Los efectos del tsunami Griñán

En las últimas elecciones autonómicas pocos apostaron a que José Antonio Griñán seguiría como presidente de la Junta de Andalucía. Incluso en su propio partido algunos preferían que fracasara, se diera un batacazo y volvieran, cual ave fénix, los que creían todavía guardar las viejas e inamovibles esencias del socialismo. Se equivocaron y me temo que ahora vuelvan a cometer el mismo error.

La puesta en marcha del mecanismo sucesorio en el PSOE de Andalucía ha provocado un tsunami. El anuncio, ya les dije la semana pasada, cogió con el paso cambiado a casi todo el mundo y hasta el propio Griñán se ha visto algo sorprendido con lo acontecido esta semana. El anuncio de su consejero de Agricultura y Medio Ambiente, Luis Planas, creo que no entraba en los planes de Griñán. Ambos se respetan y tienen ciertas similitudes. El que Planas, «una persona formada», según declaró Griñán en la entrevista que publicó IDEAL el pasado domingo, posea un perfil más técnico y escasamente político, le hace que no posea muchas posibilidades, quizá ni tan siquiera para alcanzar los casi 7.000 avales necesarios para acceder a las primarias. Planas, a pesar de haber sido secretario provincial de su partido en Córdoba, es por tercera vez consejero, las dos anteriores con Manuel Chaves. Lo fue de Presidencia, lo que significa que debía ser el «gran fontanero» y coordinador entre el resto de consejeros y de las relaciones con el partido. No triunfó. Otros tampoco. Hasta que llegó Gaspar Zarrías y fue el «solucionador» de casi todo. Esta semana ha salido a relucir el nombre de este jienense con motivo de la investigación de la jueza Alaya sobre los ERE. De momento, a esperar, como el resto de la nueva tanda de imputados, entre ellos la que fuera consejera de Economía y Hacienda, Magdalena Álvarez, a quien Griñán sustituyó.
Los otros dos nombres propios socialistas, y aspirantes al poder en Andalucía, son el de José Antonio Rodríguez Salas, alcalde de Jun, conocido él y su pueblo en el mundo entero, especialmente por Twitter, y el de Susana Díaz, la actual consejera de Presidencia, cuya presentación como aspirante este pasado jueves en Antequera fue toda una demostración de poderío. Pero nos queda tiempo para hablar de todos ellos.
En fin, que entre las primarias exprés, mejor rápidas a que no se celebren, y los ERE nos hemos entretenido. Pero quizá lo más trascendente haya sido el posicionamiento del PSOE con respecto al ámbito territorial, autonómico, federal y constitucional, acordado este sábado, al alumbrar la denominada ‘Declaración de Granada’. La igualdad debe ser siempre el elemento sobre el que pivote la unidad de un Estado de Derecho. El PSOE, en este caso, con cierto impulso andaluz, ha dado muestras de sensatez frente a las tibiezas o desbarres independentistas. La cuestión es si en este momento lo prioritario es modificar la Constitución o salvar los derechos sociales. ¿No les parece?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *