Etiqueta: El Niño de las Pinturas

Escenas del Graffiti: El arte urbano se hace mayor en Granada

Escenas 02 okEl Arte Urbano, llamado Street Art, se va haciendo mayor en Granada. Poco a poco. Para demostrarlo se reúnen todo tipo de miembros de este tribu estos días 25, 26 y 27. Es decir, desde hoy miércoles hasta el viernes, para hablar, curiosear, compartir, debatir, ver, dejarse ver, aprender, escuchar, pintar y escribir.

Bajo el título ‘Escenas del Graffiti’, que es también una obra muy recomendable (ver aquí el link), se ha diseñado un programa que durante estos tres días incluye una completa explosición de fotografías históricas del graffiti en Granada, que se muestra en la Escuela de Arte de Granada (ver link). Esta exposición puede visitarse desde hoy,miércoles. Este jueves se inaugura en la sede central de Caja Rural otra exposición, esta vez titulada ‘Escenas del Graffiti en Granada’.’

Escenas del Graffiti en Granada (Ed. Ciengramos) from trn on Vimeo.

El viernes, día 27 de noviembre, hay una intensa jornada en el Palacio de la Madraza desde las 11.30h hasta la tarde-noche.
*Incluye conferencias de:
-Fernando Figueroa
-Jordi Pallarés
-Jaume Gómez
-Aleix Gordo Hostau
*Se proyectarán documentales:
-Escenas del Graffiti en Granada
-We Art Urbá
-BCN Rise and Fall
* Música de:
-Calagad13 (Fresh Kingdom Records)
Presentado por:
-Tresdk Human Beatbox



Escenas-810x540

La muerte de ‘la niña de las pinturas’


Niña

 

De repente, una chica maravillosa fijaba la mirada en ti mientras te decía, como susurrando: «Cansado de las mismas respuestas, decidí cambiar mis preguntas». La mujer de mirada sugerente y gesto delicado estaba cubierta de los mejores colores y podía disfrutarse en uno de los muros de la calle Molinos, en una casa que sobresale y rompe la línea de la calle a la altura del hotel Molinos.

Ahora, con el renacimiento del Realejo, lleno de bares con estilo y tiendas de todo tipo al calor de la reinauguración de la Escuela de Arquitectura, el local cerrrado desde hace años ubicado en la planta baja de este edificio ha servido para abrir el enésimo negocio y, con su puesta a punto, se ha llevado por delante el grafiti que, a lo largo de toda una década, había llegado a convertirse en un icono de la vieja judería de Granada.

Raúl, el artista granadino conocido como El Niño de las Pinturas, autor de esta pieza maravillosa, que pulula por internet y por las redes sociales como uno de los mejores ejemplos del denominado arte urbano, explica que «cuando me enteré de que iban a abrir una tienda – no en vano Raúl es vecino del Realejo–, me dirigí a los responsables. Les propuse que mantuvieran el grafiti, como tantos otros que hay por toda Granada decorando paredes y persianas de comercios, que abrieran las puertas y ventanas que necesitaran y que yo se las pintaba para que se mantuviera el grafiti. Les expliqué que podría quedar algo muy chulo, pero no aceptaron».

El resultado es que el grafiti de Raúl ha terminado con su desaparición cumpliendo con su destino: ser efímero, futil, evanescente, obligado a perderse como lágrimas en la lluvia. La muerte de esta bella niña de las pinturas de la calle Molinos del Realejo sin embargo no será en vano.
–¿Qué sientes cuándo deaparece una de tus pinturas, Raúl?
–Me entran unas ganas locas de salir a pintar una nueva.

 

Pimtada02

Pintada01

Muerte de un Grafiti

 

El Gato Gordo y Naranja que se mudó del Realejo a Manhattan

GG1 OK

El Gato Gordo y Naranja que vivía pintado en la fachada de una de las casas de la Cuesta del Realejo se ha mudado al corazón de Nueva York.

Granada no es precisamente el país de las maravillas para la vanguardia cultural y tiene que abrirse paso a duras penas en terrenos tan venturosos como el street art y los grafiti, el pop y la música independiente, el cómic o el compendio de locales diseminados por todos los barrios de la ciudad donde germina el espíritu de una cultura distante de la oficial que crea trabajo y esperanzas bajo la forma de microteatros, cuentacuentos, ludotecas infantiles, todo tipo de muestras y exposiciones y, en fin, conciertos, sesiones y recitales desenchufados a media luz que se ‘cuecen’ en sótanos y en azoteas a la luz de las vela bajo el influjo de cada luna llena.

El Gato Gordo es el paradigma de todas ellas. Una suerte de cooperativa basada en la economía compartida donde todos parecen salir ganando en un modelo que en el mundo occidental denominan ‘win-win’.

Donde ‘win’ en inglés es ganar y la aliteración implica que ganan las dos partes. Someramente y bajo contrato legal, un grupo de gente joven alquila un edificio en mal estado y se compromete a reformarlo a cambio de poder vivir en él durante un periodo de tiempo.

GG2 OK02

En el interior, todas las formas de nueva economía compartida y las modas se dan cita en una suerte de laboratorio social incomparable. Hay menúcompartido para la ‘familia’, hay gente que duerme en los sillones un par de días y retoma el camino, hay gente que se ayuda entre sí y conecta con otras fibras de la ciudad y, los jueves y viernes, hay acción cultural bajo la forma de microteatro, música, maquillaje, cabaret y lo que toque.

Las entradas se han reservado vía Facebook y, por supuesto, la entrada es gratis hasta completar aforo.

El resultado es que desde el otoño pasado, cuando comenzó el curso, siempre se ha llenado y mucha gente se ha quedado en la puerta sin poder ver el espectáculo.

GG3 OK01 OK

La guinda a este torrente creativo fue un grafiti que ocupaba toda la fachada de la casa de la Cuesta del Realejo.

Un Gato Gordo y Naranja que simbolizaba lo que sucedía puertas adentro.
Sin embargo, el Ayuntamiento, so pena de multa de 3.000 euros, ordenó que se cumpliera la ordenanza y que se repintara de blanco la fachada.

Así se ha hecho. Pero el grafitero El Niño de las Pinturas sorprendía a todos al publicar en Facebook una foto del gato naranja pintado en Manhattan donde, además, acaba de decorar la fachada de un hotel en el corazón del Soho de Nueva York, donde se ve al gato naranja muy enfadado sobre un busto de García Lorca.

Lo que no quiere Granada luce en Nueva York con todos los respetos.
Para pensar.

MÁS INFORMACIÓN
Hay un Gato Gordo y Naranja por los tejados del Realejo, sobre la casa compartiday su actividad y moradores (Leer el link en el blog Cableados)

Hay un Gato Gordo y Naranja por el Realejo

GatoGordo04OK

“Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tíaaaaaaaaaa”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tíaaaaaaaaaa”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tíaaaaaaaaaa”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tíaaaaaaaaaa”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tíaaaaaaaaaa”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tíaaaaaaaaaa”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tíaaaaaaaaaa”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tíaaaaaaaaaa”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tíaaaaaaaaaa”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tíaaaaaaaaaa”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tíaaaaaaaaaa”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tíaaaaaaaaaa”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tíaaaaaaaaaa”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tíaaaaaaaaaa”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tíaaaaaaaaaa”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tíaaaaaaaaaa”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tíaaaaaaaaaa”.

Se ha abierto la puerta y los actores actúan. Se mueven. Interactúan. Corren. Fabrican. Crean. Generan. Cranean. Atardece en jueves y la suave noche cae sobre Granada. El Gato Gordo y naranja del Barrio de las Maravillas observa, impasible.

Alguien se crucifica, alguien muestra ojos blues. Alguien saca foto con los ojos del corazón. Todos miran, sonríen, disfrutan, saborean, aprueban, ríen. Contemplan.

Son todo verbos de acción creativa y de regeneración social. Una casa en ruinas y abandonado se convierte en un centro cultural lleno de vida, de juventud, de sueños, de posibilidades, de transformación, wiki efímero o eterna juventud da igual, todas las esquinas del mundo están ahí entre terrazas y hojas verdes, atardeceres y quebrantos, arte escénica, plástica y lúdica. Sexo.

Se abren las ventanas y como acaba de entrar la primavera sale música. Chelo carbón ardiente que acurruca el alma y acaricia las venas. Una voz que es una llama encendida de un año de vida y voz, canta. Los sonidos no son ecos. Llegan dentro y se pierden por los callejones del barrio. Un enano simpático sonríe maravillado. Otra caña.

Es el teatro y lo que genera. Es la vida y la nueva forma de entenderla. El que la critica es porque la respeta. El que la disfruta es porque está vivo.

El Realejo y Granada necesitan como savia nueva estas propuestas de reconstrucción, de rehabilitación. Es un boca boca para que todos volvamos a respirar cultura, vida y probablemente libertad.

La página en Facebook del Gato Gordo, en este link

Y gracias por todo, maulladores nocturnos de Chesire.

GatoGordo00OK

GatoGordo01OK

GatoGordo03OK

 

 

El Niño de las Pinturas deja las paredes y expone en La Brújula de Momo

Bocetos

El Niño de las Pinturas deja las paredes, muros, vallas y sobre todo, los problemas e inaugura la exposición ‘Bocetos de Taller’ este sábado día 6 de diciembre en La Brújula de Momo (Ver link aquí a la cita en Facebook).

Se trata de más de cuarenta piezas originales que resultan del encuentro y la curiosidad; bocetos, ideas, trazos sobre diferentes materiales.

A partir de 5 euros podrás encontrar cosas en “La Brújula de Momo” (hasta el 20 de diciembre).

Esta tarde nos iremos a la exposición y ampliaremos el post con fotos y crónica.