DOCU_IDEAL

 

Grafitis, sí. Pintadas, no. El grafiti es arte urbano. Las pintadas es vandalismo y pueden llegar a ser faltas e incluso, si se hacen en monumentos, delitos. Con esta distinción en la mano y el concurso de un puñado de grafiteros granadinos, el alcalde en funciones y concejal de Medio Ambiente, Juan Antonio Mérida, presentó ayer en rueda de prensa un plan integral que legaliza los grafitis en una serie de espacios públicos que ocupan 7.500 metros cuadrados y que están repartidos por varios lugares de la ciudad de Granada.

El plan en cuestión se sostiene en una serie de pautas con base en tres ejes principales:Educación, Prevención e Información. Con ellos se pretende luchar contra las pintadas en inmuebles o edificios monumentales, pero favorecer y apoyar el grafiti artístico.

El plan ha generado un protocolo de actuación que ofrece un sistema de autorización. El objetivo es «permitir la ejecución de las pintadas en muros privados o públicos no sometidos a grafiti libre», explicó ayer Juan Antonio Mérida. En el marco de este plan se está elaborando un inventario de muros susceptibles de ser pintados previa autorización.

Están localizados en el parque Bola de Oro, la piscina municipal de Arabial y en la tapias del parque Federico García Lorca que da a la circunvalación.

Otra de las medidas incluidas en el plan es la puesta en marcha, dentro de los programas educativos que oferta el Ayuntamiento, es una actividad dirigida a sensibilizar al alumnado sobre la diferencia entre los grafitis y los actos vandálicos, a concienciarlo sobre las consecuencias de cometer este tipo de actos y a transmitirles valores positivos como el respeto y la tolerancia.

El Ayuntamiento ha diseñado también varias herramientas de difusión y participación para que haya un flujo de comunicación continua con los comerciantes y el resto de la ciudadanía. La primera herramienta será una aplicación para móvil que servirá tanto para potenciar los grafiti artísticos como para soporte de comunicación de afectados por las pintadas.

El alcalde en funciones confesó que «la otra noche estaba viendo la tele y en un programa salió una ciudad de Estados Unidos que atraía turistas por sus artísticos grafitis, y esta idea puede calar perfectamente en Granada», expresó.

CRÉDITOS
Fotografái de Alfredo Aguilar tomada en el botellódromo de Granada, donde los grafiteros ya pintaron con autorización municipal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *