Nuevo Golf GTI Cabrio: el hermano loco del Rey

¿Cómo se puede mejorar un producto que a los ojos de muchos es inmejorable? Volkswagen ha optado por ‘destaparlo’ y dejar que todos, los que pueden acceder a él y los que no, lo admiren

Volkswagen no ha querido dejar escapar la oportunidad de ofrecer su GTI para los que quieran viajar al aire libre. No es la primera vez que lo hacen, y se espera que no sea la última. Desde la primera generación del Golf, la compañía ha hecho una versión descapotable que ha funcionado muy bien entre los usuarios y que en muchos casos se ha convertido en un objeto de coleccionista.

La nueva versión descapotable es además un coche muy deportivo. El mítico GTI, el Rey, se hace descapotable para disfrutar de 210 CV. El motor TSI en versión manual o automática ofrece sensaciones que son difícilmente superables en otros modelos del mismo segmento. Se llega de 0 a 100 en 7,3 segundos y la capota se abre al cielo en menos de 10, aunque estos dos movimientos no son compatibles como es lógico, ya que hay que circular por debajo de 30 km/h para que funcione el mecanismo. El consumo oficial que registra este modelo se sitúa en los 7,6 litros a los 100 km, una media ajustada para un motor con tanta potencia y un brío espectacular.

Volkswagen también se ha atrevido a poner techo de lona. Donde otras marcas, o ellos con otros modelos como el EOS, utilizan techo duro, la compañía alemana opta por el clásico techo de lona, auténtico reclamo para los puristas de los descapotables y para todo aquel que pueda permitírselo. Todo lo demás en su exterior es igual al de cualquier GTI, con su frontal típico que lo distingue de los demás modelos de Golf. Las llantas son de 17 pulgadas, aunque también están disponibles como opción las de 18.

Sin embargo, puede que algunos factores vayan en su contra. El precio sin duda, será uno de ellos. La versión ‘normal’ parte de los 35.270 euros, y si se opta por el cambio automático DSG, la cantidad sube hasta los 37.120 euros. Aunque sean dos modelos diferentes, el potencial comprador puede mirar hacia el Volkswagen EOS, el otro cabriolet de la marca alemana. El precio de este último le puede hacer desistir, ya que el mismo motor cuesta en el EOS 38.460 euros, lo que significan 3.000 euros más. Para el DSG, hará falta pagar 40.470, por lo que la comparación no es muy buena, por lo que larga vida al Rey, al cuerdo y al loco.

Además, en unos meses Volkswagen tiene pensado sacar al mercado el Golf GTI R, con más CV para disfrutar. Por lo menos, ya se le ha visto rodando por Alemania.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *