Ni para el bocadillo

La agonía a la que han sido empujadas muchas familias españolas ha traído desde hace tiempo las situaciones más insospechadas. Estamos viendo cómo se revuelven los contenedores de basura buscando comida y objetos que aún atesoren algún uso. Los comedores sociales no dan abasto. Las ropas se reutilizan como se hacía hace décadas, Y ya hay casas en las que los progenitores no tienen ni para preparar un bocadillo que llevar al colegio para los niños. Pongamos un ejemplo de esta misma semana. Tutoría en colegio público. El diálogo de la madre a la maestra discurre por el sendero casi de la indigencia. No puede preparar el bocadillo del niño, solo tiene dos magdalenas para el día siguiente. Vive de la caridad de su suegra, quien a su vez sobrevive de la paga de viuda. Ahora llega la fiesta del Día de Andalucía. Disfraz. No irá el niño a la escuela ese día, pues no pueden comprar ni la tela para hacerlo, en total seis euros. Evita la discriminación en la que el niño se va a encontrar dejándolo en casa. Por la televisión ve a Bárcenas hacer la peineta a los periodistas cuando regresa de esquiar de Canadá dejándose caer desde un helicóptero sobre nieves vírgenes, quien ha repartido supuestamente dinero sin contemplaciones a los líderes del PP, que ha amontonado en Suiza más de seis mil millones de pesetas, y campea a sus anchas por el mundo. Esa madre, que no puede preparar el bocadillo a su hijo para el recreo, llora en silencio, de impotencia e indignación al no encontrar respuesta de quienes han sido elegidos para evitar que esto le ocurra a ella, quien no encuentra trabajo, quien ha de ocultar a los ojos de su hijo una pequeña fiesta de los demás, de sus compañeros, quien ha de encontrar el alimento en la caridad. Estos hechos solo son un reflejo de lo que está por venir de forma mucho más generalizada. Las economías están dejando de existir, se está llamando a las puertas de la mendicidad, desde la indigencia de quienes quieren levantar su cabeza y llevar a sus casas cada día lo que se les está negando. Mientras tanto, los medios de comunicación no recogen propuestas del gobierno para resolver este problema. Solo ven y escuchan los desmanes que han estado haciendo en este país mientras exigían con una prepotencia indescriptible que se apretaran el cinturón aquellos a los que se les está hurtando cada día hasta el alimento para sus hijos. Este gobierno no reacciona a lo que está ocurriendo, tal vez porque solo miran las fiestas de sus hijos y los cañones de confeti con los que se divierten, y que pagan otros. La gente está ya al límite, y las soluciones no llegan, tal vez por la inconsciencia del problema, o porque aguardan a que se acerquen las próximas elecciones para entonces venir de salvadores. Así no.

3 Comentarios

  1. Da dolor entrarse uno de que en España la situación ha llegado al punto en que los niños no tienen un bocadillo para el recreo. Los nuestros llegan sin desayuno a la escuela y sus ojos solo emiten destellos de alegría cuando ven pasar la merienda que provee el gobierno local, cada mañana el rostro de la pobreza se sienta en nuestras clases. Y uno se pregunta, a dónde vamos a llegar los paises pobres, si los paises ricos van de mal en peor. Alguna vez, le escuché decir a Fidel Castro, que el capitalismo había fracasado, porque nunca hubo más pobres en el mundo que en esta época de mayor desarrollo del capital transnacional. Y hoy estoy segura de que tenía razón.

  2. Its Pleasure to realize your blog.The over content is relatively extraordinary, and I really enjoyed reading your blog and points that you just expressed. I incredibly like to glimpse back over a regular basis,post additional from the topic.Thanks for sharing…keep writing!

  3. I became just browsing occasionally in addition to you just read this post. I need to admit that we are within the hand of luck today if not owning such an excellent write-up to determine wouldn’t are achievable for me, at the incredibly least. Really enjoy your content.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *