Candela06-OK

Uno de mis mantras, adagios, dichos, refranes favoritos, dice lo siguiente: “Me moriré sin saber si me gusta más una redacción de un periódico o un bar”. O como decía el Tito Paco Crespo: “Era un tipo que veía una barra de un bar y se le saltaban las lágrimas”. O como cantan los Trogloditas por la voz del Loco Loquillo: “Acodados en la barra de un bar/Bebiendo para olvidar/A todas las mujeres que dejamos de amar”. Ciertamente, no hay más poesía y desesperación que la que se desprende una noche cualquiera bajo la luz difusa de las lámparas de tu garito favorito.

SI tuviera que poner un título a mi vida, a mi biografía, quizá a mi epitafio, sería algo parecido a lo siguiente: “Del Alboka al Candela”, los dos bares que marcan mi vida. El Alboka, de los pocos tugurios que todavía quedan en Donosti de aquellos en los que crecimos y nos volvimos a enamorar desde finales de los años setenta. Está en la calle Easo, viejo nombre de Donosti, y sigue igual que como cada vez que lo dejo. Y cuando entro, me llaman por mi nombre. En ese bar he planeado todo lo que no me ha dado tiempo a planear en el Candela, mi particular Ítaca.

Y cuando pienso en el Alboka y en el Candela sé por qué son tan importantes para mí. Lo son porque en ellos me encuentro con mis amigos.

Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *