Etiqueta: Cuevas

Me encanta volver a Guadix

 

Me encanta volver a Guadix.

Me escapé con la moto esta misma semana y recorrí el medio centenar de kilómetros que unen la vieja Julia Gemela Acci con Granada. Adoro esta ruta por la A-92 que me permite subir y bajar continuamente y salvar riscos y pendientes para circundar Sierra Nevada hasta contemplar su Cara Oculta que duerme bajo la comarca de Guadix.

Así es. El aire, suave y fresquito que anuncia otoño bueno, de momento, convierte el trayecto en un placer y permite disfrutar de esta primera maravilla que ofrece la comarca de Guadix: la Cara Oculta de Sierra Nevada, como más a mano, salvaje y cercana. Lista para ser paseada y con conexiones cuasitelúricas con lugares remotos como Tocón de Quéntar, con sus carreteras que serpentean tan sinuosas y sus valles chicos pero lujuriosos por la ingente cantidad de belleza voluptuosa que atesoran.

Por eso me encanta coronar el Puerto de la Mora, recorrer el tajo sobre la Sierra de Huétor y llegar en Diezma para luego, ya en Darro, pillar el desvío para tomarme un bocata de campeonato en el Ecuador, santo y seña de una de las cumbres de la gastronomía del lugar: el pan. Adoro el pan de Guadix, esas hogazas infinitas, esponjosas como para quedarse a dormir dentro de ellas.

Ese pan lo encuentras por doquier en esta comarca accitana. Y no puedo dejar de mencionar el pan de Alcudia y sus pueblos limítrofes, donde me he imaginado bocatas de a hogaza entera rellenos con jamón, tomate y aceite, para comer en cualquier vereda con unas vistas que lo mismo miran a Sierra Nevada, que permiten disfrutar del paisaje único de las Bad Lands, que definen, marcan y también explican el carácter accitano.

Entonces es cuando me pongo un poco nervioso, porque sé que me falta poco por llegar a la cita con mi Guadix que enamora. Te lo juro. Guadix no es solamente una ciudad que enamora sino que es una ciudad para enamorarse. A mí, me ha pasado. Te enamoras de la riqueza de su huella de historia que surge a la vuelta de cada esquina de la ciudad, de sus insignes hijos que forman parte de la Historia que se escribe con mayúscula y de un pulso cultural que hace que brille en el panorama andaluz con personalidad más que propia.

Pero, gastronomía, naturaleza, patrimonio, historia y cultura aparte, lo que más me gusta de Guadix son las sensaciones que me nacen en los centros cuando tomo el desvío y me rodean sus cuevas, sus chimeneas en el suelo, esos agujeros negros que llevan a universos que son hogares donde buenas familias viven acariciando unas costumbres y tradiciones que convierten a la vieja ciudad en un lugar único en todo el mundo.

Y esta condición, también hay que saber disfrutarla, dejándose pasear y volar la imaginación por cada recodo, parándose en tantas iglesias y edificios históricos, palacios y palacetes, alcazaba en todo lo alto y miradores con historias  e historia. Hay trazas de todos y cada uno los que alguna vez pasaron por Guadix a lo largo de los siglos, y todas ellas esperan coquetas para el que tiene hambre de Guadix y de belleza. Recorrí la ciudad entera desde su incomparable Catedral hasta el Barrio de las Cuevas y, sí, ahí seguían todo ese rosario de edificios emblemáticos, durmiendo silentes a la espera de ser despertados por el ardor de quien reconoce su valía.

Y luego, están los amigos. El mío se llama Torcuato Fandila (por cierto, el autor de la foto de este post) y, cada vez que nos vemos, como que pasa algo. Pero eso, eso os lo contaré otro día porque, Guadix, también tiene una sensación única, y es aquella que te entra cuando te tienes que marchar, porque siempre me parece que me dejo algo, algo por hacer, por sentir o por vivir.

El Sacromonte estrena su ‘museo del derrumbe’

DERRUMBE EN EL BARRANCO DEL NEGRO EN EL SACROMONTE FOTO: ALFREDO AGUILAR

El 24 de marzo de este año, el derrumbe de un terraplén cortó el acceso al Museo de las Cuevas del Sacromonte. Se trata de un camino bellísimo al que se accede por la Vereda de Enmedio en dirección al Barranco de las Negras. El Ayuntamiento, para paliar la situación, permite desde entonces el acceso al lugar a través de la urbanización de La Chumbera.

La junta de distrito de Albaicín celebrada este pasado martes precisamente en La Chumbera trató este tema. El presidente de la junta, el portavoz del equipo de gobierno popular, Juan García Montero, presentó el proyecto a los vecinos reunidos. Explicó que «ya ha sido aprobado por la obligatoria comisión de Patrimonio de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía» y que ahora «ha sido incluido en las obras prioritarias que la concejalía de Urbanismo tiene consignadas para acometer durante el año que viene.

Juan García Montero informó a este periódico de que «al ser una vía pública corresponde al Ayuntamiento arreglarlo». De hecho, prosigue, «cuando ocurrió fueron los técnicos de Urbanismo, donde comprobaron que era algo más que un simple derrumbe y que su arreglo necesitaba un proyecto de actuación adecuado». Este proyecto necesita del visado de la Junta de Andalucía, «y por eso se ha tardado ocho meses en presentarlo», justificó.

DERRUMBE EN EL BARRANCO DEL NEGRO EN EL SACROMONTE FOTO: ALFREDO AGUILAR

La cuestión es ahora la ejecución, «porque está presupuestado en 54.000 euros pero no tiene consignación. Por eso, añadió, se ha colocado en las prioridades de la concejalía de Urbanismo para el año que viene, que es cuando creemos que podrá realizarse», terminó.

La cuestión tiene su miga en el Sacromonte. El concejal socialista Miguel Ángel Fernández Madrid comenta de la reunión que Miguel Berbel, presidente de la asociación que gestiona el museo, que es una concesión municipal, reclamó el arreglo «porque el deterioro del camino limita las visitas». Destacó también que la petición de Miguel Berbel «viene apoyada por las organizaciones vecinales del Bajo Albaicín y Sacromonte, así como por los comerciantes y hosteleros de la zona».

Apuntaron en el transcurso de la junta de distrito que una buena solución es que «los 400.000 euros que la Junta de Andalucía le ha devuelto al Ayuntamiento por no haberse realizado el proyecto del paseo en la muralla Zirí del Albaicín se destinen al barrio y al arreglo del derrumbe en el Sacromonte».

Juan García Montero respondió que «los vecinos de La Chana podían reclamar también obras con esos fondos», y que el «dinero había que priorizarlo donde más población hubiese». Fernández Madrid respondió que «con esa regla de tres nunca se arreglaría nada en el Albaicín o Sacromonte, al contar con poca población».

DERRUMBE EN EL BARRANCO DEL NEGRO EN EL SACROMONTE FOTO: ALFREDO AGUILAR

El concejal socialista Miguel Ángel Fernández Madird también critica un agrio debate mantenido por la postura de Juan García Montero. “Estuvo soez al escuchar mis peticiones, que no eran otras que información para hacer balance: detalle de servicio de limpieza en el distrito, detalle de inversiones durante 2014, detalle de las obras priorizadas en 2014 antes de analizar el presupuesto 2015 y hacer borrón y cuenta nueva”.

“Y también que se reclamara por parte del Ayuntamiento a las empresas suministradoras control sobre los cables del Albaicín, especialmente en San Juan de los Reyes, Guinea y Aljibe del Trillo

Alejandro Cabalero López intervino en representación de la asociación de vecinos del Albaicín. “Propusimos que se instalaran cámaras de videovigilancia para evitar el deterioro que por las pintadas se está dando en el Arco de las Pesas, el palacio de  Dar-Al-Horra y otros puntos del barrio”.

Alejandro Caballero comenta que “los vecinos le increparon porque no se hace nada en el barrio. Que las asociaciones proponen ideas pero no se adelanta nada pues siempre se nos responde lo mismo”. De hecho, añade, “Desde nuestra sociación le dijimos a Juan García Montero que si las respuestas van a ser siempre las mismas que tendremos que abandonar la junta de distrito, porque no sirve para nada”.

CRÉDITOS
-Las fotografías son de Alfredo Aguilar

Albaicín: Llega el otoño, vuelven los okupas

Vista

 

La junta municipal de distrito del Albaicín se celebró en la tarde de ayer en el barrio de Haza Grande. Este distrito incluye  las asociaciones del histórico barrio del Albaicín, del Bajo Albaicín, del Sacromonte, de Haza Grande y El Fargue.

Ayer se constató el hecho del “apogeo del movimiento okupa”. El portavoz de la asociación de vecinos del Albaicín expresó su preocupación y la de toda la junta directiva. Y la de los vecinos. “Ni tan siquiera en verano ha descendido la actividad de esta gente”, explicó. “Creemos que las cuevas se las van oprestando y que en verano venían de otras partes, porque no ha sido ni normal la de gente que había si se compara con otras temporadas”:

El portavoz vecinal también informó a los presentes que “un grupo de albaicineros está realizando un estudio sobre la ocupación en las cuevas y estamos constatando que están más llenas que nunca, y, además, se han reabierto algunas de las que se cerraron en la última intervención municipal”.

En este momento de la intervención fue el porpio Juan García Montero quien interrumpió al responsable vecinal para corregirle al alza: “Algunas cuevas no, todas”, lo que confirmó la preocupación de todos los presentes y el consenso albaicinero para empezar a buscar soluciones definitivas.

Los extraños límites de Granada

Granada FinOK

¿Dónde empieza y termina Granada?
Esta es la pregunta que hoy nos hacemos en El Club de las Pequeñas Cosas. No. No me refiero a sus límites geográficos, sino a las distancias mentales.

El Suspiro del Moro cuando subes de la Costa y aparece la ciudad. El Pantano del Cubillas cuando conduces desde Madrid. Santa Fe si vuelves de Málaga o Sevilla. ¿Es el Zaidín Granada para los treintañeros que se criaron en un barrio en el que se escuchaba ‘Vienes esta tarde a Granada’? En el Albaicín son albaicineros y en el Realejo greñúos. Y en La Chana son chaneros.

Ainssss. ¿Dónde empieza y termina mental y sentimentalmente Granada? Otro ejemplo. Este verano subí al Cerro del Aceituno, a San Miguel Alto. Mantengo que es la mejor (o una de las mejores) vista de la ciudad. Abajo están las cuevas polémicas y, a la derecha, en un árbol, me encontré la señal que informa del fin de Granada. Los hippies es que son así.

Vista

Seguí dándole vueltas y me acordé de que hay una explicación, magnífica, en un post en un blog perdido de la web que se titula ‘Graná: sus límites y sus comersios’ que por su interés reproduzco a continuación:

Muy buenas. Este es un artí­culo participativo y aclaratorio, debido a los numerosos comentarios que gente de Graná, como yo, hacemos sobre lugares y comersios tí­picos de ésta nuestra ciudad en otros artí­culos publicados en bruto.

A continuación veréis unos lí­mites geográficos que os invito a modificar si queréis, es decir, ampliar o reducir y una serie de comersios que se me vienen a la cabeza. Por favor, debéis añadir todos los que consideréis necesarios. Al igual que el Talibán, os propongo hacer de este post, muy localista, lo sé, un post de referencia para el futuro.

Mis lí­mites de la ciudad

    :

  • Granada se extiende de Sur a Norte, desde Las Titas hasta el Gobierno Civil, es decir los que ‘estudiamos’ más hacia el Sur, en Los Escolapios o Las Brujas, ‘estudiábamos’ en la vega y los que lo hací­an de Niños Luchando hacia el norte, véase Padre Suárez e Instituto Ganivet, estudiaban en los montes orientales.
  • De Este a Oeste, desde El Campo del Prí­nsipe hasta Carril del Picón. Más al Este tres ciudades distintas: Alhambra, Albaicí­n y Sacromonte. Y más hacia el Oeste vega de nuevo. Si estudiaste en Los Maristas, si, lo hiciste en Granada.

Mis Comersios o puntos esenciales

    :

  • Filatrén: situado en C/ Ganivet (pasaje). Comersio de referencia a la hora de adquirir, soldaditos de plomo, piezas de trenes Märklin, coches de Scalextric, etc.
  • La Filomatic: en la antigua Av. de José Antonio que pasó a denominarse Acera del Darro hasta la actualidad. Punto donde paraban (tranví­as), paran y pararán todos los autobuses del mundo mundial. Si quedas en la Filomatic actualmente debes situarte el la puerta de la cafeterí­a “El Tren”
  • Los Leones: desaparecido restaurante sito en Puerta Real, dónde se degustaba el mejor Rabo de Toro jamás cocinado en el planeta Tierra (aclaración por si lo lee Doña Carmen Calvo).
  • Mercerí­a de la Viuda de Sáez: comersio de referencia textil que hallareis aún junto al Sagrario.
  • Casa Enrique “El Elefante”: Puerta Real se asoma de nuevo, ¡qué precios! Pero qué VINOS.
  • López Mezquita: pastelerí­a en Reyes Católicos, dónde los granaí­nos de bien van después de misa a tomarse “un pastelico de los Lópeas”. Debo añadir que menudos mantecaos y porvorones, sin palabras.
  • Costales: es Puerta Real, antigua papelerí­a (ahora hay una oficina de “La Generá”) dónde si adquirí­as un producto, un lápiz por ejemplo, al entrar te daban el lápiz en cuestión junto a un papelico en el que podí­as leer “un lápiz”, a continuación debí­as recorrerte toda la tienda para pagarlo en el mismo punto, al salir. A eso se le llama ahora Marketing. De grato recuerdo es la señora con la mayor malafollá jamás existida. Te decí­a “¡Chavalico, que un lápis ná más!”, a continuación tu le endiñabas una moneda de 20 duros -te la cargabas, costaba 15 Ptas.- y pensabas pa tus adentros “yo si que tengo malafollá. Qué granaí­no soy ‘laví­n’”


Vista2

EL CLUB DE LAS PEQUEÑAS COSAS
Granada es una ciudad maravillosa que entre todos puede ser más habitable. El Club de las Pequeñas Cosas es un lugar para tus quejas pero también para las ideas, las soluciones, las locuras. Una sección del blog Cableados de Ideal.es

Desalojo en las cuevas de San Miguel: A la tercera va la vencida

cuevas02

Dice el viejo refrán castellano que a la tercera va la vencida. Y según lo que está pasando en estos momentos, son ya las nueve de la mañana, en el Cerro de San Miguel, el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Granada (Partido Popular), es en esta tercera intentona cuando va a solucionar el problema que tiene enquistado en las cuevas de San Miguel Alto.

En efecto, tres excavadoras están echando abajo las, en principio, ocho cuevas que judicialmente tenían que derribarse, según se informó a finales del año pasado. Supone el tercer intento del Ayuntamiento de Granada para desalojar estas cuevas.

La anterior intentona ocurrió en diciembre de 2013. Los moradores de las cuevas de San Miguel convirtieron entonces en una fiesta reivindicativa la tentativa de desalojo. Patrullas de la Policía patrullaron el cerro pero no llegaron a intervenir. Se concentraron más de dos centenares de personas desde el amanecer para impedir el desalojo, que se pospuso.

Los convocantes de aquella vez anuncian por Twitter que era 250 los congregados.También anunciaron que había patrullas de la Policía Local pero que nadie se había puesto en comunicación con ellos para comenzar los desalojos previstos.

Entre los congregados, miembros de la activa plataforma Stop Desahucios y el portavoz del grupo municipal de Izquierda Unida, Francisco Puentedura.

El primer intento ocurrió un jueves 11 de enero de 2007. La crónica decía: “Las órdenes no se han hecho esperar. Los ‘okupas’ de algunas de las cuevas de San Miguel Alto, han sido los primeros en recibir las órdenes de abandonar las cuevas que habitan, de forma ilegal, en esa zona de la ciudad. La Policía Local, con un gran despliegue de fuerzas en previsión de altercados con los pobladores, entregó las notificaciones en las que se comunica la obligación de abandonar la cueva en un plazo máximo de 48 horas, en cumplimiento de un decreto firmado por el alcalde que pretende acabar con los problemas de salubridad y de seguridad de las propias cuevas y que no se produzcan derrumbes que podrían poner en peligro toda la ladera. De, ayer, ya se encontró a un ‘okupa’ muerto, posiblemente por accidente, en el interior de una de ellas”. (Sigue leyendo la crónica de aquel 11 de enero de 2007)

Los habitantes de las cuevas no se va a marchar por las buenas.