Que baje el Brent no quiere decir que te costará menos repostar

 

TFGP.

El precio al que cotiza el barril de petróleo no tiene porque tener una incidencia directa en el precio que pagamos en las estaciones de servicio por él

Dicen un proverbio chino que “el aleteo de las alas de una mariposa se puede sentir al otro lado  del mundo”. Puede ser cierto, pero esa no parece ser la naturaleza del comportamiento de los  precios de la gasolina y gasóleo que consumimos la mayoría del primer mundo y el precio del  barril que compramos a los países del segundo y tercer mundo.

Esto es lo que comprobamos cada vez que leemos que el barril de Brent está cayendo en picado en bolsa o que ha bajado en un gran porcentaje desde hace un tiempo. Según la Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos (AOP), son varias las razones que hacen distinto el precio del petróleo en su origen y el del producto final.

En primer lugar, el precio de los carburantes depende más de los mercados al por mayor, más  estables, que de las cotizaciones bursátiles, más flexibles. Estos mercados analizan la oferta y la demanda y la tendencia que puede existir en un determinado momento, así como el la situación de cambio entre el euro y el dólar.

cotizaciones-petroleo

 

También hay que tener en cuenta que en el precio que el consumidor paga por el combustible hay algo más que líquido negro. A la gasolina y al gasóleo hay que sumarle los impuestos y los costes de distribución, que representan hasta un 68 por ciento del coste final, un porcentaje muy importante. Aquí hay que recordar que España es uno de los países que más energía importa, ya que no dispone de recursos propios.

En este sector, como en el eléctrico, los impuestos que recauda el Estado representan la mayor parte del precio que pagamos, por lo que la responsabilidad del precio que los consumidores pagamos también hay que buscarla en la Administración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *