La tragedia de las carreteras granadinas

cuestaCada vez que ocurre un accidente como el de Salobreña nos lamentamos por una víctima mortal más en accidente de tráfico. Una tragedia que se suma a las miles de vidas perdidas por no contar con unas infraestructuras que sean capaces de salvar vidas. En nuestro país, el 70 por ciento de los accidentes se produce en vías secundarias.

Las autovías y autopistas no solo se construyen para fomentar el turismo o la industria de una zona determinada, se tienen que hacer básicamente para salvar vidas. En España, la velocidad en autovía está limitada a 120 kilómetros por hora porque está estudiado que a más velocidad es difícil sobrevivir tras un accidente, en relación a la calidad de la carretera.

La N-340 suma con la de esta mañana una nueva víctima en su historia a su paso por Granada. Cuando un conductor llega a Granada procedente de Málaga puede tener la percepción de haber retrocedido en el tiempo 30 o 40 años, ya que la autovía que nos deja en la Costa Tropical es completamente nueva. Lo mismo da si llegamos de Almería. Al entrar en la provincia granadina, se acaba la autovía de manera inexplicable. La Rábita, Los Yesos, La Mamola, Castillo de Baños son pueblos por los que pasa una carretera por las que circulan cientos de camiones todos los días, ya que son los encargados de transportar las verduras y hortalizas del campo de la Costa de Granada. Y la situación sigue más allá de Motril.

Uno de esos camiones ha tenido hoy la mala suerte de patinar en una vía de doble sentido, provocando un accidente de consecuencias irremediables. Está claro que quien tenga algo que hacer en este tema, se tendría que poner a hacerlo.

La imagen que acompaña al texto es de Javier Martín (@fjmartinf), fotógrafo de IDEAL en la Costa de Granada.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *