A1-41300877.jpg
Este lunes día 9 de febrero estaba previsto celebrarse una nueva reunión de las administraciones y Endesa. Es parte del acuerdo al que se llegó en diciembre tras las protestas de los vecinos de la Zona Norte por los continuos e insoportables cortes de luz en sus viviendas.

La reunión, a la que asisten representantes del Poder Judicial, la Fiscalía, el Ayuntamiento de Granada, la Junta de Andalucía y la Subdelegación del Gobierno, tiene su fuerza en que también asiste la Policía Nacional y Endesa.

La reunión, prevista para este lunes, ha sido pospuesta “por motivos de agenda” a este próximo viernes. Esperaremos los resultados y las decisiones.

Lo que no se ha pospuesto es el trabajo discreto que hacen algunos responsables políticos para que la barriada de La Paz vea solucionados sus cortes de electricidad. Estas personas han elaborado un listado de calles en las que los cortes son insoportables y, dados sus cargos públicos, van a informar directamente a Endesa para que se solucione de una vez.

Lo que no se ha retrasado, lamentablemente, son los cortes de electricidad en La Paz. Es, si se me permite, de chiste, y si no fuera porque bebés, niños, escolares, adultos, maduros y mayores, todos, pasan un frío helador.

Todo la barriada de La Paz, como desde hace dos Navidades ocurre día sí y día también, se quedó sin luz. Si bien Endesa reaccionó de inmediato y envió a una cuadrilla de operarios para arreglar la avería, «estuvimos sin luz hasta las 20.30 de la tarde», explicaban ayer los vecinos. Es decir, un domingo sin luz durante cinco horas de la tarde.

La indignación de los vecinos durante el domingo era máxima pero, sin embargo, ayer lunes terminó de elevarse ya que el transformador eléctrico que había sido puesto ese mismo domingo volvió a estropearse. Al mediodía, indicaron los vecinos, una columna de humo que salía del cuarto eléctrico alertó de que el transformador volvía a sufrir una avería de gravedad.

En efecto, al igual que la víspera, el transformador eléctrico había vuelto a fallar y, cual Día de la Marmota, la escena se volvió a repetir milimétricamente.

Se avería el transformador, se llama a Endesa, aparece la cuadrilla de operarios, se acordona la zona, los vecinos salen a la calle indignados, la Policía Local y la Policía Nacional patrullan la zona por si acaso, el camión con el transformador nuevo tarda en llegar de media un par de horas, los vecinos que siguen insistiendo en sus quejas y protestas, los operarios que se comportan como unos profesionales de lujo y arreglan de nuevo el transformador eléctrico y lo dejan operativo justo cuando la tarde se convierte en noche y el frío acecha, los vecinos que, riendo por no llorar, sacan su lista de cuitas y reproches contra todos «los de los despachos».

Endesa mantiene que la demanda continúa siendo elevada

Endesa informa respecto al barrio de La Paz que «si bien se ha pasado de una línea que existía a conducción subterránea y se han instalado cables trenzados de fachadas nuevos, aún se siguen fundiendo fusibles de las cajas de protecciones, lo que suponemos que será porque la demanda ahí continúa siendo elevada.

Los técnicos van a estudiar cómo pueden solucionar esto, siempre que sea en colaboración con el resto de autoridades implicadas y vecinos». Hoy martes ofrecerán los detalles técnicos de las reparaciones de estos dos días-

MÁS INFORMACIÓN
-Los protagonistas de las Historias sin Luz de Granada (Leer el post completo en Cableados).

CRÉDITOS
La fotografía es de Alfredo Aguilar, en el lugar de los hechos en la barriada de La Paz de la Zona Norte de Granada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *