Septiembre

Septiembre ya está aquí, con sus calores, acentuadas por el cambio climático del primo de Rajoy, con las escuelas a punto de abrir sus puertas librando a padres y madres de las manifestaciones infantiles en casa, recordando a tantos abuelos una obligación tal vez no abandonada en las vacaciones. Septiembre, que igual trae al mismo presidente de gobierno, o no, porque aquí nadie sabe, como decía la copla. Este mes en el que las calles de la ciudad volverán a verse sin aparcamientos y con coches por todos lados, y obras sin terminar, porque aquellos polvos han traído estos lodos; con un botellódromo que se inventó Torres Hurtado cerrado a cal y canto, y cuando los universitarios y los que no lo son se vuelvan a adueñar de las aceras, con esa costumbre de beber en la calle por los bestiales precios de las consumiciones en el interior y la cultura imperante, veremos las respuestas que nos encontraremos. Y es ahí donde el gobierno socialista municipal y sus socios encubiertos sin responsabilidades de administración tendrán que comenzar a dar el do de pecho, a sabiendas de que se van a encontrar con todas las trabas posibles por parte de quienes no encontraron solución en casi tres lustros de gobernanza.

Septiembre, mes en el que la calor aprieta y las puestas de sol sobre la ciudad y la vega que la rodea, cada vez con más timidez, iluminarán los atardeceres, y vendrá a sentirse el bullicio de las gentes por las calles, cada cual a lo suyo, y algunos a lo de todos, y las costumbres de siempre, que por eso son costumbres, regresarán, y quienes pudieron marcharse de vacaciones contarán sus idilios y sus inversiones en esos cuerpos que comenzarán a perder el bronceado dañino para la piel, sin que las tripas cerveceras y las lorzas desaparezcan a la par, por más que los gimnasios se empeñen en sesiones de succiones grasientas. Ahora ya los horarios serán los de siempre, y las gentes sonreirán mientras recuerdan, o no, porque cada cual guarda sus recuerdos y muestra aquellos que le interesa en cada momento; y cuando las novedades hayan sido contadas, y oídas las de los demás, comenzará entonces la otra costumbre eterna, el análisis de la realidad presente, y de ahí cuando ese análisis se haya agotado se pasará entonces al chismorreo destructivo, virtuosidad granadina, a cargarse todo lo que se menea, de dentro claro, que lo de fuera siempre es más sagrado e invulnerable. Y ya estarán las cosas en su sitio. Para entonces, que será sobre final de mes, Torres Hurtado comenzará su larga caminata por juzgados y declaraciones y demás cosillas que parece que presuntamente tiene pendientes con la justicia. Y ya el debate estará abierto de par en par en una ciudad en la que cuando no existen las debates se inventan. Y todos tan felices, bueno, todos no, algunos estarán un pelín fastidiados. Pero todo pasa, menos este gobierno rajoniano que quizás se convierta en eterno.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *