DOCU_IDEAL

La pregunta es sencilla: ¿En qué invertirías el dinero si en Granada no se sufrieran continuos actos vandálicos sobre el mobiliario urbano?

Tienes 300.000 euros al año, que 50 millones de pesetas para emplearlos en la ciudad de Granada. Los 300.000 euros son los que salen de los bolsillos de los granadinos cada año para arreglar lo que otros rompen.

La reposición de mobiliario urbano en Granada que es destrozado por los usuarios asciende a 300.000 euros al año. No se trata del que se estropea o de las tareas de mantenimiento, sino del que viene directamente por actos vandálicos

-El alumbrado de la ciudad de Granada le costó en 2014 a las arcas municipales la friolera de 102.501,93 euros.

-Del alumbrado a los bancos, quizá el elemento más representativo del mobiliario urbano junto a las papeleras y los contenedores de basura, la ciudad se gastó la friolera de 90.000 euros en reponer bancos destrozados.

-Quedan las papeleras y contenedores de basura, que se llevan otro tercio de esta partida. La reposición de papeleras costó en 2014 2.756 euros, y fueron sesenta unidades. En el caso de los contenedores ascendió a 98.400 euros y fueron 123 los que sufrieron todo tipo de deterioros por la comisión de actos vandálicos.

DOCU_IDEAL

EL LABORATORIO ANTIVANDALISMO DE ALMANJÁYAR

La acción de la concejalía de Medio Ambiente no se limita tan solo a reponer los materiales y el mobiliario urbano, «también buscamos soluciones, mejoras, innovaciones, para impedir que los gamberros cometan sus destrozos». De este razonamiento surgió la idea del ‘laboratorio antivandalismo del parque de la piscina de Almanjáyar’, «donde ponemos a prueba todas las ideas y comprobamos los resultados”, explica el edil Juan Antonio Mérida.

Y ha funcionado. A día de hoy, según estas cifras manejadas por Medio Ambiente, en el año 2013 la reposición de los elementos de alumbrado en la ciudad de Granada afectados por los actos vandálicos costaron 146.734 euros, «mientras que en el año 2014 descendieron a 102.501,93 euros, lo que supone una disminución en el gasto de un 43,15%, que es dinero que directamente se ahorra y se puede dedicar a otros menesteres», añade.

El ‘laboratorio antivandalismo’ funciona a toda máquina y, prueba de ello, «ha sido el cambio del sistema de cierre de los contenedores para depositar cartón, que ha costado 13.000 euros, pero impide que la gente se lleve los cartones para luego venderlos».

CRÉDITOS
-La fotografía superior es de Alfredo Aguilar: Un contenedor arde por la acción de los vándalos en la calle San Juan de Dios.
-La fotografía inferior es de Ramón L. Pérez. Luminarias rotas en el parque del Cuarto Real de Santo Domingo, el año pasado.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *