Clavel blanco

Una historia en blanco negro que está llena de color
Un clavel blanco en tu negra melena que no es ni larga ni corta
Unos labios pintados de rojo que no dejan de sonreír
Un Día de la Cruz donde los suaves rayos de la primavera bañan tu cabeza y te besan en los lugares donde no me dejan besar
Una ciudad que te enamora y te permite reinventarte cada mañana
Una vida llena de Cruces y caminos que recorrer, aventuras sin ti, noches sin sol
El Día de la Cruz es ensueño, pero también realidad
Quien la busca, la encuentra
En una cerveza, en una tapa, en un bailecito junto a la Cruz, en tu barrio o en el mío.
Mientras me despierto, me acompaña el clavel blanco en tu melena, en el color de la canela, piel morena. La sal de la vida.

* Cuéntame cuántas veces te has enamorado el Día de la Cruz. Hay premio para el mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *