Etiqueta: Ideal

31 días de Agosto: Relatos bajo la sombrilla

(Agosto Día 4)

El compañero Jorge Pastor está de vacaciones y aprovecha para publicar un relato por entregas que publica en Facebook. Me tomo la libertad de reproducirlo en mi serie #31diasdeagosto y os recomiendo su lectura.

Relatos bajo la sombrilla (1 de 14)
“Aquí empezó todo”
Después de una hora luchando contra el Levante, Lidia y Marcos arribaron con su kayak hasta la Cueva del Fraile, una gruta horadada por las embestidas del Mediterráneo a la que sólo se podía acceder remando. Según le explicó su madre hace muchos años, Lidia fue concebida ahí, en una tarde mágica de pasión.
Tampoco tardaron en encontrar la inscripción que grabó su padre en la roca: “Aquí nos amamos”. Treinta años después, Lidia también amó a Marcos en la Cueva del Fraile. “Aquí empezó todo”, cinceló en la pared antes de regresar.
Nueve meses después vino al mundo la pequeña Lidia.
Jorge Pastor / Playa de San José, 1 de agosto de 2017

Relatos bajo la sombrilla (2 de 14)
‘El beso’
El Óctopus estaba muy animado aquella noche de verano. Ainara, vestida con un precioso vestido de tul rojo que resaltaba su figura, llegó puntual a la cita. Después de una semana de risas y miradas de soslayo en la playa, moría de ganas por saborear los labios de Elena.
Ainara lo tenía todo atado. Reservado junto a la playa, cava Berdié muy frío, una docena de ostras y el disc jockey preparado para pinchar ‘A kiss to build a dream on’.
No hizo falta que Ainara y Elena se dirigieran la palabra en toda la velada. Amanecieron desnudas. Abrazadas. Besándose frente al mar.
Jorge Pastor / Playa de las Negras, 2 de agosto de 2017

Relatos bajo la sombrilla (3 de 14)
‘Despacito’
Augusto estaba a un solo ‘Despacito’, uno solo, de mandar el mundo a la mierda. En el gimnasio, en la heladería, en el telediario… aquella canción, repetida hasta el infinito, le enervaba hasta el punto de convertirlo en un ser agresivo. Como le ocurrió años atrás con ‘La barbacoa’ de Georgi Dann y los destrozos que, fuera de sí, provocó en Bar Lovento.
Su paciencia se colmó en misa. Sorpresa del coro: ‘Despacito’ con letra del Padrenuestro. Augusto estalló. Y de rodillas, vencido por la impotencia, imploró al Altísimo: “Pase de mí este cáliz”.
Jorge Pastor / Cala San Pedro, 3 de agosto de 2017

Relatos bajo la sombrilla (4 de 14)
‘El último polvo de sus vidas’
Su cuerpo, embutido en un corpiño de rejilla, se cimbreaba sobre la duna. La brisa levantina erizaba su vello y esculpía su cabello, teñido de oro por el crepúsculo. Desnuda de cintura hacia abajo, acariciaba su sexo lentamente mientras contaba los segundos para poseerlo, como en aquellas maravillosas tardes de amor sin normas.
Solo quedaban ellos dos en la cala del Bicho. Él, húmedo y frío tras el último baño, la penetró mientras lamía sus senos puntiagudos. Ella, entregada, tardó pocos segundos en alcanzar el orgasmo.
Fue el último polvo de sus vidas.
Jorge Pastor / San José, 4 de agosto de 2017

RECOMENDACIONES
-Leer los relatos de Jorge con un cóctel ad hoc. Os recomiendo un Bloody Mary
-Acompañar la lectura con buena música. En Spotify hay listas inusitadas. Bucear y encontrarás una para ti
-Cada relato está escrito en una cala o playa de Cabo de Gata de Almería. No dejes nunca de visitarlo.

NUEVA SERIE DE VERANO:
-31 días de Agosto / #31diasdeagosto
-La idea es recomendar rodeado de palabras con algún que otro sentido las canciones, textos, lecturas, libros, poemas, cómics, paisajes, palabras mientras agosto sigue pasando las hojas del calendario.
-Puedes participar con tus recomendaciones a través de los comentarios, con la etiqueta #31diasdeagosto en Twitter y Facebook

UNO A UNO
Son como hormigas (Agosto Día 1)
Desde el Infierno (Agosto Día 2)
Donde todo empezó (Agosto Día 3)
Bajo la sombrilla (Agosto Día 4)

Día del Orgullo Gay: Ana estaría orgullosa


 

Ana Munain lo fue todo en mi vida.
Ana se murió hace ya mucho con treinta añitos y, me pesa tanto todavía que se me han vuelto a saltar las lágrimas.
Cada mes de junio, cualquier noche de entre semana, vuelvo a ir al Candela por si aparece.
En 2002, antes de partir, leyó unas palabras increíbles de esas que solo ella sabía encontrar.
Este es el texto que leyó tras la manifestación del Orgullo Gay en la Plaza del Carmen, bajo la bandera arco iris:

 

La doble oscuridad

Llegué a Granada en 1992, justo un día antes de que se muriera Camarón de la Isla. Tenía 24 años, llegaba desde Bilbao, era licenciada en Filología, Master en Periodismo y lesbiana. De esas lesbianas que van un poco a su aire. Me explicaré: la norma burguesa dice que una puede ser lo que quiera mientras sea discreta. Es decir, que sólo en el ámbito privado se puede expresar la diferencia, cualquier diferencia, en este caso la sexual. Es una norma cruel, pero a las sociedades conservadoras les parece que es incluso un gesto democrático, un gesto tolerante y magnánimo. Así que llegué a Granada con la lección muy bien aprendida. Si has nacido en el epicentro de un barrio burgués, y tu familia es de Bilbao de toda la vida, algo te dice que lo mejor es que pongas pies en polvorosa si quieres vivir libremente tu sexualidad. Supongo que, entre otras cosas, eso me dije al llegar a Granada. Nunca había militado en ninguna asociación, ni me había manifestado y ni siquiera frecuentaba los cafés y locales de la ruta gay, que en Bilbao son cuantiosos y veteranos. Mi corta experiencia asociativa se limita al carné de fútbol del Athletic de Bilbao y al Círculo de Lectores. En Granada encontré una ciudad curiosa: profundamente conservadora, hasta tocar la ranciedad, pero poseía (y posee) una capa de población de artistas tan numerosa, de estudiantes de paso, de extranjeros residentes, etc, etc, que dentro de la ciudad podías encontrar otra más abierta, más relajada, incluso más extravagante y loca. Si a eso unimos esa capacidad de Granada para el ‘dolce far niente’, parecía un sitio muy recomendable para sentar los reales. Se oía hablar de la mafia rosa en el mundillo cultural, una logia de homosexuales que controlaba la vida cultural de Granada; trabajé en la sección de cultura del periódico y les juro que nunca me tropecé con tal mafia. Pero también es cierto que todos los homosexuales que conocí eran hombres y si tenían algo de influencia, si se buscaba su opinión o si cortaban el bacalao de la cultura, siempre eran hombres. De las mujeres, lesbianas o no, no había ni rastro. De vez en cuando te cruzabas con alguna por la calle, había un par de bares de cierta tradición (La Sabanilla y La Sal), pero me llevó cerca de cuatro años en Granada encontrar mujeres lesbianas.La realidad diaria de una mujer lesbiana es dura, en Bilbao, Granada o Pernambuco. ¿Cómo seguir el filo delgado del lema ‘ni me escondo ni me expongo’? Creo que es una actitud bastante generalizada, sobre todo en el caso del lesbianismo. Nadie nos ve, hay encima una doble oscuridad que hace que el colectivo lésbico (si la palabra colectivo es pertinente) sea bastante opaco. Nuestra primera oscuridad es ser mujeres; la segunda, ser lesbianas. Es decir, que no pintamos nada. Ni siquiera tenemos el glamour, las lentejuelas y los tacones de plataforma de los homosexuales masculinos más osados y lúdicos. Ni siquiera somos un sector de consumo tan poderoso como el gay. Pero ¿se imaginan un mundo donde las mujeres no sean definidas en función de los hombres? Probablemente esto es lo más divertido del lesbianismo, la posibilidad de fraguarte un mundo a medida. Cada vez que regreso a Granada encuentro a la ciudad revolucionada, para después verificar que sigue fiel a su estatismo. Recuerdo noches muy divertidas en los pubs Fondo Reservado, en el Local y en Al Pie de la Vela, que es lo más kitsch que conozco, pantera con diamantes incluida. También recuerdo que en esta ciudad se fraguó mi identidad como mujer lesbiana; aquí empecé a reconocerme y conocí a mujeres con mejor información que yo, planteamientos inteligentes que me dieron esa llave hacia la habitación propia que Virginia Woolf recomienda a toda mujer. Sigo sin asociarme a nada y ya no me pregunto a mí misma si me escondo, me expongo, voy, vengo, subo o bajo. Una tiene la certeza de quién es y sobre todo, quién desea ser. Esa certeza me la regaló Granada y es una forma hermosa de descanso. Lo demás esta aún por hacer. Pagamos impuestos y seguros sociales, como todo el mundo. No sé por qué tenemos que exigir que contemplen nuestros derechos cívicos básicos, ni por qué la orientación sexual te deja fuera de un sistema que sí te tiene en cuenta a la hora de recaudar. Ningún gobierno laico debería tener dudas sobre la total equiparación de derechos, sobre todo porque ningún gobierno laico debería poseer el derecho a censurar por cuestión de orientación sexual. Lo recoge la Constitución. En Bilbao, en Granada y en Pernambuco.

 

El alcalde de Granada lee el Ideal

DoblePortada02

A la izquierda, portada de este pasado domingo con el informe de IDEAL titulado ‘Albaicín. Bajo el peso de los años’, donde se detalla medio siglo del barrio con todos sus problemas, los datos del envejecimiento de la población, la falta de niños, la ausencia de un plan urbanístico, la opinión de todos los grupos políticos municipales y reportajes específicos sobre la educación y la seguridad, así como testimonios de todo tipo.

Estos trabajos periodísticos no caen en saco roto. El alcalde, José Torres Hurtado, se lee el Ideal. Según avanzaba la jornada, ideal.es publicaba:

“Junta y Ayuntamiento negociarán un convenio de inversiones para el Albaicín”
“El alcalde desvela que el gobierno andaluz está dispuesto a financiar obras en el barrio, pero sigue reclamando parte de los ingresos de la Alhambra” (Lee en este link toda la información)

Sigamos. A la derecha, la portada de hoy mismo, donde se constata que Granada lleva ya todo un año sin tren, lo que le convierte en la única capital española sin conexión ferroviaria. En mi muro de Facebook he publicado esta mañana el siguiente texto:

“Bla-bla-bla-blá La Junta. Porque bla-bla-bla-blá el Gobierno de Rajoy. Que no que bla-bla-bla-blá la culpa es de la herencia recibida de ZP. Bah. Y una pollah. Bla-bla-bla-blá la culpa es de Rajoy y de la ministra Pastor. Para nah. Bla-bla-bla-blá la culpa es del alcalde de Graná que lleva 14 años y ni AVE, ni estación en la plaza de Europa, ni estación de Moneo y seguimos con la estación de la Señorita Pepis. Lavin compae que no. Que bla-bla-bla-blá que Susana Díaz dice que vendrá soterrado…
La realidad: Granada lleva ya un año sin tren y es la única capital española sin conexión ferroviaria
Dos reflexiones:
1-Política: ¿Tenemos la clase política en Granada que merecemos?
2-Periodismo: Para cuando se nos critique, recordar qué medio denuncia y fiscaliza la labor de nuestros políticos respecto a los intereses generales de Granada.
Y un +1 como una catedral para María Victoria Cobo Cueto, Alfredo Aguilar Rubio, Quico Chirino y todo el equipazo de la Redacción de IDEAL”.

Y, por si no fuera suficiente la declaración del alcalde sobre el Albaicín ¡lo hace también del AVE!

“El alcalde pide a Fomento que marque una fecha para la llegada del AVE”
“Torres Hurtado se ha mostrado ‘enfadado’ por la falta de concreción en las obras de la alta velocidad al cumplirse un año sin conexiones ferroviarias” (Lee la información en este link)

Así que tendremos que seguir haciendo nuestro trabajo.

Conectado a la biografía de 091

091-2-OK

Estoy conectado a 091 desde aquella noche en la Krokis, detrás de Hacienda, actual Booga, que sonó La Vida qué Mala es y danzamos como malditos y, cuando terminamos, salimos en coche en septiembre hacia Donosti. Sobre las cinco de la mañana, una barrera de fuego cortaba la autopista y tuvimos que frenar. Seguía sonando La Vida Qué Mala Es. Yo estaba adormilado y el Morán me soltó: “Bienvenido a Euskadi, Kapullo”.

091-1-OK

He quedado a la una de la tarde con Juan Jesús García, El Juanje, que firma JJG en el Ideal las crónicas musicales, las críticas de los conciertos. Es el autor de las fotografías más icónicas de Mr. Joe Strummer vestido all in punk con la Alhambra de fondo.  Si hubiera cobrado un pavo por cada vez que se han publicado sin su permiso ahora sería muchimillonario. Le importa dos cohones. Se encontró tirado a Strummer medio pedo una noche y lo llevó a su pensión. Ahí le dijo: “Mañana entrevista”. Y así va uno entrando en la historia.

JJG dedica el libro

Porque eso es lo que ha hecho JJG con su biografía de 091: Historia. Ha contado en sus páginas la historia de los Cero, sí. Pero también la de Granada en su transición de mediados de los setenta a mediados de los noventa. Un retrato de una ciudad vigorosa que ya no existe y que se trata de recuperar en vez de permitir y dejar libre. Es también el retrato de una generación que gracias a los ‘Aullidos, Corazones y Guitarras’, ha conectado con toda otra generación que dos décadas después soñaba con ver a los Cero en directo y que van cumpliendo su sueño. Tal es la potencia de 091. Sobre estas líneas, JJG dedicándome el libro. Muchas gracias compañero.

Cuaderno

Madrid. 1989. Este cuaderno está en manos de JJG y se lo ha regalado al Pitos este mediodía. Se ha quedado conmocionado. El cuaderno encierra historias, Doce Canciones SIn Piedad, textos variados y dibujos. Si este material está aquí ahora en este blog imagínate lo que guarda la biografía de los Cero: “Hay material fotográfico que ni siquiera el grupo sabe que existe”, cuenta JJG.

Abrazo

El biógrafo y uno de los protas en la calle Escuelas. Es hermoso verles después de haber vivido juntos toda una vida de escenarios y noches sin dormir. Juanje me decía que les conoce desde que ellos tenían quince añitos, o menos. Hasta hoy. Todos hombres hechos y derechos. JJG me ha dedicado el libro y me ha puesto que 30 años después seguimos en la carretera, desde Granada a La Rioja, donde en la madrugada del 4 de enero, veinte años después del Último Concierto, volvimos a ver a los Cero y JJG y yo nos volvimos a abrazar. Ahí estábamos los dos, como siempre. Tío. Eso une.

Los TResEn esta foto, el Gran Molero nos ha retratado como somos, tres hombres de negro sin futuro pero con pasado, que no está mal. El Pitos lleva el libro en la mano. No dejes de leer esta historia, esta biografía de Granada y los Cero. Disfrutarás. Subidón.

El libro está lleno de testimonios, memoria y documentos, Y es en sí mismo un homenaje a los amigos que se fueron. Va por ellos.

Sólo para ceroinómanos: Las mejores páginas de 091

El diario IDEAL de Granada siempre estuvo del lado de 091.

Hace dos décadas, primero envió al periodista Santiago Sevilla a cubrir para el suplemento Zarabanda el penúltimo concierto. La dobles páginas, con un diseño en negativo espectacular, con un texto de Santi para enmarcar y unas fotos de Juan Antonio Palma que son ya historia, cobran ahora, dos décadas después, todo su sentido.

Semanas más tarde, en mayo de 1996, Juan Enrique Gómez y Juan Jesús García firmaron sendas crónicas sobre el Último Concierto de Maracena.

Ahí van:
091a 091b

091_juanenrique

091_juanjesus