La DGT pone a punto su nuevo radar para la operación salida

radar-nuevo

Llega a nuestras carreteras el Multaradar C, un nuevo sistema casi imposible de detectar y que puede medir la velocidad en seis carriles al mismo tiempo y de noche

La tecnología avanza, y lo hace en todas las direcciones. Si los detectores de radares (ilegales), son cada vez más potentes, los radares son más inteligentes para que no puedan ser cazados. El peligroso ‘juego’ del ratón y el gato que algunos conductores practican ha subido de dificultad y ahora todos los que vayan a la caza de los radares lo van a tener un poco más difícil. A pesar de la publicación de los radares tanto fijos como móviles en las carreteras española, aún hay conductores que sobrepasan la velocidad máxima permitida en vías y situaciones en las que ponen en riesgo la integridad de ellos mismos y la de los demás.

Por esta razón, la DGT ha adquirido varios radares del tipo Multaradar C para instalarlos en sus vehículos camuflados. El conductor ya no podrá ver esa antena con forma de cono que nos decía que estábamos ante un coche espía. Ahora veremos algo raro, ya que no hay cono. El que tenga la ‘suerte’ de encontrarse con estos vehículos verá algo raro porque algunos modelos que integran el nuevo dispositivo tienen modificada la calandra central, en algunos casos en el lugar donde está el logotipo de la marca del vehículo. Ahí es donde se sitúa un panel negro que se despliega para cazar al infractor. En otros casos, como el que aparece en la foto, el dispositivo está justo por encima de la matrícula, colocado muy discretamente.

El sistema del Multaradar C es mucho más avanzado que los anteriores, ya que puede medir la velocidad (y multar) analizando seis carriles a la vez. Esta nueva herramienta es mucho más precisa que sus antecesores, funciona parado y en marcha. Como novedad trabaja también de noche, gracias a la incorporación de un flash que hace que este radar se aún más eficiente. De momento el Multaradar C solo se ha instalado en vehículos, aunque también puede funcionar en cabinas y en trípode, por lo que su uso se podría generalizar si la Dirección General de Tráfico justifica su inversión.

A pesar de la precisión del nuevo radar de la Dirección General de Tráfico, hay un ‘truco’ infalible para que no acabar pagando una multa: respetar los límites de velocidad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *