¿Sobrevivirá el diésel al escándalo Volkswagen?

A Golf diesel car is seen at a Volkswagen dealer in Berlin on September 22, 2015. In an affair that originally broke on Friday and has unfolded rapidly since then, VW has forced to admit on Tuesday that 11 million of its diesel cars all around the world are equipped with devices that can cheat pollution test. AFP PHOTO / ODD ANDERSEN
AFP PHOTO

Las mentiras de la marca alemana pueden suponer un impulso para el mercado de la denostada gasolina y para el de los coches híbridos

Que las siglas GTI y TDI estén en la comida familiar del domingo no es algo habitual, pero a veces ocurre y esta vez no era para bien. Atrás quedan los años en los que Volkswagen y su grupo (Audi, Seat y Skoda) eran un símbolo de confianza sin posibilidad de quiebra, sin atisbo de duda. Todo aquel a quien le preguntarás, entendiera más o menos de lo que es una bujía, recomendaba comprarse un coche de la marca alemana. Ellos fueron los que se convirtieron en los reyes de las carreteras con el GTI, para que luego desembarcaran los TDI y como guinda del pastel, el GTD.

Los TDI se pusieron de moda a mediados de los años noventa, gracias a esa alegría que daba el turbo que dejaba atrás el mítico y famoso ‘reprix’ del motor gasolina. Los coches diésel ya no eran tractores pequeños, eran vehículos potentes, deportivos, bonitos, cada vez más silenciosos… Hasta que la codicia hizo su aparición, y los datos empezaron a ser escalofriantes. Algunos recordarán el spot televisivo en el que un Audi A4 consumía 4,3 litros a los cien kilómetros, además de aquellas campañas de la marca de los cuatro aros en los que se promocionaba el TDI en las carreras de Le Mans. Tener un TDI era lo mejor que había, y si era de la casa Volkswagen, no había nada más que hablar, la perfección. Hasta que se descubrió que todo era mentira.

Volkswagen ha matado a la gallina de los huevos de oro y le costará mucho volver a recuperar algo que en esta vida es primordial: la confianza. ¿Pero si cae el rey de los diésel dejará de existir el reino? Lo cierto es que los diésel no tienen un reino, tienen un imperio, y no parece que este vaya a desaparecer, sobre todo por los grandes consumidores de este combustible. El que sí que se puede replantear su decisión de compra es el pequeño consumidor, el que está siempre con la sempiterna duda del tipo de combustible, el que hace cuentas con calculadora en mano, el que necesita conocer las ventajas y desventajas del diésel.

 

Ventajas

1. Consume menos. Un motor diésel consume menos combustible, por lo que si se recorren
muchos kilómetros es preferible tenerlo como aliado. Pero siempre es bueno consultar con la calculadora. Si no llegas a 15.00 kilómetros, mejor la gasolina que el gasoil.

2. Combustible más económico. Puede haber hasta 10 céntimos de diferencia entre el diésel y la gasolina de 95 céntimos, lo que puede representar un ahorro importante en la vida útil del vehículo.

3. La alegría del turbo. Los motores equipados con turbo diésel tienen un gran poder de aceleración y de recuperación, y no se nota demasiado en el consumo.

4. Motores más resistentes. Están hechos para durar más kilómetros, ya que su uso siempre ha ido asociado a máquinas más grandes que vehículos personales.

5. Reventa más atractiva. Por su buena fama, el dueño del vehículo puede encontrar más compradores si hay que venderlo de segunda mano.

 

Inconvenientes

1. 3.000 euros o más. A la hora de comprar un vehículo, el motor diésel puede disparar un presupuesto. 3.000 euros o más puede subir el precio de un coche que funcione con gasoil.

2. Más revisiones y cambios de aceite. Son motores más duros, pero también necesitan más cuidados. Los cambios de aceite deben hacerse con más periodicidad que en los motores de gasolina y cualquier avería suele ser más cara.

3. Combustible “cancerígeno”. En 2012 la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer, un organismo de la OMS, elevó el humo de motores diésel a la categoría de ‘cancerígeno’ para humanos. Este tipo de combustible es considerado tan peligroso que en algunos países como Japón están prohíbidos este tipo de vehículos.

4. Demasiada robustez. El ruido y la sensación al volante se han intentado mejorar, pero el diésel no engaña en la calle ni conduciéndolo. La rumorosidad sigue siendo un punto en contra de los diésel.

5. Cuidado con la bomba. La nueva legislación obliga a todos los diésel a montar un filtro antipartículas, conocido como FAP o DPF. El filtro se limpia de forma automática sin que el conductor lo note, pero hay algunos vehículos que tienen que recorrer unos cuantos kilómetros para que la operación se complete. Si el coche no circula los kilómetros necesarios, se puede averiar la bomba de inyección, por lo que la avería puede costar más de 400 euros.

 

Alternativas

Si los inconvenientes pueden más que las ventajas, la primera alternativa puede ser la gasolina. Las grandes marcas se están dejando la piel en poner a punto sus vehículos de gasolina y los consumos son cada vez menores gracias al downsizing, es decir, la utilización de motores pequeños que otorgan las mismas prestaciones que uno grande.

En cuanto a los híbridos, las ventas siguen aumentando y han subido un 56 por ciento en lo que llevamos de año. Además, se han vendido 84 vehículos eléctricos. En la provincia de Granada se han vendido 127 vehículos híbridos, 36 en Jaén y 175 en Almería. También se registra un incremento en los vehículos eléctricos, ya que en Almería hubo 15 matriculaciones, 5 en Granada y tres en Jaén.

Aunque los motores que incorporan los últimos avances tecnológicos aún no superan las ventas de los sistemas tradicionales, es cuestión de tiempo que los primeros supongan una alternativa real. Una de las claves es económica, por lo que la tecnología tendrá que ser cada vez más accesible, pero otra es la confianza en esos nuevos sistemas, confianza que a marcas como a Volkswagen le costará mucho tiempo recuperar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *