendo cargo e incrementando la deuda pública, alguien tiene que pagar y lastimosamente será el pueblo, lo que deberían hacer es lo que hicieron los finlandeses, todos los gerentes de bancos a la cárcel, y vender los activos de las compañías para cubrir las deudas, el pueblo no debería hacerse cargo de ellas. Pero lo anterior no va a pasar porque Rajoy es de derecha y el defiende a los empresarios, lo peor está por venir cuando realmente tenga el gobierno que asumir toda la deuda más la que se está generando ahora para mantener el estilo de vida de los españoles.

  4. Albertito…Tú también te repites…Si te quejas de que el autor del artículo no aporta nada,haz tú alguna aportación en lugar de criticar tanto a los demás. ¡Así va España!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *