DOCU_IDEAL

La ciudad de Granada cuenta con un vertedero ilegal donde la basura se encuentra cómodamente oculta a la vista de cualquiera entre dos paredes que forman una reconstrucción arquitectónica que fue digna de dos premios internacionales, uno en la categoría de Arquitectura y otro en Paisajismo.

Se trata del tramo de la muralla de San Miguel Alto, que fue reconstruido gracias a un proyecto del arquitecto Antonio Jiménez Torrecillas y que, una década cumplida tras el primer proceso administrativo abierto para su construcción, continúa siendo objeto de críticas tras haber pasado años y años envuelta en la polémica por su diseño.

A día de hoy, tal y como critican los colectivos vecinales de los barrios colindantes, es un vertedero lleno de todo tipo de deshechos de material de construcción, desde restos de cascotes hasta cables y material eléctrico. Asimismo, está repleto de basuras y se aprecian perfectamente los rastros de botellones, ya que hay cascos rotos de envases de cerveza a lo largo de todo el pasillo interior del muro.

Por si fuera poco, según ha podido comprobar in situ este periódico, entre los dos paños de la muralla nueva hay restos que indican a las claras que este pasillo es utilizado como un monumental wc, por lo que, pese a que por los huecos de la muralla corre el aire fresco, el olor es nauseabundo y las condiciones de salubridad más bien escasas. Además, está lleno de pintadas.

2 Comentarios en Sandwich de basura en la muralla de San Miguel

  1. Dejando de un lado el comportamiento poco cívico de las personas, esta obra carece de sentido común. Me llama mucho la atención que haya recibido premios y comento el porqué. Esta obra formó parte de un plan de “parque” para el entorno de San Miguel. Lo que se hizo fue poner unas escaleras de piedra, en un monte!!! que utiliza poca gente por su incomodidad. En vez de adecentar los caminos, no se instaló prácticamente vegetación, ni siquiera asientos. Se volcó el escombro sobre la muralla árabe del S.XII y se gastaron 240.000 en el proyecto de la muralla, dejando de lado el resto del monte. Esto no tiene ni pies ni cabeza, este dinero su pudo utilizar en rehabilitar las tan de moda cuevas y se gasto en lo que actualmente es un WC. Que por cierto, tuvo que modificarse porque su diseño original no incluía ni si quiera una puerta para poder pasar. Un vergüenza vamos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *