Sobre la protección del Albaicín y la dificultad de proteger el entorno, combatir el vandalismo y favorecer el disfrute de los vecinos

Huerto del Carlos

El Huerto del Carlos es un parque que está ubicado en un emplazamiento maravilloso: el Albaicín. Y ahora, voy a hablar de mí. De mí mismo. Es uno de esos lugares a los que subo con mi motillo cuando tengo algo que pensar. Cuando salgo agotado de la Redacción y no quiero ni irme a casa ni irme a un bar. Ni el consuelo del hogar ni el consuelo de la barra.

Quiero estar conmigo mismo, solo pero a la vez bien acompañado. El Huerto del Carlos me lo brinda una y otra vez. Una y otra vez. He subido, siempre de noche, o cuando atardecía, en invierno. Con frío intenso y cuando cae agua que parece una manta. Da igual. La Alhambra, Sierra Nevada, las luces abajo de la ciudad me acompañan.

Y, al final, ocupan mi cabeza y despejan aquello que trataba de cavilar. Pienso en que a veces, solo a veces, la mano del hombre puede igualar la mano de Dios. Que la belleza de la lluvia sobre los tejados o del frío sobre el rostro puede equivaler a las almenas que sobresalen en el cielo desde las murallas de la Alhambra.

Que el Albaicín recortado sobre las cumbres de Sierra Nevada son obra de un mismo Dios, menor o mayor, qué más da, pero el mismo.

Pero no. La única obra del hombre que es divina o es maléfica es lo que brota de su ser. Es la capacidad de crear belleza, de contemplarla y disfrutarla o, simplemente, destruirla.

Es en este punto en el que se desenvuelve el Albaicín, probablemente el barrio más singular de Europa, el más bello, el más evocador,  subyugante y adictivo.

Vuelvo al Huerto del Carlos y me dicen que la propuesta para conservarlo es cercarlo, ponerle unas puertas, impedir el paso, el disfrute, la ensoñación.

Vamos con vallas y a lo loco.

LAS POSTURAS
-La edición impresa del diario Ideal de este martes 16 de abril recoge en sus páginas la propuesta que anunció el presidente de la Junta Municipal de Distrito del Albaicín, el concejal del Partido Popular Juan García Montero. Explica que supone vallar el Huerto del Carlos como los Jardines del Triunfo. Añade que ha sido presentada a los vecinos por la concejala de Urbanismo, Isabel Nieto.
-También se ha hablado con el presidente de la Asociación de Vecinos del Albaicín, con el grupo municipal socialista y con la presidenta del Bajo Albaicín.
-Por último, la Delegación de Cultura de la Junta de Andalucía, órgano sobre el que recae la decisión de proteger el patrimonio del Albaicín, asegura desconocer nada sobre el vallado del Huerto del Carlos.
EL DEBATE
-¿Qué piensas que se debería hacer en el Huerto del Carlos para que se combine de forma adecuada el disfrute del entorno con la protección?
-¿Estás a favor de que se cierre el Huerto del Carlos con vallas?
-¿Qué opciones propones?
CRÉDITOS
-La imagen es del maratón fotográfico organizado por Ideal.es

 

28 Comentarios en Con vallas y a lo loco en el Huerto del Carlos

  1. Decir que el Albaicin es el barrio más bonito de Europa, es no conocer ni siquiera España. Al autor: date una vuelta por el casco antiguo de Santiago de Compostela.

  2. Si es cierto que hay tanto peligro de deteriodo que se pase uno de los muchos agentes que te tenemos de vez en cuando, y el presupuesto de las vallas para contribuir en hacer una buena prisión que tenemos muchos corruptos y sin vergüenzas por ahí tan campantes…..

    • he de decir a favor de la policia local y que no sirva de precedente defenderlos que paso por alli practicamente todas las tardes y sino es todos los dias, casi todos hay un coche patrulla e incluso bastantes veces una furgona de estas que llevan rejas en las ventanillas, es una lastima como esta el huerto del carlos, esas fuentes tan bonitas llevan al menos tres-cuatro años sin funcionar, los columpios los han cambiado ya dos o tres veces porque los destrozan, esta plagado de perros sin cadenas, de litronas tiradas por los suelos, los cristales protectores de los restos arqueologicos llevan rotos que yo recuerde minimo dos años y cada dia a peor. asi que mi opinion si para poder ver ese entorno en su maximo esplendor hay que vallarlo, adelante.

      • Hola Fran,
        es la riqueza de la participación, que hay un buen número de comentarios y de testimonios que ayudan a dotar del contexto necesario al debate
        Gracias por el aporte
        Javier

  3. Lo que comentas esta muy bien siempre que no vivas en el entorno del parque, cuando llega el buen tiempo no se puede dormir, da igual la hora de la noche que sea , en ese momento no recuerdas lo bonito que es el lugar.

    • Hola Manuel,
      Vivo en el Realejo así que sé a lo que te refieres.
      La cuestión de siempre es cómo conjugar ocio con descanso
      Gracias por particiapr
      Javier

    • Buenas
      Eso que comentas ya lo sugiere en la edición impresa l apresidenta de la AAsociación de Vecinos del Bajo Albaicín
      Un saludo
      Javier

  4. Vallar los parques es aislarlos de la ciudad, separarlos del urbanismo y convertirlos en jaulas solo aptas para pasear al perro sin miedo a que escape. Quizás menos vandalismo, pero porque no acaba entrando nadie. Miren el Triunfo, el parquecito de las Eras de Cristo en el que nunca he visto a nadie paseando y que solo verlo daña a la vista, o el parque Almunia; por ejemplo. Por contra, el parque Tico Medina. A rebosar de gente, como debe ser.

    • Hola ALberto, un comentario razonado del que debería surgir una reflexión.
      Igual es que la extensión del parque Tico Medina y la ausencia de vecinos no molesta a nadie???
      Pregunto
      Gracias por participar
      Javier

  5. Pues no estoy de acuerdo. Es más, estoy harto de tener que ir a los parques con mis hijos \"en horario comercial\" (al menos en el pueblo) para no encontrarlos cerrados.

    Lo que necesitamos es una vigilancia real y activa, que atosigue y espante a los cuatro vándalos que se citan allí y se dedican a destrozar los espacios públicos.

    Por cierto, no conocía este parque, ya tengo plan para el domingo. Gracias, Javier.

    • Alberto, te aseguro que no te arrepentirás.
      Llévate la cámara porque, a diferencia del vecino mirador de San Nicolás, completamente imposible de visitar ya, este permanece en su salsita regusradada, ya me comentarás
      Saludos
      Javier

  6. Sin entrar en la autoría “divina” del lugar, es cierto que es un sitio maravilloso y quizás de cierta libertad aún, y es por esa razón por la que creo el ayuntamiento se apresura a cerrarlo, no pueden concebir un lugar que no esté copado por su simbología y por la gente “como dios manda”,o quizás quieran cobrar entrada y así aliviar las cuentas municipales.

    Un saludo, y recomiendo a todo el mundo que se de una vuelta por allí, y también por Santiago

    • Vaya David, no puede uno ni utilizar la caja de adjetivos que me regalaron por Reyes 😉
      Gracias por pasarte por aquí
      Javier

  7. ¿Por qué siempre que hay un problema la solución es prohibirlo?
    Vivimos en una ciudad donde el botellón (y lo que es peor, el macrobotellón) son legales, pero a partir de \’ahora\’ será ilegal sentarte por las noches en una plaza tranquila para charlar con tus amigos mientras disfrutas de unas vistas espectaculares… ¿Dónde está la lógica?
    La verdad es que no tengo la solución al problema, entiendo que a los vecinos les puedan molestar los ruidos… aunque, como siempre, el camino suele estar en el \’sentido común\’. Saber que a la 1 de la mañana se molesta a la gente, así que bajar el volumen… y que esos vecinos también entiendan que movimiento y \’ruido\’ son, al fin y al cabo, señales de vida.
    No queremos que se muera, pero tampoco queremos que respire.

  8. Parece que el ayuntamiento solo sabe solucionar los problemas con ladrillos, obras y rejas, cosa que va mucho con su partido. Tal vez no se les haya ocurrido que a veces educar y sensibilizar a la población pueden ser mejores soluciones que conservar entre rejas… primero fueron los jardines del triunfo, luego la plaza de la libertad (qué ironía) y ahora el huerto del Carlos (como se le conoce). Mientras tanto, el (¿mismo?) ayuntamiento que quiere proteger el bienestar de los vecinos del barrio bandera de Granada pone a la venta un palacio histórico dentro del mismo y hace más difícil la vida a los habitantes del bajo albaicín con cambios de sentido y retirada de líneas de autobuses. Me pregunto si algún día se plantearán vallar la plaza del Carmen, por las molestias que se puedan causar a los vecinos. Tal vez sería una buena idea.

    • Hola Francisco, emn la edición impresa se recogem entre otras muchas, la reflexión de Paco Puentedura, de Izquierda Unida, que se articula en el mismo sentido que tu comentario
      Gracias por el comentario
      Javier

  9. Como vecino y como usuario:
    Esta es una de esas noticias que te duele, que te afecta y que te hace pensar en que somos y que hemos hecho. El comportamiento del ser humano es incomprensible. Tal como mencionas, el ser humano es capaz de crear cosas tan bellas como el Albaycin o la Alhambra, pero sin embargo, es capaz de poner vallas a la libertad, de ponerse a si mismo las fronteras, de poner una frontera entre los hombres con tal de no hablar, de poner un muro con tal de no vencer las diferencias, de ser cobarde antes que enfrentarse al mundo.
    Pues por mi parte, no lo van a conseguir.Es el lugar donde llevo a todos los familiares y amigos que vienen a mi barrio, barrio que esta herido, tocado de muerte y cada con menos rincones donde disfrutar de su esencia y si historia. Barrio convertido en una senda del Torcuato a San Nicolas y que el resto, ha sido abandonado a su suerte. ¿Quieren que el turismo llegue al barrio? Pues dejen de ponerle puertas y eviten que se caiga a pedazos!

    • Sergio,
      Llevo más de dos décadas viviendo en Granada y este barrio sigue igual.
      NO hay consenso desde hace años para dotarle de la vida que se merece.
      Un amigo que vive en el Huerto del Carlos me dijo no hace mucho: “El Albaicín es un Parque Tema´tico con tres tipos de habitantes, albaisineros, bhipis y guiris”.
      Y duele
      Gracias por el testimonio
      Javier

  10. He visto verdaderos espectáculos de música improvisada en ese lugar la tardes de verano. En el Huerto del Carlos se disfruta de un ambiente maravilloso. Me parece que cercarlo destruiría esa vida y, además, no es una solución a la falta de respeto y civismo de cuatro impresentables.

  11. Creo que no hay derecho al vandalismo y que cada dos por tres, los granadinos nos tengamos que gastar un dineral en arreglar parques y mobiliario urbano. A mí no me parece mal que se valle y que tenga un horario. O eso, o ponemos un Guardia Civil, de servicio permanente, porque si no, tendremos el Huerto de Carlos hecho un desastre en dos días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *