La Faraona Blog

 

Los graffitis son arte urbano efímero. Lo que no cuentan es que en el Sacromonte de Granada los gatos también tienen siete vidas y los graffitis cuentan con otras tres.

La cueva flamenca La Faraona presentaba uno, kistch fosforito con una ‘tutankamona’ estilo ‘Cleopatra’, nos perdone el autor, con tintes fosforitos y sus tres pirámides incorporadas y aglo de desierto como telón de fondo. Cualquier coas, dicen los expertos, menos ambiente flamenco acorde con el histórico barrio del Sacromonte. Es la primera vida de este graffiti.

Hace ya tres años los dueños contrataron al grafitero El Niño de las Pinturas, quien retrató a la bailaora universal Carmen Amaya. Una obra con fuerza y garra, con nervio, dicen los expertos, y así se defendió en el juicio, con tonos acordes al barrio. Y en una propiedad privada y con el permiso de los dueños. Es la segunda vida del graffiti.

La Policía Local, sin embargo, le denunció por ello y el martes de la semana pasada se celebró el juicio (Al final tienes la crónica completa). Hoy, miércoles 16 de abril se ha conocido que ha sido declarado inocente.

La tercera vida es sin embargo el lienzo en blanco, la pared encalada, la ausencia del graffiti, la invitación al talento, el fantasma del arte que se ha ido, perdido en un papeleo de tres años que incluye el gasto de fondos públicos en la actuación de los agentes de la Policía Local, el cuerpo jurídico del Ayuntamiento de Granada con sus abogados y secretarios que tramitan la denuncia hasta que llega al juzgado y, ya en este lugar, todos los gastos del juez, su equipo, tiempo y dinero para algo que, cuando menos, da que pensar.

CRÉDITOS DEL COMBO FOTOGRÁFICO

-La fotografía de La Faraona original (IZQUIERDA) es de Jesús Abizanda, con licencia en Flickr CC que permite su distribución y uso comercial. También hay que citar, así que os pongo el link. No pone nada de dar las gracias, pero estamos muy agradecidos por tu trabajo, Jesús.
-La foto del centro está tomada del blog de El Niño de las Pinturas. Es el retrato de Carmen Amaya por el que Raúl Ruiz fue denunciado y llevado a juicio.
-La foto de la derecha es del miércoles 16 de abril, día en el que se conoce que el juwez le declara inocente. Y persenta la pared encalada, sin graffiti alguno.

CRÓNICA DEL JUICIO DEL MARTES DE LA SEMANA PASADA DE EUROPA PRESS
* El Niño de las Pinturas, el reconocido graffitero de Granada a nivel internacional, se ha enfrentado este martes en el Juzgado de lo Contencioso número 3 de Granada al Ayuntamiento de Granada por una multa de 900 euros que le impuso la Policía Local por pintar un retrato de Carmen Amaya en una cueva del barrio granadino del Sacromonte hace tres años.
* En la vista que se ha celebrado por este litigio en el Juzgado, el representante legal del Ayuntamiento ha afirmado que el denunciado hizo una pintura sobre una fachada blanca, sin contar con el permiso del propietario del inmueble, por lo que se le abrió un expediente sancionador por vulnerar la ordenanza de limpieza municipal el 16 de enero de 2012, que se le notificó el 22 de febrero, sin alegaciones de las partes implicadas.
* Sin embargo, la letrada del Niño de las Pinturas ha afirmado que no hubo tal notificación y que el graffitero comenzó a pintar en presencia precisamente del propietario, no en un muro blanco, sino en una pared interior de la cueva con el objetivo de restaurarla.

LaFaraona03

* Según ha indicado la abogada, aquello no pudo ser una infracción de la ordenanza porque no se trató ni de una pintada ni de un mural, sino de una «obra de arte» «coherente» con el entorno, ya que trataba de no romper con la estética del barrio, como lo hacía la pintada «horrorosa» de un faraón que había anteriormente en la pared.
* Asimismo, ha hecho hincapié en que el graffitero ya ha pintado en otros sitios públicos, como el ‘botellódromo’ de Granada, para lo que ha contado con el visto bueno del Ayuntamiento de Granada, que además, le ha reconocido su «genio artístico». No se puede determinar, en este caso, según ha sostenido, que exista un perjuicio, y hay falta de pruebas sobre la posible afección al patrimonio.

LaFaraona02B

* De hecho, ha recordado el reconocimiento internacional del artista, cuyas creaciones están por todo el barrio del Realejo, donde además hay un graffiti que ha servido a la abogada para concluir su intervención: «Cansado de no encontrar respuestas, decidí cambiar las preguntas».
* El Ayuntamiento ha pedido entonces que se ratifique la sanción, con lo que el juicio ha quedado visto para sentencia.
* A la entrada a los juzgados, el Niño de las Pinturas ha dicho a los periodistas que contaba con la autorización del dueño de la cueva para hacer el retrato de Carmen Amaya, y que la Policía «llegó por iniciativa propia».
* Además, ha explicado que todos los recursos que le han desestimado lo han sido por no tener el permiso administrativo del Ayuntamiento que, según ha dicho, sólo le ha concedido uno y después de reclamarlo durante ocho años. Por ello, ha criticado que sí se cumpla la ley a la hora de sancionar, y no en lo que se refiere a promover acciones artísticas.

 

4 Comentarios en La Faraona del Sacromonte: Las tres vidas de un graffiti

  1. La ceguera del ayuntamiento es indiscutible. Mientras no muy lejos, en Málaga por poner un ejemplo, se contrata a artistas de talla internacional para que transformen la piel de sus edificios históricos mediante pinturas, aquí los multamos.

  2. Es triste comprobar como el ayto. se dedica a perseguir estos hechos tan “graves” mientras el Sacromonte parece un erial. Un obra de arte eliminada por la prepotencia de la autoridad pública. Decepcionante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *