Elecciones en Andalucía: Nada que celebrar

El resultado de las elecciones autonómicas en Andalucía celebradas ayer domingo 25 de marzo, en la que todos los partidos políticos parece que han ganado, no deja nada que celebrar a los ciudadanos. (Información)

Portada Ideal Granada 25M


Lo tengo escrito en la edición impresa del diario Ideal: “Me mandaron a un funeral y resulta que era un bautizo”. Cuando ayer por la tarde entré en la sede del PSOE de Granada todo estaba perdido. Ni una sola encuesta les había sido en el último año favorable. La participación, demoledoramente baja, se interpretaba como la puntilla “porque en el PP todos votan”.

Pero surgió el destello de magia, el milagro que todos allá esperaban y el PP ‘ganoperdió’, que es lo que se pretendía.  El jaleo que se montó sí que fue histórico. En su valoración, el PSOE de Granada sostuvo que “hemos hecho una buena campaña y que el ciudadano así lo ha percibido, con propuestas claras y concretas y con recetas para salir de la crisis sin perder ningún andaluz por el camino”.

Tonterías. El PSOE no ha ganado nada y no tiene nada que celebrar. El PP, al contrario, sí que ha ganado las elecciones pero tampoco tiene nada que celebrar. Izquierda Unida, el Guadiana político por antonomasia, duplica escaños pero tendrá que saber administrarlos para no volver a evaporarse porque, a la hora de administrar, son malos hasta decir basta. Nada que celebrar tampoco por este lado.

El ciudadano, el andaluz de a pie tampoco tiene nada que celebrar. Nos encontramos amaneciendo el siglo, y también el Milenio, y los cambios son tan profundos y estructurales que nos ha cogido a todos con el pie cambiado sin saber exactamente qué nos está pasando. Mucha culpa de todo esto la tiene el Gobierno de Zapatero, que negó la crisis como Pedro a Jesús.

Pero las recetas económicas de Rajoy tampoco tienen buenas pintas. Lleva tres avisos con manifestaciones en toda España, encara esta semana la primera huelga general y el viernes presenta los Presupuestos Generales del Estado, que ha mantenido ocultos en el cajón a la espera de una victoria de Arenas para gobernar la Junta de Andalucía que no se ha producido. 

Crónica sede del PSOE 25M
Esta semana es crucial, pero en ella no hay absolutamente nada que celebrar.

A nivel nacional, los datos que leo son los siguientes. Un Partido Popular con una mayoría absoluta que sin embargo solo representa a poco más de un tercio del electorado español. No gobierna ni en Andalucía, ni en Catalunya ni en el País Vasco. En mi tierra, Euskadi, se da por descontada la derrota de Patxi López, pero será sustituido por nacionalistas. Esto quiere decir que el Partido Popular, en cuanto a poder autonómico, se abre una cicatriz porque no tiene poder sobre algo así como la mitad de la población y la mitad del PIB, que es lo que puede llegar a representar la suma de Andalucía, Cataluña y Euskadi.

¿Cuál es la traducción? Que mientras el PSOE de Rubalcaba se recompone y busca una candidatura para enfrentar a Rajoy dentro de cuatro años, mientras Euskadi y Catalunya irán a lo suyo, Andalucía será la auténtica oposición al Partido Popular de Rajoy, por lo que se auguran tiempos duros en los que el ciudadano no tendrá nada que celebrar.

Son tiempos de aguantar y apretar el culo. Y son tiempos en los que el PSOE, en Andalucía, tras el fiasco de su Congreso Federal, tiene que escuchar a un ciudadano que quiere dejar de ser gobernado por este PSOE pero que el PP de Arenas le asusta.

Andalucía y sus andaluces está por encima del PP y del PSOE, y este es el primer mensaje que los chicos de Griñán y de Arenas tienen que entender. Los andaluces se han quitado todos sus complejos en estas elecciones y han mostrado su madurez política. El que quiera escucharles sabrá que quieren cambio porque son demócratas y la alternancia política es buena prueba de ello.

Este viento de cambio en el electorado es el que se ha comprobado en las encuestas. Pero al mismo tiempo quiere ser gobernado. Y quiere conocer los planes del gobierno. Y el Partido Popular los está ocultando. Y les ha pasado factura.

Queda Javier Arenas y su PP, destrozado. La lección que tienen que aprender es que el electorado quiere el cambio pero quiere también que cambie un Partido Popular demasiado repeinado y obsoleto, sin chispa, frentista y revanchista. Un Partido Popular que asusta en modos y comportamientos y que no representa a un andaluz maduro y templado, que es audaz en el siglo XXI.

Queda un PSOE con cara de susto, cuya resaca electoral le lleva al sumun de la autocrítica con un “pa habernos matao”. Les auguro el mayor de los fracasos si no hacen autocrítica, limpian la casa de mangones, corruptos, vagos, maleantes, falsos y gusanos.

Gana Andalucía, con sus andaluces, orgullosos, demócratas y rectores de su propio destino, que han marcado el paso a unos y a otros, griegos y romanos, fenicios y cartaginenses, árabes y cristianos, populares y socialistas.

Andalucía, Tierra de Libertad. Aquí mandamos nosotros.

PD. No hay que dejar de leer nunca a Rosa María Artal: ‘El PP se estrella  a tres meses de ostentar el poder absoluto

PS. A mi Sagra no le dejes un micro pasada la medianoche, que le da por karaokear. A mí me gusta más un atril que a una monja un citroen.

Javier F. BarreraJavier F. Barrera


La imagen de los Erasmus en Granada: De borrachos y escandalosos a sobrios y muditos

Erasmus

Caso, lo que se dice hacerle caso, no es que le hayan hecho mucho. La frase es de las que luego, cuando se sabe lo que ha pasado, se piensa cuánto mejor hubiera estado con la boca cerrada. Fijaros: «Queremos quitar la imagen de que el Erasmus está todo el día borracho y de fiesta». La reflexión es de Beatriz Pérez-Artacho, presidenta de la asociación internacional de estudiantes ESN (Erasmus Student Network) en Granada, que defiende el valor y la importancia en la formación académica y personal para los universitarios que participan en este programa de movilidad.

Esta asociación ha elegido Granada para celebrar su asamblea general anual, que en esta ocasión reúne desde este jueves a más de 600 representantes de la asociación de estudiantes ESN, procedentes de unas 400 universidades europeas.

A mí se me ocurre que solo lo han podido hacer a propósito. Como para jorobar. Que nada más escuchar la frase se organizaron de forma cuasiespontánea y empezaron a rebuscar en los fondos de maletas y armarios sus banderas y con aguja e hilo confeccionaron una megabandera europeísta para pasear por el centro de Granada hasta llegar a Plaza Nueva.

Ellos y ellas, decidieron también rebuscar y colgarse a modo de supercapas sus enseñas nacionales por la espalda, y agarraron cacerolas, cubiertos, campanas, cencerros y hasta alguna que otra vuvuzela recuerdo del Mundial para dar por culo por la calle a toda mecha y en juvenil y lozana procesión estudiantil (Ver el vídeo de los estudiantes por Plaza Nueva).

La Policía, les escoltó sin problemas. Me dice un vecino afectado que le gustaría saber qué hubiera pasado si fueran indignados. A mí también.

Terminaron al filo de la medianoche en la entrada de Santa Ana, subidos al Pilar del Toro haciendo el gamberro. Los vecinos van a ir a comprobar esta mañana si se han causado destrozos.

El problema es que no solo no han pasado de borrachos y escandalosos a sobrios y muditos, sino que la imagen que han dado es lamentable. Habrá que pedir todo tipo de responsabilidades, preguntar quién ha sido el organizador, quiénes eran, de dónde venían y a dónde pensaban ir luego a beber y seguir bebiendo. Qué responsabilidad tiene la Policía y el Ayuntamiento, si les han identificado, si les han denunciado, y qué tiene que decir la Universidad de Granada.

Por supuesto, ardo en deseos  de conocer la opinión de Beatriz Pérez-Artacho, la presidenta de la asociación internacional de estudiantes ESN (Erasmus Student Network) en Granada.

Lo que no termino de explicarme es dónde estaba la Tuna durante todo este tiempo.

Y de lo que estoy seguro es de dos cosas:
1.-Va a haber codazos por venirse de Erasmus a Granada en los próximos años
2.-SI yo tuviera veinte años me la juego a que era el de la megabandera

 

Los Erasmus ‘conquistan’ Plaza Nueva al filo de la medianoche y despiertan a los vecinos con el ruido de cencerros y vuvuzelas

Erasmus

Los vecinos de Plaza Nueva están escandalizados. Un manifestación de estudiantes de Erasmus les despertó sobre las once y media de la noche.

En ‘procesión’, precedidos por una gran bandera confeccionada con todas las de los países del programa de intercambio de estudiantes y escoltada por la Policía, subieron por la calle Reyes Católicos y entraron en Plaza Nueva a ritmo de silbatos, campanas y cencerros y con un ruido ensordecedor.

Muchos vecinos ya estaban acostados y fueron despertados. Algunos, con hijos pequeños, vieron cómo el estruendo despertaba a sus hijos. “Llevaban todo tipo de artefactos sonoros para hacer ruido. Desde cacerolas a trompetas como aquellas del Mundial de Sudáfrica (las vuvuzelas)”, han contado los afectados.

Al final terminaron en la esquina de la plaza de Santa Ana, donde siguieron haciendo todo tipo de ruidos. Anteriormente, hicieron una especie de sentada justo ante la puerta de los Juzgados de Plaza Nueva.

Durante estos actos saltaron las alarmas de algunos de los coches de Plaza Nueva. Los estudiantes, para terminar su jugada, se subieron encima de la Fuente del Toro.

Los vecinos piden explicaciones, porque no entiende muy bien la necesidad de realizar este tipo de actividades al filo de la medianoche de un día laboral.

Por la mañana, se escuchó esta frase: «Queremos quitar la imagen de que el Erasmus está todo el día borracho y de fiesta». La reflexión es de Beatriz Pérez-Artacho, presidenta de la asociación internacional de estudiantes ESN (Erasmus Student Network) en Granada, que defiende el valor y la importancia en la formación académica y personal para los universitarios que participan en este programa de movilidad.

La Democracia permanente
La Biblioteca de las Palomas del Zaidín

Referéndum Zaidín

La avenida de Dílar no empezó con buen pie el mandato de José Torres Hurtado, alcalde de Granada. En su primer mandato (el actual es el tercero consecutivo) mandó quitar el carril bici recién construido. Argumentó que era lo que le pedían los vecinos y comerciantes. Y también que tenía mayoría absoluta.

Hace ocho meses, se cerró la bibliteca de las Palomas del Zaidín. Se creó una Plataforma para su reapertura y tienen un completo ‘dossier’ informativo con todos los actos que han celebrado. También se precian de haber reunido 10.000 firmas de personas que solicitan su repaertura.

El Ayuntamiento de Granada argumenta que la decisión de cerrar la biblioteca es correcta porque hay otra nueva y moderna. En este sentido, no es tanto el cierre de un centro sino la reasignación de servicios.

No sé quién tiene la razón. Lo que sí sé es que estoy sentado en un banquito de la avenida de Dílar, al solecito de las diez de la mañana y frente a la mesita desplegada sobre la que se encuentra la urna, y aquí vota todo quisqui.

Celia y Paqui, que están de guardia en este referéndum, dicen que el Ayuntamiento de Granada siempre les responde que “a nosotros nos han votado los granadinos para que tomemos decisiones. Y ésta es la que hemos tomado”.

Igual aquí esta el debate bueno. Si realmente los políticos tienen que ser juzgados el día de cada elección cada cuatro años. O si necesitamos en este siglo XXI articular la Democracia para que sea directa y participativa de forma que nuestros representantes políticos deban escucharnos cuando se lo pidamos. Una suerte de Democracia permanente y no solamente sujeta a la elección cuatrianual.

Bajo Albaicín: Las pancartas que Telesfora no ve

SOS Albaicin pancarta

Recuerdo la calle San Juan de los Reyes llena de putas. De aquellos prostíbulos de brasero y mesa camilla con la puertita entreabierta para mostrar vicios en vez de esconder virtudes. Creo que desaparecieron, aunque me da en la nariz que quedar, lo que se dice quedar, debe quedar uno pequeñito pequeñito.

Los vecinos de la calle ahora las están pasando putas. Y espero que se me permita (o en su caso perdone, el juego de palabras). Los de la calle San Juan de los Reyes y los de la Carrera del Darro, los de las callejuelas que unen las dos vías, los vecinos del Bajo Albaicín.

Por eso cuelgan sus quejas de sus balcones. Para que las vean los turistas, los paseantes los granadinos y para que les escuche el Ayuntamiento y su concejala de Movilidad, Telesfora Ruiz.

¿Qué le preguntarías y pedirías a la concejala Telesfora Ruiz?
Se agradecerá tu participación de forma educada y constructiva.
Muchas gracias