“Me llamó señora” (He called me ‘madam’)

Enrique

De repente, vi una negra llorando, apoyada a un árbol. Tendría unos 80 años y la piel resquebrajada por el tiempo, el trabajo duro y la escasa alimentación. Me acerqué para ver lo que la sucedía. Me dijo que lloraba de alegría. Un blanco, al pasar a su lado, camino al monumento a Lincoln, había tropezado con ella y se había vuelto para decirla: “¡Excuse me, Madam!” (Perdón, Señora)….. Extrañado,  pregunté por qué no le parecía normal aquel gesto.“Vengo de Carolina del Sur, soy bisabuela, y en toda mi vida, muchos blancos me zarandearon, queriendo o sin querer, pero ninguno me llamó Señora ... ¡He called me Madam!” (Me llamó Señora). Se me saltaron las lágrimas viendo su alegría. Toda una vida de desprecio por el color de una piel se resumía en tres palabras:”Me llamó Señora”.

Lo escribió Enrique Meneses y lo recoge, entre otros amigos, Rosa Jiménez Cano o Moeh Atitar de la Fuente. La foto es la gran marcha del millón de personas, en Washington, con Martin Luther King a la cabeza. La fotografía la tomo prestada, porque siempre es un buen momento para recordar el trabajo de Enrique Meneses.

Hoy hemos publicado en IDEAL una historia con testimonios de estudiantes, profesores y profesionales estadounidenses que viven en la ciudad de la Alhambra. ‘Trump según Granada‘, hemos acertado a titular. Y 24 horas después, no logro sacarme la sensación de desasosiego que les embarga a todos ellos tras conocer la victoria de Donald Trump.

granadinos-trump-fr-kf6D-U204185397023r5C-575x323@Ideal

Recupero entonces las palabras de Lisa, que piensa que su país está a punto de retroceder medio siglo en derechos sociales. Ella, de niña, participó precisamente en esta marcha de Washington: “Siento vergüenza ser una americana con Trump como presidente. En la educación americana te enseñan a tener respeto a los negros, hispanos y asiáticos. Todos somos diferentes y en la diferencia está la sabiduría. Mi abuela era una de las primeras abogados feministas en Filadelfia y era una sufragista muy conocida. Piensa que Trump trata con poco respeto a las mujeres, así que imagínate lo que pienso de él. Recuerdo que de niña participé en la marcha en Washington en 1963, donde estaba Martin Luther King. Hemos luchado mucho, y ahora me avergüenzo de Trump”.

Es un sentimiento compartido. Nick, de Colorado, estudiante en el IES Abroad en Plaza Nueva, comparte que “como hombre y blanco yo estaré OK, pero estoy nervioso y tengo miedo por la gente que me rodea, mis amigos negros (‘colored’, dice en inglés), las mujeres, por la orientación sexual (….) Por eso intentaré ser mejor y hacer todo lo posible para proteger y ayudar (…) Nos hemos despertado y en vez de un país como USA tenemos un lienzo en blanco que hay que pintar de nuevo. Así que hay que luchar”.

Casie, Jess y Elizabeth (NYC, Oregon y Carolina del Norte) son profesoras de inglés en Granada. Hacen tertulia. Este es un resumen de lo que comentan:

“MI país es maravilloso. Pero creo que en el futuro lo que va a pasar inmediatamente, lo que tengo miedo de que pase, es que el racismo va a ser más común, más aceptado, y al gente que escondía estos sentimientos, emergerán y será mejor para ellos ser racista”.

“La razón por la que estoy tan contrariada es porque no fue solo por el presidente elegido, sino para definir nuestra ideología y unidad nacional, que ahora es odio, exclusión, racismo, sexismo, fanatismo y miedo. Lo que más siento es miedo”.

“Es el momento para defender nuestros valores y luchar por ellos”. Y yo les pido que sigan pidiendo disculpas a una mujer negra, que la llamen señora, y que se muestre respeto, como nos enseñó a todos Enrique Meneses. 

(Pincha sobre cada ubicación del mapa para saber qué dicen de Trump en Granada)

Casie me envía vía Twitter el artículo que ha publicado en su blog: How I Feel as an American in Spain, Post Trump

 

Carta abierta a Susana Díaz

ManifaOK

Estimada presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. Le escribo la presente para contarle que este mediodía me he acordado, y mucho, de usted.

Resulta que unas 40.000 personas se han manifestado en Granada para defender una sanidad pública de calidad y para criticar el proceso de fusión hospitalaria en la ciudad. Me he acordado porque, a propósito de la crisis de Ferraz y los pésimos resultados electorales encadenados, declaró usted que el PSOE necesitaba conectar de nuevo con la gente y con la calle.

Veo que han aprovechado la ocasión de esta mañana en Granada. Ni un solo representante del PSOE ha aparecido en la manifa. Lo están haciendo de rechupete.

Le dejo con una fotaka de Alfredo Aguilar Rubio, para que compruebe lo que le digo.
Atentamente

Y, por si os interesa, en Facebook se ha generado un debate la mar de interesante, que puede segurise en este link

Las manifas en Granada: Una llamada a la participación

20160917.- FOTO: FERMIN RODRIGUEZ. Manifestación por un AVE digno para Granada.
20160917.- FOTO: FERMIN RODRIGUEZ. Manifestación por un AVE digno para Granada.

El debate está abierto. El que no llora no mama. Y ante un dato contundente, como los 500 días largos sin conexión ferroviaria, lo que convierte a Granada en la única capital sin tren, la manifa le deja a uno frío. Hubo gente, sí. La Policía Local del Ayuntamiento de Granada (PSOE), contó hasta 7.000 personas, informó. La Subdelegación del Gobierno que rige el Partido Popular, redujo la cifra a 3.000 personas. Una cifra en la mitad, de 5.000 personas, se acercaría mucho más a la realidad. Otros medios como las radios locales elevaron la participación hasta los 8.000 personas, al igual que el periódico Granada Hoy.

La pregunta es: ¿Fueron suficientes?
La respuesta, tristemente, es que no, que no fueran suficientes.

Dos buenos compays han reflexionado y publicado al respecto. Hablan de que falta el PP y de que falta juventud. No discrepo. Pero creo que hay un problema mayor. Escribiré esta semana sobre ello. De moemnto, os dejo con las reflexiones de Blanca y de Jesús, para ir calentando.

Atentos a la reflexión de mi amiga Blanca Espigares Rooney, que ha publicado en su animado muro en Facebook, y que reproduzco aquí por su interés y con su permiso:
‘Reflexiones sobre una manifestación’
La manifestación de esta mañana buscaba llamar la atención de los políticos para que relancen ya las obras del AVE y resuelvan el tema de la estación para que, después de 18 meses aislados, no nos olviden. Me ha sorprendido la media de edad, alta como si a los jóvenes no les importara no tener tren. He visto a gente de todas las asociaciones y plataformas y de todos los partidos pero sí que me ha indignado la ausencia del PP oficial, como si tampoco les importara el aislamiento y ni mucho menos cómo va a llegar el ave, aunque he visto a la parte regeneradora, la que quiere con ganas e ilusión apartar a los dinosaurios del PP provincial y dar una cara digna de nuevo y eso me ha gustado. He visto a empresarios, jubilados, opositores, funcionarios, parados, de todo. Era una manifestación plural. Había gente, pero no suficiente, he echado de menos un golpe en la mesa granadina, un grito de «estamos hartos», una masa enorme exigiendo dignidad. No faltaban por supuesto las comparaciones del tipo «si Málaga llevara 18 meses sin tren, toda la ciudadanía saldría a la calle». Y es que aquí somos granadinos y si una autovía tarda treinta años en hacerse no hay político con suficientes webs para plantarse en un Ministerio o en una Consejería con la tienda de campaña y no irse hasta ser recibidos y con un acuerdo hecho. La desidia de qué bonica es mi Graná, no necesitamos de ná. Y así, con todo, y así nos va. Esperemos que algo avance esto pero… es Granada, lo dudo”

Jesús Lens, en su columna en la edición impresa de IDEAL de este lunes 19 de noviembre, apuntala: “Dos ausencias notables, y muy comentadas, en la manifestación del pasado sábado que exigía el restablecimiento de las conexiones ferroviarias en Granada. Por un lado, nadie del PP. Al menos, nadie orgánico (…) La otra clamorosa ausencia en la manifestación fue la de los jóvenes. Era más difícil encontrar a una persona de veinte años desfilando el pasado sábado que a un lince corriendo en libertad por Sierra Morena”.

Yo en la manifa

Me pilló mi amigo Alejandro V. Casasola en el corazón de la manifa habñando por el móvil. No recuerdo si hablaba con la Redacción o estaba pidiendo en el telepizza 😉

Un Negroni y no puedo quitar los ojos de ti

02Bar02

(Ya armados con peligrosos Negronis, se dispusieron a brindar justo en el mismo instante en que aquella puerta giratoria volvió a escupir a una persona en el vientre de aquel tugurio). Lee el primer capítulo, La chica que decía ‘Hola’ muy bajito, en este link.

Capítulo II. Un Negroni y no puedo quitar los ojos de ti

La temperatura del tugurio cambió. En algunas esquinas el termométro podía marcar bajo cero. Caras gélidas, miradas glaucas, ademanes hostiles, espinazos erectos, rictus pétreos. En otras, hacía calor tropical. Peña sofocada, corazones desbocados, latidos tan marcados como para llevar el ritmo de la canción que sonaba, lenta y suave, sinuosa. Gotas de sudor perlaban las frentes y se agolpaban en los pechos. Las manos les acompañaban. Los hierros querían disparar sus corazones letales de plata y pólvora. Hielo y fuego, todos los moradores del bar tenían una buena razón para despachar al tipo que entraba por la maldita puerta giratoria.

A mí me daba completamente igual. Ya conocía al tipo de marras y sabía que estaba en su salsa y que más pronto o más tarde habría una buena razón para partirle la cara. Pero no era hoy ese día. Ni tampoco sería mañana. De momento.

Así que volví mi cuello con un ligero tic rápido y encaré lo que realmente me importaba y, por segunda vez en menos de cinco minutos, dejaría que la vida transcurriera a su aire a mis espaldas. Yo era mi taburete, de madera, añejo, con tantos culos sobre él a lo largo de cuatro décadas de humo y alcohol barato que podría doctorarme con un tratado epistemológico sobre cómo cruzar las piernas y acodarme en una barra para buscar problemas.

El problema del día tenía rizos, toneladas de bucles. Curvas. Ojos almendrados, mirada rasgada. Labios sensuales. Para colmo, decía ‘Hola’ muy bajito. De ahí los Negronis, con su amarga combinación de Vermouth y Ginebra despachados con un golpe de muñeca de Campari, esa mezcla italiana que le termina de dar a esa bomba de relojería alcohólica el toque de distinción no solo para cogérsela con elegancia, sino para que la mujer que tienes enfrente te acompañe sin pestañear. Y hay damas que cuando pestañean, vuelan y se llevan tu alma, tu corazón, o lo que sea que te quede todavía dentro de tu pellejo.

-“¿Por qué brindamos?”, susurró ajena a la tóxica atmósfera que amenazaba tormenta en el bar.
-“Por nosotros, no queda otra”, me la jugué inocente para buscar un vínculo.
Misteriosamente, sonrió de vuelta de mi frase, alzó el vaso con el Negroni y lo chocó con fuerza contra el mío
-Salud, bello. Lo que das en la vida te viene de vuelta, extendió el brindis inicial

Los altavoces dejaban caer por el local las notas musicales de la canción. La letra se dispersaba con ecos por las paredes y rebotaban entre ellas. Era como si yo solo la pudiera escuchar. Bebí un sorbo más del Negroni y no pude quitar los ojos de ti. En ese momento, me percaté que me estaba enamorando. Del tirón.

EXTRA BALL
¿Cómo se hace un Negroni? En este link tienes toda la info
02NegroniCRÉDITOS
De la ilustración, en este link.

LOS CAPÍTULOS
Capitulo 0: Bienvenidos: It´s Summertime (Lee aquí el capítulo)
Capítulo I: La chica que decía ‘Hola’ muy bajito
Capítulo II: Un Negroni y no puedo quitar los ojos de ti

LAS CANCIONES
-La lista en Spotify (en obras)
-Janis Joplin – Summertime (Live -1969)
-The Black Crowes – She Talks To Angels (Live)
Jersey Boys – Can’t Take My Eyes Off You (The story of The Four Seasons)

EXTRA BALLS
-¿Cómo se hace un Negroni? En este link tienes toda la info

ILUSTRADORES
Milo Manara
Joe Quesada