Etiqueta: Granada

31 días de Agosto: Un lugar en el Mundo

(Agosto Día 12)

Otra idea es sobre la necesidad de tener ‘Un lugar en el mundo’. Ese lugar donde, simplemente, eres, existes y angelgonzaleas sin más. Donde crees en ti. Donde eres. Donde te basta. Vale el tranko del bar Candela, en el Realejo de Granada. La ventana abierta del Alboka, en la calle Easo de Donosti, frente al Muro de San Bartolomé y junto a la cuesta de Aldapeta, donde nuestros colegios. Vale Aixerota, en Getxo, Bizkaia, donde desayunábamos de madrugada viendo amanecer sobre el Abra Exterior del Puerto de Bilbao tras una noche intensa de estudios. Nos llevábamos del obrador de Malakate los bollos de mantequilla y nos los zampábamos mientras madrugaba junio entre 1986 y 1990. Telúrico es el Palacio de Diocleciano en Split o el fiordo de Bergen en Noruega, el timón del Fra o los tres drakars de Roskilede. También vale una noche sin dormir callejeando por plazas, calles y canales desiertos en Venecia o una noche sobre una atalaya, solo, fumando, viendo amanecer desde Sultan Amet sobre el Bósforo, donde se juntan dos continentes. Ahí delante estaba Hagia Sofia y la Mezquita Azul en la Sagrada Puerta de la Ciudad de los Tres Nombres. Costantinopla, Bizancio, Estambul. Nada cambiaría por un atardecer en Sarajevo tras los bombardeos o el olor a libro quemado de su biblioteca en ruinas. Podría seguir ad infinitum, los yonkis en pleno mono en el metro de Berlín en Friederickstrasse, un amanecer sobre el Támesis con mi camiseta de los Clash que sabe a despedida o un juramento de no volver nunca más a París. Vale también la luz de África en el Ecuador cuando aterrizas en Tanzania o bajar de pie una pirámide maya en medio de la selva del Yucatán. Y bajarla de pie y fumando mientras sonríes a tu amigo del alma y ves la selva por encima del hombro, sintiéndote un dios. Sin embargo, si hay algo que me estremece, siempre, son las dos columnas de Hércules, fundador mitológico de Sevilla, en la Alameda. Alfa y Omega de la mejor historia de amor que en el mundo ha sido.
Y ahí vuelvo esta noche. A joderme vivo.

RECOMENDACIONES
Rumbo a Tartaria, de Robert D. KaplanRumbo a Tartaria es un clásico contemporáneo de la literatura de viajes, una ruta inolvidable por una de las regiones más fascinantes y volátiles de la tierra de la mano de Robert D. Kaplan, que en este libro construye un verdadero atlas político. Desde Hungría y Rumanía a las lejanas costas del mar Caspio, el viaje de Kaplan recorre Turquía, Siria e Israel para pasar a la turbulenta zona del Cáucaso, desde la ciudad de Baku hasta los desiertos de Turkmenistán y Armenia. Por el camino, las increíbles historias de personajes inolvidables iluminan la trágica historia de esta región que es la nueva frontera entre oriente y occidente y que con los conflictos de Siria y Ucrania vuelve a estar de plena actualidad.
Viaje con Herodoto, de Ryszard Kapuscinski. Es, en su última obra, donde Kapuscinski aprovecha para contarnos sus inicios, entre otras muchas cosas. Además de los retazos biográficos a través de los que desarrolla sus primeras experiencias como reportero fuera de Polonia, Kapuscinski utiliza este libro para contarnos otro libro. Porque “Viajes con Heródoto” no es un libro de viajes sin más, es un libro de historia y es casi un ensayo. Un ensayo sobre “Historiae”, los 9 libros que forman la obra magna del griego de Helicarnaso. Obra que llegó a sus manos antes de cruzar por primera vez la frontera de Polonia y de la que nunca se volvió a separar, porque nunca pudo separarse del que siempre consideró su maestro, el primer reportero, el primer historiador y gran viajero: Heródoto.

UNO A UNO
Son como hormigas (Agosto Día 1)
Desde el Infierno (Agosto Día 2)
Donde todo empezó (Agosto Día 3)
Bajo la sombrilla (Agosto Día 4)
Flores en la cabeza (Agosto Día 5)
Estos es un Tercio español (Agosto Día 6)
Paellas y Guiris  (Agosto Día 7)
Mirando como mira Marilyn (Agosto Día 8)
Muros de gomaespuma (Agosto Día 9)
La siguiente estupidez (Agosto Día 10)
El desamor como fuerza creativa (Agosto Día 11)
Un lugar en el mundo (Agosto Día 12)

31 días de Agosto: Relatos bajo la sombrilla

(Agosto Día 4)

El compañero Jorge Pastor está de vacaciones y aprovecha para publicar un relato por entregas que publica en Facebook. Me tomo la libertad de reproducirlo en mi serie #31diasdeagosto y os recomiendo su lectura.

Relatos bajo la sombrilla (1 de 14)
“Aquí empezó todo”
Después de una hora luchando contra el Levante, Lidia y Marcos arribaron con su kayak hasta la Cueva del Fraile, una gruta horadada por las embestidas del Mediterráneo a la que sólo se podía acceder remando. Según le explicó su madre hace muchos años, Lidia fue concebida ahí, en una tarde mágica de pasión.
Tampoco tardaron en encontrar la inscripción que grabó su padre en la roca: “Aquí nos amamos”. Treinta años después, Lidia también amó a Marcos en la Cueva del Fraile. “Aquí empezó todo”, cinceló en la pared antes de regresar.
Nueve meses después vino al mundo la pequeña Lidia.
Jorge Pastor / Playa de San José, 1 de agosto de 2017

Relatos bajo la sombrilla (2 de 14)
‘El beso’
El Óctopus estaba muy animado aquella noche de verano. Ainara, vestida con un precioso vestido de tul rojo que resaltaba su figura, llegó puntual a la cita. Después de una semana de risas y miradas de soslayo en la playa, moría de ganas por saborear los labios de Elena.
Ainara lo tenía todo atado. Reservado junto a la playa, cava Berdié muy frío, una docena de ostras y el disc jockey preparado para pinchar ‘A kiss to build a dream on’.
No hizo falta que Ainara y Elena se dirigieran la palabra en toda la velada. Amanecieron desnudas. Abrazadas. Besándose frente al mar.
Jorge Pastor / Playa de las Negras, 2 de agosto de 2017

Relatos bajo la sombrilla (3 de 14)
‘Despacito’
Augusto estaba a un solo ‘Despacito’, uno solo, de mandar el mundo a la mierda. En el gimnasio, en la heladería, en el telediario… aquella canción, repetida hasta el infinito, le enervaba hasta el punto de convertirlo en un ser agresivo. Como le ocurrió años atrás con ‘La barbacoa’ de Georgi Dann y los destrozos que, fuera de sí, provocó en Bar Lovento.
Su paciencia se colmó en misa. Sorpresa del coro: ‘Despacito’ con letra del Padrenuestro. Augusto estalló. Y de rodillas, vencido por la impotencia, imploró al Altísimo: “Pase de mí este cáliz”.
Jorge Pastor / Cala San Pedro, 3 de agosto de 2017

Relatos bajo la sombrilla (4 de 14)
‘El último polvo de sus vidas’
Su cuerpo, embutido en un corpiño de rejilla, se cimbreaba sobre la duna. La brisa levantina erizaba su vello y esculpía su cabello, teñido de oro por el crepúsculo. Desnuda de cintura hacia abajo, acariciaba su sexo lentamente mientras contaba los segundos para poseerlo, como en aquellas maravillosas tardes de amor sin normas.
Solo quedaban ellos dos en la cala del Bicho. Él, húmedo y frío tras el último baño, la penetró mientras lamía sus senos puntiagudos. Ella, entregada, tardó pocos segundos en alcanzar el orgasmo.
Fue el último polvo de sus vidas.
Jorge Pastor / San José, 4 de agosto de 2017

RECOMENDACIONES
-Leer los relatos de Jorge con un cóctel ad hoc. Os recomiendo un Bloody Mary
-Acompañar la lectura con buena música. En Spotify hay listas inusitadas. Bucear y encontrarás una para ti
-Cada relato está escrito en una cala o playa de Cabo de Gata de Almería. No dejes nunca de visitarlo.

NUEVA SERIE DE VERANO:
-31 días de Agosto / #31diasdeagosto
-La idea es recomendar rodeado de palabras con algún que otro sentido las canciones, textos, lecturas, libros, poemas, cómics, paisajes, palabras mientras agosto sigue pasando las hojas del calendario.
-Puedes participar con tus recomendaciones a través de los comentarios, con la etiqueta #31diasdeagosto en Twitter y Facebook

UNO A UNO
Son como hormigas (Agosto Día 1)
Desde el Infierno (Agosto Día 2)
Donde todo empezó (Agosto Día 3)
Bajo la sombrilla (Agosto Día 4)

Spiriman Ye-Yé: Yeah & Ya

Spiriman se ha vuelto Ye-Yé. Sí, por las yes o íesgriegas de sus dos reivindicaciones: Yeah, sí; pero también y ahora más que nunca, dice, ya.  El primer Yeah es el ya histórico “Dos hospitales completos”. Pero ahora, tras alcanzar las plataformas por la sanidad pública e Granada el acuerdo con la Junta de Andalucía para le proceso de desfusión hospitalaria en Granada, al “Yeah” de marras se le ha añadido un clamoroso “¡YA!”.

Y es porque no se fían. Por eso acusan a la Junta de “retrasar” el acuerdo de desfusión y siguen pidiendo las dimisiones de los responsables.

LAS FECHAS DE LA FUSIÓN A LA DESFUSIÓN
-21 de noviembre de 2014: Orden de la Junta de Andalucía que unificó los hospitales San Cecilio y Virgen de las Nieves en el Complejo Hospitalario Universitario de Granada
-7 de febrero 2017: El acuerdo para la desfusión hospitalaria se alcanzó entre la Junta de Andalucía y la plataforma por la sanidad pública en Granada el 7 de febrero de este año.
-27 de febrero de 2017: El Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) publica la orden de la Junta de la desfusión, de acuerdo con el compromiso adquirido por el Gobierno andaluz en el acuerdo suscrito el pasado 7 de febrero entre la Consejería de Salud y las plataformas sanitarias de Granada.
-1 de junio de 2017: El proceso ahora abierto es el de adaptación de las estructuras de dirección existentes en la actualidad a lo establecido en la  orden, acomodando su funcionamiento y competencias a la nueva demarcación territorial de áreas hospitalarias que se establece. Para ello, el Gobierno andaluz se da seis meseshasta finales de agosto–, a pesar de que cuenta con documento aprobado en el Parlamento autonómico que le adelanta el plazo al 1 de junio de 2017.

Habra que ver ahora si, independientemente del ánimo, interés y compromiso de la Junta de Andalucía por cumplir el plazo previsto de verano de 2017 para completar la desfusión hospitalaria en Granada, lo cumplen.

Y no es por criticar ni tampoco por malmeter, pero así de repente, y que yo sepa, no recuerdo NI UN SOLO PROYECTO que la Junta de Andalucía haya cumplido a tiempo , en plazo, en tiempo y forma, en Granada. ¿Empezamos? Ni Metro, ni AVE, ni Autovías ni el Teatro de la Ópera ni…. Bueno, y ahora que lo pienso, ni la Junta de Andalucía ni el Gobierno del país desde la Moncloa.

Tendremos que denunciar a todos y lo mejor es que nos los juzgarán a todos en el TSJA, en esas salas de lo penal que van a poner nuevecitas en Sevilla y Málaga.

Grafitis 1 – Pintadas 0

Van ganado los grafitis. Van perdiendo las pintadas. El arte urbano que representan los primeros debe permanecer. La falta de educación y de ciudadanía debe desaparecer con las segundas, las malditas pintadas que afean la ciudad. El debate debe ser sobre los grafitis. El consenso sobre las pintadas. Hay que ayudar a los artistas urbanos, a los escritores, a que desarrollen su creatividad. Hay que articular soluciones, buscar espacios, crear protocolos y aprovechar que Granada es una potencia en arte urbano y está reconocida internacionalmente como tal.

Es cierto que los grafiteros son como un grito de rebeldía y que pintan o escriben, como dicen ellos, para expresarse. también es cierto que más allá del quebranto de las leyes, saben que su arte, por definición es efímero y sujeto a las inclemencias meteorológicas, al paso del tiempo. O, directamente, a que te repinten encima, como ha pasado tantas veces. La última, por señalar, el ‘ecce homo’ que han hecho al retrato de Joe Strummer de los Chas en su propia placeta.

Otro reto que hay que resolver y que es asimismo peliagudo es el derecho que tiene cualquier ciudadano a privatizar un espacio público. Es decir, por qué un grafitero puede pintar en tal pared y a un ciudadano que pase por allá todos los días le tenga que gustar, tenga que aceptarlo y transigir. Si el espacio de la ciudad es de todos, todos podrán opinar sobre lo que se ahce con él. Sin ánimo de polémicas pero con ganas del debate, ánimo a crear un espacio de discusión al respecto. Y aviso que me pondré de parte de los grafiteros, por supuesto.

Para demostrar mi posición, me he pillado mi cámara de fotos y he fotografiado unos cuantos que me parecen que tiene cada uno de ellos y a su manera, un toque especial. Que habría que buscar la forma de protegerlos y de que tengan todas las bendiciones de las administraciones, sí; pero también de los vecinos que van a convivir con ellos.

Claro, lo que me interesa es saber tú qué opinas

Lágrimas rosas

Mucha gente viene a Granada y lo primero que visita antes que la Alhambra es el Ruido Rosa. El local, que acumula casi tres décadas de birras y canciones, está ubicado en la zona de Pedro Antonio de Alarcón, en la calle Sol, y ha anunciado su cierre esta mañana. En Facebook y para desolación de todos los que fueron, todos los que van y todos los que tenían pensado visitarlo.

Natalia, camarera del Ruido, DJ y cantante de Dolorosa, un grupo indie con muy buenas pintas, no puede dejar de llorar cada vez que se da cuenta de que cierran el garito: “Nunca he llorado tanto”. “Nueve años en la barra es mi vida”. “Es una injusticia”. “Luego dirán que si-sí y que no-no”. “Mierda”. Y sigue con sus lágrimas rosas y te das cuenta de que nadie llora como llora Natalia el Ruido Rosa. Su cierre.

Son las lágrimas de dos generaciones, la que se reunía en los años noventa, cuando el local estaba pintado de rosa y tenía la barra a la izquierda. Y la siguiente, la que el año pasado siguió con pasión la ‘Maniobra de Resurrección’ de 091 y dos décadas después se seguía reuniendo en el mismo local, esta vez con las paredes pintadas de verde oscuro y la barra a la derecha.

Dice la leyenda urbana que es cierta que los músicos que han hecho famosa esta ciudad de Granada se reúnen en el Ruido aunque nadie les vea. Que se han reunido siempre. Y es cierto. La última noche que me dejé caer por el Ruido bajé los escalones y tras cruzar la puerta me topé con J de Los Planetas y al escuchar el riff de guitarra que se abría paso por los altavoces le confié: “Sólo tú y yo en el bar sabemos que es Hendrix”. Se descolgó dos segundos de la nube, enfocó la mirada y sonrió.

Una vez abierto el puto baúl de los recuerdos tendré que contar que en esos mismos escalones me estrechó la mano un tipo llamado Joe Strummer. En un spanglish gutural me soltó un “Hola, tío”, y le pedí un autógrafo. Es la única persona a la que le he pedido un autógrafo. Y la última. Luego nos pusimos a fumar a beber y a bailar y brillaba entre todos el bueno de Jesús Arias, el amigo del líder de The Clash, que nos lo presentó.

Hay muchas más historias que contar. Seguro que cada uno de vosotros, cada una de vosotras, tiene la suya. Si te apetece, puedes compartirla en los comentarios y contamos entre todos la historia de un bar que es, fue y será como Roma cuando el Imperio, una idea. Que es el lugar donde vive el alma y la música, el amor y nuestra juventud.

El comunicado publicado en Facebook, completo:  “ESTA NO ES MANERA DE DECIR ADIÓS. Sí, amigos, durante los últimos 30 años hemos intentado hacer de Granada una ciudad mejor. Nuestro empeño ha sido difundir la cultura musical en todas sus formas, contribuir a crear una escena musical alternativa a la corriente mayoritaria y también, por supuesto, hacer de Granada una ciudad más divertida. Pero nos vemos obligados a decir adiós.

Han sido tres décadas en las que hemos formado una gran familia en torno al Ruido Rosa, un lugar en el que nos hemos visto reír y llorar, amar y odiar, cantar, disfrutar en la búsqueda constante del mejor arte. Tras las puertas del Ruido hemos sido capaces de crear un pequeño espacio para la libertad, pero ahora esa libertad no es posible.

No queremos despedirnos sin dedicar un recuerdo muy especial para los que se quedaron en el camino, para los que de un modo u otro habéis trabajado en el Ruido, y a todos los que asiduamente o de vez en cuando os apoyasteis en nuestra barra, vosotros lo hicisteis grande. Y, cómo no, a todos los artistas que os subisteis a su pequeño escenario, a todos muchas gracias por vuestro arte, gracias y adiós.

Adiós porque esto muere, desaparece, se pierde por el empeño de las administraciones en aplicar leyes que impiden el desarrollo de actividades musicales en locales como el nuestro.

El apoyo a la escena musical de nuestra ciudad no debe consistir sólo en gestos y proyectos de cara al turismo. Al menos habría que cuidar que no se destruya el tejido musical ya existente.

Teníamos una larga lista de actuaciones para este año, pero la estricta normativa y la presión de las sanciones han terminado por asfixiar uno de los últimos templos de la música granadina. El Ruido cierra sus puertas para siempre.

En estos 30 años hemos visto pasar por el Ayuntamiento de Granada todo tipo de opciones políticas, todas con un denominador común: la constante persecución a la música en cualquiera de sus manifestaciones. Tres décadas de constantes normativas, tanto del Ayuntamiento de Granada como de la Junta de Andalucía, que limitan, vigilan, presionan y hacen imposible el desarrollo normal de cualquier actividad. Claro está, con un claro y desbocado afán recaudatorio.

En el Ruido se ha movido buena parte de la escena musical granadina, y ellos lo saben. Hemos sido la contracultura, los que contestan, los que no se callan, y eso no les gusta.

Esto es lo que está pasando realmente en Granada, “la ciudad del rock”, la misma que entierra sus rios, mata a sus poetas y ahora también calla su música.

Esta vez ganan ellos, pero a veces hace falta un cadáver para que empiece una revolución. Pues bien aquí, lo tenéis.

Hey hey, my my, rock & roll will never die!

RUIDO ROSA”.