Gastrobares

Los mercados tradicionales que tanto sabor, olor, calidad y precio ofrecían, históricamente, han sufrido la lesiva existencia de las grandes cadenas de alimentación y sobre todo el éxodo, la despoblación del centro de la ciudades, alimentado mínimamente de terceras edades, entidades bancarias, bufetes de hipotecarias y divorcios y mimos callejeros que sudan la voluntad eurípide del viandante. A veces los estáticos piden con alegría. Ayer me solicitaron, vía de apremio, 30 euros para pagar el hotel, cuestión que hubiese resuelto ‘ipso facto’ si hubiese compartido habitación con la demandante.
Todo evoluciona y si antes vivir en el centro era una comodidad, hoy es una incomodidad, aunque pueda ser un placer. La gente se marcha a la diáspora porque la locura inmobiliaria continúa, pese a la crisis, es decir que hay que disponer de un alto poder adquisitivo para hacerse vecino de ‘Puerta Real’, que es el centro neurálgico de la epidermis del granadinismo.
El centro de las ciudades se queda mustio e incluso repelente, a partir de las nueve de la noche, cuando el comercio cierra sus puertas, salvo la presencia turística de algún puente que llena hoteles y restaurantes.
Hay que reconocer que desde el ayuntamiento capitalino han hecho una propuesta interesante para la rehabilitación del mercado de abastos de San Agustín, a modo y ejemplo de otros que lucen en diferentes ciudades españolas que, como el atractivo mercado de San Miguel de Madrid, aúnan puestecillos de variados géneros, junto a bares y cafeterías; todo ello con un concepto de uniformidad, buen gusto e higiene que hacen apetitoso degustar ricas viandas o adquirir frescos productos huertanos.
Si se sigue esa línea de exigencia el proyecto puede ser exitoso. De lo contrario, la mezcla de churras con merinas, podría vulgarizar el espacio y hacerlo escasamente atractivo al consumidor.
Independientemente de la oportuna idea del municipio, no cabe duda de que Granada se está situando a la cabeza de las ciudades con más bares del mundo. Aquí el que no monta un bar, le monta a su novia una peluquería de señoras. Llegará un momento en que ante tanta oferta se diluya la demanda. Aunque, últimamente, lo que están proliferando como hongos son las fruterías. Hay fruterías para repellar en establecimientos y estratégicas esquinas de peatonales calles. Los otros días, una modesta vendedora apoyada en el quicio de la ‘fragoneta’ me ofreció unos ‘malacatones durces’. En principio le dije que lo suyo era competencia desleal. Cuando me respondió: «¿Cualo?», opté por comprarle unos ‘malacatones’ solidarios.

POBRE DE MÍ

Es lo más tristemente cantado por Bárcenas, en su primer recital, donde ha dejado lastre de pendrive y papelorios. Habrá que demostrarlo. No sabemos si habrá más convolutos para convencer a la jurisprudencia. La convulsión en el PP y entre los sinvergüenzas de uno y otro signo se ha fusionado con pitones de uno y otro signo,éste año. Una muestra de irreverente fiesta de cuernos  y tetas en la renovada memoria a San Fermín.  España es machistaleninista. Los más terrible de todo es que Carcaño sigue dando pistas sobre el enterramiento de Marta del Castillo. Lo que nos está costando un dolor a sus familiares y un pastón a nosotros. El picoleto, sargento de Colomera, con una mirada habría hecho posible conocer de Carcaño el disparate. Otro que tal canta, el pobre de mí, es Rubalcaba. Pobre de él.

COLÓN, HIJO ADOPTIVO DE ANDALUCÍA

Un ataque ovarial de Cristina Fernández, acostumbrada a cientos de operaciones estéticas, ha descarriado en desmontar la figura pétrea de Cristóbal Colón, que lucía en Buenos Aires, como en algunos otros lugares de Hispanoamérica, en recuerdo del descubridor de tierra americana. La estética de la ciudad bonaerense será distinta sin él. Parece que Cristina anda de morritos con el Estado español, cuando realmente debería estarlo con quien a su difunto y a ella les acusó de corruptelas. Pero la ha pagado con Don Cristóbal, que queda lejos en la historia pero es el más sensible símbolo del descubrimiento del «nuevo mundo».
La cretina Cristina debería saber que aún hoy, ni se sabe el lugar de nacimiento del marino ni donde reposan sus auténticos restos mortales, porque las modernas técnicas de investigación no han revelado nada certero y concluyente al respecto.
Si es sabido que en Santa Fe, a escasos kilómetros de la Alhambra nazarita –cuyo último rey moro evidenció su impotencia en defenderla entregando las llaves de la ciudadela a las huestes cristianas–, se firmaron las capitulaciones y fue la reina Doña Isabel I de Castilla quien hizo posible con su voluntad y medios personales el que aquél marino –iluso, que también lo sitúan en la amada Portugal– emprendiera su viaje con nobles carabelas desde el Puerto de Palos, en Huelva. A veces la soberbia y la incoherencia de los mandatarios producen éstos actos reflejos populistas para distraer la atención del ciudadano que sufre. Qué pena de Argentina, que ha tenido tan mala suerte con sus gobernantes. Siempre pensé que Argentina es un país rico y un pueblo pobre, empobrecido por sus gobernantes enriquecidos. Algún día cambiarán las tornas, no sé cómo, aunque al final el pueblo siempre tiene la última palabra.
Pero yo lo que quería es aprovechar el pretexto de las aguas del Guadalquivir que transcurren aún frescas para pedirle a la ungida Susana Díaz, actual consejera de Presidencia, que al margen de viajes por el sol y la sombra, a cuarenta grados, que estos días lleva a cabo a la caza y captura de avales para las primarias, en las que se adivina que sale bastante favorecida, tenga un gesto para el almirante mancillado y haga, en el consejo de gobierno, la propuesta valiente de nombrarle hijo adoptivo de Andalucía.
Ya sé que la idea llega con un poco de retraso pero como desagravio al marino de marinos es un reconocimiento que lo tiene a huevo, a huevo de Colón.

GRANADA, EN SOL MAYOR

Granada es, sin duda alguna, una de las ciudades que más destacan por su constante y creciente programación de actividades culturales relacionadas con las bellas artes, tal vez porque han sido y son numerosos los ejemplos históricos de brillantes creadores e intelectuales que nacidos o recriados en la tierra dejan su legado con la mejor huella.
Por ejemplo, Granada se viste estos días de Sol mayor, con una original y creativa exposición de los alumnos de Bellas Artes, en homenaje a ‘La vida breve’, de Falla, en el Parque de las Ciencias, auspiciada por el Consorcio del Milenio que coincide, dando la nota, con el ya sexagenario Festival Internacional de Música y Danza.
El Festival, único en el mundo por sus singulares e históricos escenarios, ofrece este año una atractiva oferta a los amantes de la música clásica, la danza y el flamenco con la particularidad de prolongar fechas y espectáculos y conseguir, pese a la crisis, superar la venta de localidades para la gran mayoría de las sesiones, circunstancias por las que felicito al director Diego Martínez y a sus colaboradores.
Me rebelo, con frecuencia, cuando el más importante premio de poesía hispano hablante que lleva el nombre de la muy noble ciudad y la rúbrica de Federico García Lorca, creado por el Ayuntamiento capitalino pasa de puntillas por los medios de comunicación, en general y en las televisiones en particular. Pero es que el festival de música que es un verdadero acontecimiento, adornado desde hace unos años con el denominado FEX, en el que se llevan a cabo originales y curiosas actuaciones en plazas, rincones y edificios históricos, a modo de prólogo, no merece la atención debida, salvo excepciones, entre las que se encuentra la abstractiva crítica, solo interpretada por su autor.
IDEAL mima este acontecimiento de gran relevancia para la cultura, al igual que Radio Nacional de España que ofrece, en esta edición nueve conciertos en directo y diferido, pero no sabemos por qué causa, Televisión Española lleva años ausente en las retransmisiones que emitía, fundamentalmente, desde el Palacio de Carlos V.
De ‘la nuestra’, ni hablar. Canal Sur tendría que estar presente prácticamente en la mayoría de los espectáculos ofreciendo la cara culta de esa otra realidad. Es penoso que Televisión Española y Canal Sur emitan la actualidad chunga y chabacana de Andalucía cuando los andaluces somos algo más. No dejemos para los telediarios y programas recauchutados la leprosería social y abramos huecos en ‘la parrilla’, para que tengan cabida otras noticias educativas y culturales aunque sean estimulantes para el pueblo.

COSPEDAL SE DESNUDA

Lo ha hecho, en el inicio de la primera parte de la contratante, cuando la mitad de los españoles pudientes se solazan en campo y playa en el ocio del verano. La secretaria general de los populares –que por cierto es una persona de competencia y de carácter– ha rebuscado una frase que despierta cierto interés a la sombra de la sombrillas que impiden ver el mar. Se ha descolgado con habilidad y destreza por la barra vertical del local, y ha dicho con fondo de piano cansino, humo artificial y luces de colores indirectas que: «Nunca un partido ha hecho un ‘striptease’ como el PP».
Los políticos deben tener buenos asesores de imagen y guardar en el cajón frases hipotéticamente afortunadas. Hay algunos consejeros tan impulsivos que, espontáneamente, lanzan sus ocurrencias y hunden la imagen de quien hace uso de ellas.
Dolores ha estado bien, con reparos, por lo de la censura y no faltará quien por su atrevimiento trate de tapar con hojas de parra la pecaminosa frase que puede herir puros y sensibles oídos pero que, sutilmente, acusa a quienes vienen nadando y guardando la ropa sin contable existencia.
Porque no me negarán ustedes que en otras organizaciones políticas, sindicales, bancarias y empresariales públicas no ha llegado el cartero, que siempre llama dos veces, a final de mes con el sobresueldo. Ésa ha sido y es práctica habitual; lo censurable y delictivo es que los viáticos, que reciben los elegidos perceptores, no se declaren al fisco y pasen en negro a sumar beneficios extras engordando la fuerte caja privada.
Está claro que Cospedal, en un primer momento, quedó noqueada, como el resto del aparato de Génova, cuando vieron la luz las caligrafías fotocopiadas. Tan atolondrada y perpleja se mostró ante los representantes de los medios de comunicación que dijo aquello de que al extesorero le habían dado, en tiempo y forma, el «finiquito en diferido». Cuestión que recogieron las televisiones en directo. Ella quería decir aplazado, pero le surgió lo de diferido que viene a ser igual pero no es lo mismo.
Salvadas las disquisiciones lingüísticas por la apresurada comparecencia es notorio que María Dolores quiere señalar la línea divisoria con trazo grueso y por eso dice lo del «striptease» para presentarse desnuda orgánicamente y dar ejemplo de que ella forma parte de la nueva generación que, ligera de equipaje, no teme al lobo.
Mientras tanto, en Soto del Real, en su estudio, ensaya Luis Bárcenas los temas del próximo recital basado en sus textos ológrafos. Localidades ya a la venta.

ADIÓS, AMOR MÍO

En un aeropuerto danés han impuesto un límite de tres minutos para que las parejas se despidan antes de embarcar. La razón es que, ellos y ellas, dejan el coche mal estacionado y se arma un serio conflicto de tráfico en el aeródromo. Lo suyo sería que las autoridades aeroportuarias propiciaran una zona de aparcamiento y de ésta forma las parejas pudieran morrearse hasta el último aviso que eso es excitante. Tampoco se trata de alargar la cuestión hasta que suenen las alarmas. Pero esos besos cálidos, esos tocamientos carnales de moderado estilo, esos abrazos de enérgico sentimiento deben respetarse, entre otras razones, porque pueden ser los últimos, salvo que la intensa pasión haga que se pierda el vuelo predestinado.

LAS PRISAS DE GRIÑÁN

Tiene prisa y se le observa de lejos, en el corte y confección de su apresurada marcha, ‘sine die’, empujando a Rubalcaba para que siga su ejemplo y se decida de una vez por todas. Vamos, que está como el corre caminos deseando dejar limpia la era.
Pero, Rubalcaba, me da la impresión de que quiere salir del partido con los honores de hombre de estado que, por el bien patrio, ha mantenido al partido con integridad llegando, incluso a pactos con el adversario, pese al rechinar de dientes de algunos críticos. Pero es evidente que le importa un bledo el calendario express.
Los hay nerviosos pero a Griñán se le nota ‘cantidubi’ la impaciencia, el solivianto. Y esa elección in pectore de Susana, disfrazada de primeriza ha derruido el argumento de que yo fui elegido con el dedo y ahora, yo, más demócrata convoco elecciones con el dedo pero mirar hacia donde señala mi dedo. Aquí sobran dedos.
Y ahora surge el planazo. Algunos no logran entender la presencia de Luis Planas, consejero de Agricultura en el actual gobierno autónomo y dicen que es amigo personal del presidente. Los amigos, con razón o sin ella, siempre están para un apuro.
A Planas, desde el socialismo culto y moderado, se le valora adecuadamente por su capacidad y trayectoria política, pero genera fundadas sospechas de que pueda ser un elemento de conciliación, más que un aspirante que fomente confrontaciones positivas con la realidad actual por la que atraviesa la organización política y sobre todo por el estado de caos, cosas y casos en Andalucía. Eso se verá próximamente.
No es la primera, ni será la última, que se postula para la renovación el alcalde granadino de Jun y no de ‘Yun’, –como una locutora catalana, sospecho, ha dicho por la radio–, José Antonio Rodríguez, el alcalde tuitero. Pero es que hacen falta avales y el bueno de José Antonio, probablemente, se quede a unos metros de la meta exigida.
Griñán está como la abuela de las fabes asturianas, que quiere quitar las latas de en medio cuanto antes por si los comensales se dan cuenta.
No parece que Rubalcaba esté –pendiente de otros temas nacionales preferentes– con ganas de hacer la maleta y marcharse a Oropesa del Mar con la familia.
En cualquier caso, el verano precipita todo y no sabemos si de aquí a final de mes surgirán nuevos nombres que, sin dedo, simplemente con prestigio y curriculum quieran liderar el socialismo andaluz en los próximos años.
Pero a mí lo que me trae de cabeza son las prisas de Griñán. Vamos que nos vamos, parece decir. «Day prisa, day prisa», gritaba la pícara anciana asturianita mientras escondía las latas.

PARECE QUE LOS MERCADERES HUYEN

 

Creo que, según el Evangelio, antes de la Pascua Judía ,Jesús, expulsó a los mercaderes del templo. Por algo sería. Francisco, el Papa que cohexiste con cierto mandato de su antesor, Benedicto, que aún disfruta de Castelgandolfo, no ha llegado a coger el latigo pero da la impresión de que sabe ahuyentar a los lobos disfrazados de corderos. De éste argentino, jesuita, se acordará la historia y el Vaticano. Por cierto no se sabe, aún, si tomará vacaciones. Lo mismo suda la humeda Roma o se marcha con los suyos que  lo esperan.

EL SAMBÓDROMO SE SUMERGE

No adivino, ni quiero, dar el resultado en el Maracaná. Pero mucha España está pendiente del televisor con el ánimo puesto en la capacidad de la selección española.
Mañana, pese al marcador, a estas horas gana Brasil, el país amanacerá con ojeras y resacón. Menos mal que nos queda la siesta.
Decir que gane el mejor es una sandez. Que gane quien marque a puerta más balones. El sambódromo está vacío de revueltas sociales acalladas, por unos minutos de juego. Pero la realidad está ahí. El pan y circo se acaba y el teórico país emergente puede sumergerse, al margen del fútbol.

Bárcenas y su santa

La esposa que no esposada ha despedido al detenido con modelos de Cavalli o de los chinos que trabajan muy bien la seda. Gafas oscuras para ver las tinieblas de la calle vociferante, móvil en mano y pelo castaño, algo recortado. A la desconsolada, Rosalía Iglesias, le queda la oración por apellido y el bis a bis. Pero puede ocurrir el milagro de Blesa. De Blesa humanidad.