Etiqueta: Crisis

El aletargado movimiento vecinal de Granada

Una necesaria llamada a la acción
-Los presidentes de las asociaciones vecinales más activas destripan las claves de la participación ciudadana
-Las ramificaciones políticas y la falta de recursos económicos limitan la capacidad reivindicativa de unos barrios muy necesitados

DOCU_IDEAL
El movimiento vecinal se encuentra técnicamente aletargado. La crisis y la falta de renovación generacional se apuntan como las causas fundamentales de su bajo perfil de actividad. Tan solo un 5% de los granadinos está asociado a alguna organización vecinal y, sin embargo, algunas de ellas triunfan en sus barrios. Sus presidentes comparten el secreto y entre todos hacen una llamada a la acción vecinal como forma de mejorar la ciudad de Granada barrio a barrio.

AA VV Casería de Montijo
Clemente Arco Liñán
“Seremos ya el 60% del barrio. Aquí es que no nos dormimos»

Casería de Montijo es la asociación de vecinos que más participación ciudadana tiene en números porcentuales. Es el modelo a seguir. El procedimiento de concurrencia competitiva para optar a las subvenciones municipales para el proyecto cultural obliga a cada postulante a presentar un proyecto y a especificar también el número de socios. Este documento oficial permite establecer la participación real de cada asociación de vecinos y en el caso de Casería de Montijo roza el 45%.

«Pero esa cifra ya está vieja», explica Clemente Arco Liñán, el dinámico presidente vecinal, con catorce años de experiencia como tesorero, vicepresidente y ahora presidente. «Hemos aumentado una barbaridad. Seremos ya el 60%», corrige el dato. «Aquí es que no nos dormimos», señala, «y en los locales de la sede, inaugurados hace tres años, ya no cabemos de la cantidad de actividades que organizamos».

Clemente Arco Liñán descubre a sus compañeros de las otras asociaciones «que el truco está en incorporar a mucha gente a las tareas de organización». Por ejemplo, «nosotros tenemos casi veinte personas en la junta directiva». Además, «tienes que incorporar a gente mayor, pero también a la gente joven. Este aspecto es primordial y nosotros lo estamos logrando».

Para rematar, Clemente Arco Liñán se muestra orgulloso de que organizan «numerosos talleres, tenemos en la sede las reuniones de las comunidades de vecinos, hay mujeres y jóvenes y también monitores de orientación. Ahora están también los chavales del Plan de Empleo y el resultado es que hay vida en la asociación, que se plasma en la organización y celebración todos los años de cuatro actividades que arrasan: la cabalgata de los Reyes Magos, la procesión de las Mercedes, los carnavales y las fiestas del barrio, que este año las adelantamos de septiembre a julio».

AA VV Zaidín
Antonio Ruiz
“El problema es que el Ayuntamiento no nos hace ni caso”

El Zaidín, poderoso en su movimiento vecinal, crítico y reivindicativo, muestra unas cifras que siempre hay que considerar. Cuenta con sus 45.301 vecinos y dos asociaciones, Vergeles con 2,493 socios y Parque Lagos con 1.520. En valores absolutos son los que más socios tienen, sin discusión, con 2.493 socios, y le sigue Parque Lagos, con 1.520.

Sin embargo, el concepto de participación vecinal que manejan poco o nada tiene que ver con el que se construye desde la Plaza del Carmen. Antonio Ruiz, responsable de la asociación Zaidín Vergeles, sostiene que «estamos bien de masa social y en las actividades y talleres que se organizan pueden pasar unas seiscientas personas, lo que no está nada mal».

Además, son reivindicativos y «contamos con las fiestas del Zaidín y con el festival de Rock, que nos permiten tener nuestra propia identidad y ofrecerla a toda la ciudad». Las críticas llegan por otro lado. «Todos los meses, en las juntas de distrito, participamos las asociaciones y los vecinos que quieren presentar sus casos y hacer sus preguntas. Suelen ser largas, de varias horas cada una de las sesiones, y pueden llegar a participar hasta un centenar de personas, con cantidad de ruegos y preguntas, además de las propias peticiones que les hacemos llegar desde las asociaciones».

El problema, se queja Antonio Ruiz, «es que el Ayuntamiento no nos hace ni caso. Que la participación vecinal brilla por su ausencia porque luego el equipo de gobierno y sus concejales no nos escuchan y tampoco nos hacen caso. Así, no hay números que valgan para justificar la participación ciudadana si luego no sirve para nada».

AA VV Bajo Albaicín
Lola Boloix
“El problema es la financiación y las ramificaciones políticas”

En el Bajo Albaicín alza su voz una asociación de vecinos que nunca se calla. Lola Boloix encabeza este grupo que se reúne en su sede de la calle San José en un habitáculo junto a la iglesia del mismo nombre. Los socios son medio millar, 483 exactamente, y la junta directiva está compuesta por doce personas que se reúnen cada semana, «aunque siempre vienen unas cuantas más y nos reunimos unas veinte. Vale que tendrían que ser doscientas, pero con veinte vamos bien», asume con eficacia.

Cuando se le pregunta por el estado de la participación vecinal, primero habla de la especial configuración del distrito Albaicín, «que cuenta con un barrio como El Fargue, alejado a unos cuantos kilómetros;o el de Haza grande, con sus propios problemas». Sigue y explica que «con el Sacromonte nos llevamos bien porque tenemos las mismas inquietudes. Y con los del Albaicín pues ahora hemos empezado un acercamiento».

Con todo esto significa que «las reivindicaciones a veces se disuelven». Entonces, habla de los dos problemas de la participación, «la financiación, que depende directamente del equipo de gobierno y, en consecuencia, de las ramificaciones políticas». No pasaría si los vecinos participaran sí o sí y pagaran sus cuotas, que en nuestro caso es de diez euros al año. Si tuviéramos financiación podríamos realizar mejor nuestro trabajo sin depender al cien por cien del gobierno local».

Mayte Olalla 
Concejala de UPyD
«La participaciónes un derecho y casi un deber ciudadano»

«La participación vecinal debería ser el primer referente de toda persona. Implica que cualquiera debería conocer qué son y para qué sirven. No solo es un derecho, sino casi un deber ciudadano. La realidad es que no se nos ha educado en la participación social efectiva y aún menos proactiva”.

“Es rara la persona que se acerca a su AA VV y si lo hace suele ser para solucionar un problema personal, es decir, por un interés puntual. El resultado es que las personas que están actualmente en las AA VV rara vez representan realmente el sentir de la zona que representan y la asociación real de vecinas”.

“El cambio para llegar a una participación real es muy lento y llevará decenas de años y solo será posible si desde la familia y el sistema educativo se potencia una ciudadanía activa y consciente».

ilustracion-vecinosOK-917x1024

MÁS INFORMACIÓN SOBRE EL DEBATE SOBRE LA PARTICIPACIÓN CIUDADANA EN GRANADA
1-Los datos reales de la participación ciudadana (Lee en este enlace el artículo en el blog Cableados)
2-Puntos fuertes y puntos débiles del movimiento vecinal
(Lee en este enlace el artículo en el blog Cableados con las opiniones de los concejales del Partido Popular e Izquierda Unida)
(Lee en este enlace el artículo en Cableados con la opinión de la concejala del Partido Socialista)
3-Cómo aumentar y mejorar la participación vecinal en Granada
4-Cómo gestionar mejor las asociaciones de vecinos y los distritos
Los puntos 3 y 4 conforman el post en Cableados titulado ‘Tres recetas para aumentar la Participación Ciudadana’ (Lee el post completo en este link)
5-Las ramificaciones políticas del movimiento vecinal (Leer el artículo en este link)

CRÉDITOS
En la fotografía de Luna Ojeda, Vecinos de la zona norte de Granada protestan en la plaza del Carmen en contra de la marginalidad, desempleo y delincuencia que existe en el barrio.

Las Colonias de Verano de La Chana se quedan sin subvención

COLONIAS
La junta municipal de distrito (JMD) de La Chana votó la semana pasada una propuesta de la presidenta de la JMD, la concejala Telesfora Ruiz, en la que se repartían los 9.000 euros de presupuesto para actividades culturales y sociales entre los proyectos presentados.

Hubo para todos menos para una exposición fotográfica que quería organizar el Partido Popular y para las colonias de verano de Santa Micaela.

Las críticas no han tardado en aparecer. Primero se acusa a la concejala Telesfora Ruzi de no consensuar la propuesta en la que deja fuera la subvenci´pon a estas colonias de verano, que el año pasado fueron de 3.000 euros.

Segundo se acusa de falta de solidaridad a los barrios de Bobadilla y Cerrillo Maracena por copar con proyectos el escaso presupuesto.

Otros incluso ven una lectura política en esta decisión, ya que los premios Juan Cuenca del año pasado distinguieron la actividad desarrollada por estas colonias de verano, que se iniciaron en los años setenta y envían durante dos semanas a un centenar de niños a Motril.

Tienen la característica de que son muy económicas porque están subvencionadas, hasta esta edición, y porque la dirección y los monitores son voluntarios.

Tal es el estupor entre los vecinos de La Chana que este sábado se concetrarán para pedir una solución.

LA EXPLICACIÓN DE LA CONCEJALA TELESFORA RUIZA

“Sin duda alguna la actividad de colonias de verano es muy positiva para la población infantil y así lo reconocemos. El reparto de subvenciones para actividades culturales de este año, por tanto, no pretende poner en tela de juicio la bondad de la iniciativa del Colegio, a quien se le ha subvencionado parcialmente durante varios ejercicios. La cuestión principal es que existe un sector del barrio que ha manifestado su disconformidad a esta subvención, año tras año, afirmando que sólo se beneficiaban de ella los escolares de un colegio concreto; en parte por no difundir activamente la convocatoria para que se enteraran los demás y en parte porque los propios niños son reacios a irse de campamento con un grupo que no conocen, por ser de colegios distintos. Esto ha llevado incluso a comentar que deberíamos subvencionar a todos los colegios para hacer la misma o distinta actividad. Llegados a este punto, consideramos que el destino de esta tipología de ayuda para actividades culturales del Distrito debe de ser lo más abierto posible, de forma que puedan participar sin traba alguna una generalidad de personas, como es la Semana Cultural de la Chana, el FICH, el Festival de Flamenco u otras nuevas que se van presentando. Lamentablemente los recursos son escasos (9.000 euros para todo el Distrito) y hemos de procurar que tengan el mayor impacto posible en la población”.

Del nudo gordiano del Albaicín al “fraude” en la participación ciudadana

DOCU_IDEAL

Juan García Montero, ‘alcalde de barrio’ del Albaicín, es decir, presidente de la Junta Municipal del Distrito que incluye el Albaicín, Sacromonte, Haza Grande y El Fargue, aseguró ayer a este periódico que «no tenía nada que comentar» respecto al documento acusatorio de la Asociación de Vecinos del Albaicín, que critica que las JMD son un fraude a la particiapción ciudadana.

Juan García Montero, que es además concejal de Cultura, teniente de alcalde y portavoz del equipo de gobierno del alcalde José Torres Hurtado (Partido Popular), sí quiso explicar que «las Juntas Municipales de Distrito están para que la gente acuda, para que vayan los vecinos». «Es el foro, añadió, para que todos tomen la palabra y expresen sus opiniones y que puedan así encontrar el cauce para resolverse».

Dejó entrever de esta manera que la inasistencia no es precisamente el mejor camino para resolver los problemas que puedan tener los vecinos del Albaicín.

Respecto a la celebración de la Junta Municipal de Distrito del Albaicín prevista para esta tarde, solo quiso aventurar que espera «que la gente vaya y la reunión se suceda de forma tranquila, como tiene que ser, de forma que se ordenen los turnos de palabra y que así, con calma, los vecinos expresen sus ideas y sus opiniones». Juan García Montero fue elegido presidente de la Junta Municipal de Distrito del Albaicín el pasado 24 de noviembre de 2012.

Junta_distrito_Junio

EL DEBATE QUE OS PROPONEMOS
-¿Crees que la Asociación de Vecinos del Albaicín se ha excedido al ‘plantar’ a la Junta Municipal de Distrito?
-¿Piensas que el alcalde de barrio, Juan García Montero, debería bsucar una solución a este enconamiento?
-¿Qué harías tú para mejorar el diálogo en el Albaicín?

EL DOCUMENTO (a la derecha)
Votado y aprobado por la Asociación de Vecinos del Albaicín.

La triple paradoja de Santa Adela

Santa Adela OK

 

Un nutrido grupo de vecinos de Santa Adela, en el barrio del Zaidín de Granada, mantiene viva la llama de sus protestas. Resulta que un interesante proyecto dividía sus viviendas en fases para que los bloques fueran demolidos y en su lugar surgieran nuevos y modernos bloques. El proyecto ha sido paralizado tras ejectuarse dos de las seis fases, lo que en estos momentos produce, al menos, tres paradojas que mantienen en vilo al vecindario.

Paradoja 1
De viviendas sociales a infraviviendas
-Los vecinos recuerdan que Santa Adela es un proyecto social y que ese es su origen. Viviendas baratas para familias sin demasiados recursos, creadas hace medio siglo, en la década de los años sesenta, en lo que entonces era el extraradio de la ciudad de Granada.
-Ahora, lo que era un proyecto ciertamente humanitario que ha servido a sus fines durante cinco décadas ha tocado fondo, denuncian los vecinos. Lo que eran unas viviendas adecuadas y bien resueltas entonces son ahora una suerte de infraviviendas donde la gente sobrevive o malvive, en unas condiciones poco adecuadas, ya que la población ha envejecido y donde antes había familias jóvenes ahora hay ancianos, viudas, gente mayor, mayoritariamente.

Paradoja 2
Las comparaciones son odiosas
-Cuando uno camina por la calle Santa Adela comprueba que en uno de sus lados hay unas casitas de un par de plantas, con las fachadas desconchadas, en mal estado, más que antiguas, viejunas. Frente por frente se encuentran los nuevos bloques de las fases i y II, que lograron escapar a la crisis y fueron levantados. Se ven nuevos, renacidos, con garajes de amplios accesos. Al que le tocó en suerte vivir en algún piso de las dos primeras fases, el tiro le pasó de largo. Los del resto de fases, tienen que contemplar cada mañana el fruto de su mala suerte, que ellos achacan sin contempalciones a la dejación de las administraciones responsables.

Paradoja 3
Transfusiones sanguíneas a un cadáver
-Es como entienden los vecinos de Santa Adela la obligación de pasar la ITE-Inspección Técnica de Edificios, para bloques con ma´s de medio siglo, que les está reclamando el Ayuntamiento de Granada, y acometer las reformas que detecte. Ellos mismos reconocen que mantienen los pisos y los bloques “lo justito”, porque “van a ser demolidos”. El ejemplo que corre de boca en boca es el del automóvil que va a la chatarra: “¿De verdad que tiene que pasar la ITV? Es como hacer una trnasfusión de sangre a un cadáver.
-En el Ayuntamiento de Granada se ve con distintos ojos. Su mirada s eposa en la ley y en la obligación de cumplirla. Argumentan que loss arreglos tampoco son muy gravosos y aducen que,a demás, naqdie sabe con esta crisis cuándo comenzarán las demoliciones para levantar los nuevos bloques. Por tanto, aseguran en Urbanismo, “hay que asegurarse de que los bloques están en su estructura en buen estado”.

CRÉDITOS
La fotografía está tomada en la entrada del centro Cívico del Zaidín, antes de comenzar la correspondiente Junta Municipal de Distrito, presidida por Antonio Granados, concejal del Partido Popular.

 

La crisis golpea en bloque

La crisis golpea en bloque, en el de pisos, en la comunidad, la que garantiza que la escalera esté limpia, que haya luz y que las macetas estén cuidadas y nos dé la impresión de que vivimos en un sitio con vida y alegría.

La crisis entra por debajo de la puerta de las familias y se divide en dos tragedias. La primera es la de quien no tiene, no le alcanza para pagar el recibo de la comunidad. La segunda es la que padece como consecuencia el vecino de la puerta de al lado, que ve peligrar parte de su bienestar al ver cómo las cuentas de la comunidad de vecinos entran en números rojos por culpa de la morosidad.

Los datos de la morosidad en Granada son ya terribles. En 2009, en un magnífico reportaje de mi compañera María Victoria Cobo, se informaba que la morosidad en las comunidades de vecinos alcanzaba a 4.000 bloques, donde al menos uno de los vecinos había comenzado a dejar de pagar las cuotas.

“A mitad del año 2009 eran ya casi cuatro mil edificios de viviendas los que tenían algún residente que no ponía su parte, por ejemplo, para el arreglo de las zonas comunes. Este número –en concreto 3.890–, suponía entonces el 15% del total de bloques de pisos que hay en Granada, 25.933 en todo el territorio provincial. Los datos proceden de la Asociación para el Fomento del Alquiler y Acceso a la Vivienda, Arrenta, que efectúa estudios a nivel nacional para comprobar el efecto de la crisis sobre estas cuotas vecinales”.

La media de impagos se calculó entonces en un 5%, por lo que tres años después la proyección es que afecta al doble, es decir, al 30%, unos 8.000 bloques de vecinos en la provincia de Granada.

Estos datos, lejos de haber terminado su escalada, afrontan todavía con toda probabilidad su peor futuro. 2013 puede ser terrible y ya hay casos, como por ejemplo la Comunidad Valenciana, donde se cree que va a afectar a la mitad de las familias.

Hay otro problema añadido. El proceso de denuncia ahora cuesta dinero, para complicar aún más esta tragedia. La inminente entrada en vigor de las nuevas tasas judiciales, que también gravarán a las comunidades de propietarios que acudan a la justicia para reclamar cuotas impagadas, complica todo aún un poco más.

Por ello, explica el presidente de los administradores de fincas de Granada, desde el colegio profesional se está promoviendo un sistema de arbitraje en Andalucía.