LA PERIFERIA DORMITORIO: ¿EL SUEÑO DE LA CLASE MEDIA?

“La Ciudad Comprometida”

Por Rafaèle Genet Verney. Arquitecta de GR arquitectos

Ejemplo de periferia dormitorio.
Ejemplo de periferia dormitorio. Fuente: Internet.

Mientras nuestros compatriotas se acostumbran a navegar durante el fin de semana de un parking a otro, los barrios residenciales florecen. Hay que decir que no han podido escoger mucho, los franceses, con la crisis de la vivienda, que empezó después de la segunda guerra mundial. La población del país ha sido estable desde la mitad del siglo XIX, pero el babyboom, la aceleración del éxodo rural, el empleo de inmigrantes y la llegada de los repatriados de Algeria han cambiado las reglas del  juego: hay que construir y rápido, para erradicar las chabolas. Será durante veinte años la política de los polígonos, a la cual la circular de Guichard pone un punto final en 1973. Es momento de dejar espacio para el sueño residencial!

Chalets en Cordemais.
Chalets en Cordemais. Fuente: Internet.

Es verdad que en los años 20, los principios del  éxodo rural dieron lugar a las primeras urbanizaciones: los famosos chaletes “Loucheur” de la periferia parisina. Pero ahora cambiamos de escala. ¿Es realmente el sueño de todos los franceses tener un chalet? Es lo que dicen todos los gobiernos desde Valerie Giscard d’Estaing, y apoyan sus políticas en el rechazo de los polígonos y al apoyo a nuestra “memoria rural”.

“La opción del chalet se convierte en una elección exigente” constata David Mangin. “Los centros urbanos son inabordables, las familias de nivel medio, la mayoría, son condenadas al exilio periurbano, y lo seguirán siendo mientras falte una buena oferta de residencial plurifamiliar”. Por lo tanto, como lo observa Bruno Fortier, “untamos chalet al kilómetro. Es fácil y barato”.

Otro ejemplo.
Otro ejemplo. Fuente: Internet.

Concebida por promotores constructores, la casa es un “producto”  que se pide por catalogo. Por todos lados, el mercado ofrece urbanizaciones con calles en forma de raqueta, parcelas idénticas, y adosados apoyados en un mismo sótano de hormigón. Nos olvidamos de la relación visual con la ciudad antigua. Las plantas de los jardines son compradas en promoción en los viveros de los centros comerciales, y nos olvidamos de las flores locales y del paisaje.

El poder político ayuda: incapaz de conseguir la continuidad urbana, compensa imponiendo reglas draconianas a los “PLU” (Planes Locales de Urbanismo). La “DDE” (Dirección provincial del equipamiento: nuestra Conserjería de Vivienda y Ordenación del Territorio) imponen sus normas y los arquitectos de “Bâtiments de France” (nuestra Conserjería de Cultura) homogeneízan a golpe de pastiches regionalistas. Intentar construir una casa de madera o solo un poco personalizada en una urbanización es un combate urbanístico! Se rechazan los proyectos, hay que explicarse con el alcalde, presentar 3 visados, hay recursos, la gente se desanima!

Caen.
Caen. Fuente: Internet.

<!–[if !supportLineBreakNewLine]–>

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *