Las manifas en Granada: Una llamada a la participación

20160917.- FOTO: FERMIN RODRIGUEZ. Manifestación por un AVE digno para Granada.
20160917.- FOTO: FERMIN RODRIGUEZ. Manifestación por un AVE digno para Granada.

El debate está abierto. El que no llora no mama. Y ante un dato contundente, como los 500 días largos sin conexión ferroviaria, lo que convierte a Granada en la única capital sin tren, la manifa le deja a uno frío. Hubo gente, sí. La Policía Local del Ayuntamiento de Granada (PSOE), contó hasta 7.000 personas, informó. La Subdelegación del Gobierno que rige el Partido Popular, redujo la cifra a 3.000 personas. Una cifra en la mitad, de 5.000 personas, se acercaría mucho más a la realidad. Otros medios como las radios locales elevaron la participación hasta los 8.000 personas, al igual que el periódico Granada Hoy.

La pregunta es: ¿Fueron suficientes?
La respuesta, tristemente, es que no, que no fueran suficientes.

Dos buenos compays han reflexionado y publicado al respecto. Hablan de que falta el PP y de que falta juventud. No discrepo. Pero creo que hay un problema mayor. Escribiré esta semana sobre ello. De moemnto, os dejo con las reflexiones de Blanca y de Jesús, para ir calentando.

Atentos a la reflexión de mi amiga Blanca Espigares Rooney, que ha publicado en su animado muro en Facebook, y que reproduzco aquí por su interés y con su permiso:
‘Reflexiones sobre una manifestación’
La manifestación de esta mañana buscaba llamar la atención de los políticos para que relancen ya las obras del AVE y resuelvan el tema de la estación para que, después de 18 meses aislados, no nos olviden. Me ha sorprendido la media de edad, alta como si a los jóvenes no les importara no tener tren. He visto a gente de todas las asociaciones y plataformas y de todos los partidos pero sí que me ha indignado la ausencia del PP oficial, como si tampoco les importara el aislamiento y ni mucho menos cómo va a llegar el ave, aunque he visto a la parte regeneradora, la que quiere con ganas e ilusión apartar a los dinosaurios del PP provincial y dar una cara digna de nuevo y eso me ha gustado. He visto a empresarios, jubilados, opositores, funcionarios, parados, de todo. Era una manifestación plural. Había gente, pero no suficiente, he echado de menos un golpe en la mesa granadina, un grito de «estamos hartos», una masa enorme exigiendo dignidad. No faltaban por supuesto las comparaciones del tipo «si Málaga llevara 18 meses sin tren, toda la ciudadanía saldría a la calle». Y es que aquí somos granadinos y si una autovía tarda treinta años en hacerse no hay político con suficientes webs para plantarse en un Ministerio o en una Consejería con la tienda de campaña y no irse hasta ser recibidos y con un acuerdo hecho. La desidia de qué bonica es mi Graná, no necesitamos de ná. Y así, con todo, y así nos va. Esperemos que algo avance esto pero… es Granada, lo dudo”

Jesús Lens, en su columna en la edición impresa de IDEAL de este lunes 19 de noviembre, apuntala: “Dos ausencias notables, y muy comentadas, en la manifestación del pasado sábado que exigía el restablecimiento de las conexiones ferroviarias en Granada. Por un lado, nadie del PP. Al menos, nadie orgánico (…) La otra clamorosa ausencia en la manifestación fue la de los jóvenes. Era más difícil encontrar a una persona de veinte años desfilando el pasado sábado que a un lince corriendo en libertad por Sierra Morena”.

Yo en la manifa

Me pilló mi amigo Alejandro V. Casasola en el corazón de la manifa habñando por el móvil. No recuerdo si hablaba con la Redacción o estaba pidiendo en el telepizza 😉

Un Negroni y no puedo quitar los ojos de ti

02Bar02

(Ya armados con peligrosos Negronis, se dispusieron a brindar justo en el mismo instante en que aquella puerta giratoria volvió a escupir a una persona en el vientre de aquel tugurio). Lee el primer capítulo, La chica que decía ‘Hola’ muy bajito, en este link.

Capítulo II. Un Negroni y no puedo quitar los ojos de ti

La temperatura del tugurio cambió. En algunas esquinas el termométro podía marcar bajo cero. Caras gélidas, miradas glaucas, ademanes hostiles, espinazos erectos, rictus pétreos. En otras, hacía calor tropical. Peña sofocada, corazones desbocados, latidos tan marcados como para llevar el ritmo de la canción que sonaba, lenta y suave, sinuosa. Gotas de sudor perlaban las frentes y se agolpaban en los pechos. Las manos les acompañaban. Los hierros querían disparar sus corazones letales de plata y pólvora. Hielo y fuego, todos los moradores del bar tenían una buena razón para despachar al tipo que entraba por la maldita puerta giratoria.

A mí me daba completamente igual. Ya conocía al tipo de marras y sabía que estaba en su salsa y que más pronto o más tarde habría una buena razón para partirle la cara. Pero no era hoy ese día. Ni tampoco sería mañana. De momento.

Así que volví mi cuello con un ligero tic rápido y encaré lo que realmente me importaba y, por segunda vez en menos de cinco minutos, dejaría que la vida transcurriera a su aire a mis espaldas. Yo era mi taburete, de madera, añejo, con tantos culos sobre él a lo largo de cuatro décadas de humo y alcohol barato que podría doctorarme con un tratado epistemológico sobre cómo cruzar las piernas y acodarme en una barra para buscar problemas.

El problema del día tenía rizos, toneladas de bucles. Curvas. Ojos almendrados, mirada rasgada. Labios sensuales. Para colmo, decía ‘Hola’ muy bajito. De ahí los Negronis, con su amarga combinación de Vermouth y Ginebra despachados con un golpe de muñeca de Campari, esa mezcla italiana que le termina de dar a esa bomba de relojería alcohólica el toque de distinción no solo para cogérsela con elegancia, sino para que la mujer que tienes enfrente te acompañe sin pestañear. Y hay damas que cuando pestañean, vuelan y se llevan tu alma, tu corazón, o lo que sea que te quede todavía dentro de tu pellejo.

-“¿Por qué brindamos?”, susurró ajena a la tóxica atmósfera que amenazaba tormenta en el bar.
-“Por nosotros, no queda otra”, me la jugué inocente para buscar un vínculo.
Misteriosamente, sonrió de vuelta de mi frase, alzó el vaso con el Negroni y lo chocó con fuerza contra el mío
-Salud, bello. Lo que das en la vida te viene de vuelta, extendió el brindis inicial

Los altavoces dejaban caer por el local las notas musicales de la canción. La letra se dispersaba con ecos por las paredes y rebotaban entre ellas. Era como si yo solo la pudiera escuchar. Bebí un sorbo más del Negroni y no pude quitar los ojos de ti. En ese momento, me percaté que me estaba enamorando. Del tirón.

EXTRA BALL
¿Cómo se hace un Negroni? En este link tienes toda la info
02NegroniCRÉDITOS
De la ilustración, en este link.

LOS CAPÍTULOS
Capitulo 0: Bienvenidos: It´s Summertime (Lee aquí el capítulo)
Capítulo I: La chica que decía ‘Hola’ muy bajito
Capítulo II: Un Negroni y no puedo quitar los ojos de ti

LAS CANCIONES
-La lista en Spotify (en obras)
-Janis Joplin – Summertime (Live -1969)
-The Black Crowes – She Talks To Angels (Live)
Jersey Boys – Can’t Take My Eyes Off You (The story of The Four Seasons)

EXTRA BALLS
-¿Cómo se hace un Negroni? En este link tienes toda la info

ILUSTRADORES
Milo Manara
Joe Quesada

La chica que decía ‘Hola’ muy bajito

Milo Manara Chica Rubia OKOK

Rizos. Toneladas de bucles. Curvas. Ojos almendrados, mirada rasgada. Labios sensuales, húmedos como higos frescos en la boca de Kamala, un andar pausado, acompasado con las caderas. Media sonrisa. Todo eso pasaba justo detrás de mí, mientras acodado en la barra del bar, la esperaba. Nos habíamos visto otras veces. Pero esta iba a ser la primera. La de veras.

“Hola”, susurró La Maga. Muy bajito pero sonoro. Directo y sensual. Era un ‘hola’ que abría las puertas si te atrevías a cruzarlas. Llenas de trampas, sí. Pero una invitación en toda regla.

Obvié el momento, más nervioso que una monja embarazada, ante la inmensa presencia de aquella chica que decía ‘Hola’ muy bajito.

Ella, imperturbable, tomó la iniciativa
-¿Qué estás tomando?
-Un Negroni, respondí, esperando que causara esta respuesta el efecto buscado
Ella se quedó como en puntos suspensivos. No se lo esperaba. Así que se pidó uno igual.

Había empatado el encuentro pero me había quedado sin cartas. A este paso, me iba a quedar sin ropa, corazón y alma antes siquiera de pedir la cuenta.

Después de tantos y tantos meses de miseria acumulada, vi el reto y lo acepté. Esta vez, sí me molestaría quedar fuera de juego. No me iba a gustar perder. Odiaría ser superado por enésima vez. Lucharía.

Y una leve sonrisa pirata se le dibujó entre la nariz chata y el suave mentón de tipo duro pero poco.

Ella, La Maga, sabía que estaba ante el tipo que le podría volver loca en cualquier segundo si seguía los pasos que Ella marcaba sin que nadie los supiera.

Ya armados con peligrosos Negronis, se dispusieron a brindar justo en el mismo instante en que aquella puerta giratoria volvió a escupir a una persona en el vientre de aquel tugurio.
—–
#Summertime16 es la etiqueta para compartir, seguir, proponer y debatir este verano lo que se te ocurra
#MiNovela es a lo que me voy a dedicar este verano en mis ratos libres.

EXTRA BALL:
Y, por supuesto, Ella habla con Ángeles. Y me prometió que me lo contaría.

CRÉDITOS
De la ilustración, en este link.

 

Bienvenidos: It´s Summertime

Summertime02OK

Bienvenidos: It´s Summertime. Comienza la aventura de escribir un post diario hasta las vacaciones, allá a lo lejos, cuando un 15 de agosto. Quedan muchos días. Y también quedan muchas noches. Pero hoy es una bienvenida. Ha llegado el verano y con él llega también la Luna Llena. Son signos. Hay señales. Que suene Janis Joplin. Que lunáticos nos ilumine la Llena. Brindaremos. Celebraremos la Vida. Y buscaremos una frase para comenzar. Escribiremos poesía y compartiremos poemas. Enviaremos flores y compraremos cactus. También los plantaremos. Son vida seca, metáfora de una existencia parca. Dejaremos de lado la mirada glauca y brillaremos cuando anochezca. Crearemos etiquetas y las mezclaremos. Beberemos cócteles en la orilla del mar juntos. Aceptaremos ideas y cranearemos planes. Pero no haremos ninguno. No perseguiremos a nadie. Flotaremos a veces, cuando abramos otro libro y respiremos la tinta y el papel de sus ideas. Nos diremos ‘hola’ a una distancia no superior a medio milímetro. Nadaremos dentro los unos de los otros. Despediremos al Sol y abrazaremos, de nuevo, la Luna. Nos despertaremos y nos daremos cuenta de que siempre hay una oportunidad para salir corriendo: Thunder Road. Pero es mejor quedarse.

“Se habían visto otras veces. Pero esta fue la primera”. Ya tenemos la primera frase. Hasta mañana.

#Summertime16 es la etiqueta para compartir, seguir, proponer y debatir este verano lo que se te ocurra
#MiNovela es a lo que me voy a dedicar este verano en mis ratos libres.

¿Abrirá el cine de verano Los Vergeles?

Cartelera 9 agosto 1962

Miércoles 8 de junio de 2016. El calor no ha hecho sino empezar cuando Facebook revienta la jornada con un anuncio (consultar aquí el link). Someramente, se anuncia que el cine de verano Los Vergeles, en el Zaidín, no abrirá sus puertas este verano.

La reacción de los granadinos en el Muro de Facebook es geométrica. En este momento, la publicación tiene 300 comentarios, ha sido compartida medio millar de veces y cuenta con otro millar de reacciones. El tono, es el mismo, la pena de que desaparezca el último de los cines de verano urbanos.

Y el otro punto en común es saber si hay alguna posibilidad de que vuelvan a abrir. Me pasé la mañana de ayer buscando al dueño y a los últimos concesionarios. Lo conseguí y actualicé la crónica (puedes leerla aquí).

En resumidas cuentas, la respuesta a la pregunta con que se titula este post ‘¿Abrirá el cine de verano Los Vergeles?’, es sencilla: en este momento, la respuesta es no.

Ahora bien, si reformulamos la pregunta como por ejemplo: ¿Hay alguna posibilidad de que finalmente se llegue a un acuerdo?, la respuesta es: Puede que así sea.

Cine04

LA VERSIÓN DEL DUEÑO, JULIO ÁLVAREZ

Según la versión de Julián Álvarez, dueño de los cines Los Vergeles, recogida ayer y publicada hoy en la edición de IDEAL:

Allá en 1980, cuando el barrio crecía y entre el final de la calle Palencia y la avenida de Don Bosco comenzaba la carretera de La Zubia, abrió sus puertas el Cine de Verano Vergeles. Julio Álvarez era un mozo cuarentón y apasionado del cine. Lo tuvo claro. Hoy, tantos y tantos años después “todo esta verde”, confirma a través del teléfono con una voz cascada pero firme. Se llama Julio Álvarez “y ya tengo ochenta años cumplidos”, añade. “Y no estoy ya para muchos tiras y aflojas”, y se ríe sordamente. Él no sabe nada del Facebook, “aunque algo ya me ha llegado esta mañana”.

La explicación, es sencilla. La página en Facebook la mantiene activa la persona a quien Julio Álvarez ha tenido alquilado el solar y el negocio estos últimos años. “Pero esta vez, para este verano, confirmo que no hemos llegado a un acuerdo”. Por esta razón, la página en Facebook publica que ya no abrirá sus puertas el Cine de Verano Vergeles. No quiere decir que Julio Álvarez haya perdido la esperanza. “Todavía se puede llegar a algún tipo de acuerdo con alguna empresa o personas. Todo podría ser”, aunque, de inmediato, aclara que “el problema es que el cine necesita en estos momentos mucho mantenimiento”. Se refiere a que el deterioro es notable y para reabrir sus puertas “se necesitaría una gran inversión”.

Y entre la crisis y las cuotas y los traspasos y las rentas, el negocio no debe dar dinero suficiente para proyectar las películas y afrontar los arreglos y remodelaciones que necesita, sostiene Julio Álvarez. “Si yo, por mí, iría yo y lo abría de nuevo”, dice como en un último intento de no defraudar a sus espectadores de tantos años. “Pero es que ya ni vivo en la ciudad y tengo ochenta castañas, y como se puede uno imaginar, ya no estoy para estos trotes”.

Cine03

LA VERSIÓN DE LOS ÚLTIMOS CONCESIONARIOS

Un portavoz de la emrpesa que ha tenido la concesión de la explotación de los cines de verano Los Vergeles durante los últimos tres años informó a este periódico que “nosotros no vamos a abrir los cones de verano como en otras ocasiones. No hay acuerdo con el dueño”. Igualmente, se desmarcaron del futuro del negocio, “por no tener ya ninguna responsabilidad”.

Destacó que Los Vergeles tiene el problema de que hay que realizar una gran inversión para a transformación digital del equipo, “y con apenas cuarenta días de negocio en verano no sale rentable”.

Sí confirmaron que “tenemos disposición para abrir otro cine de verano en algún otro lugar”. Para ello, “estamos en conversaciones y hemos pedido una reunión con el Ayuntamiento para buscar un solar donde proyectar películas en verano”.

MUY INTERESANTE Y RECOMENDABLE
-El compañero Jesús Lens ha escrito con el corazón ‘Que abra el cine de verano’. Puedes leer su artículo en este link.

CRÉDITOS
-La ilustración que encabeza este post es un recorte del periódico IDEAL del 9 de agosto de 1962 donde se aprecia la importante oferta de cines de verano que existía en la ciudad de Granada.