¡¡¡SOCORRO!!!

“La Socidead Comprometida”

Hoy compartimos un texto que nos han enviado y que ya ha aparecido publicado en las secciones de opinión de varios periodicos granadinos. Una carta al director que es un grito de “auxilio abierto” y con el que no podemos estar mas de acuerdo:

 ¡¡¡Socorro!!! Este es el grito de miles de personas que estamos asistiendo impávidas a la ola de inmoralidad política que nos ha invadido. Nos sentimos indefensas ante tanta tropelía.

 No podemos decir que la corrupción sea cosa de un partido, la generalización de esta práctica es el mayor daño que se ha hecho a la democracia. Si Tejero nos tuvo en jaque hace unas décadas, no menos  antipatriotas y dañinas son estas malas artes. Da igual si la corrupción se manifiesta en forma de sobres, trajes, EREs,  fundaciones,  asesores,  consejeros,  “yernísimos” o de lo que nos quede por ver; todas, en su conjunto, son la misma práctica mafiosa que ningún partido está dispuesto a cortar;  de ahí nuestro grito de socorro. Nos han estafado a quienes creímos que nuestros representantes eran dignos, como digna es la política.

 Nuestra petición de auxilio llega también a la Unión Europea que, ante todo, se debería preocupar de defender a los ciudadanos  que viven en países donde los legisladores hacen leyes a su medida para  tapar sus robos.

 Conceptualmente hablando, y salvando las distancias, hemos vuelto a la Edad Media; nosotros, los de a pie, somos como los vasallos de antaño: siempre pagando tributos; nos han robado los derechos que hemos adquirido durante 30 años, solo les queda poner, por decreto, el derecho de pernada. Mientras, ellos, los que nos dicen que hemos vivido estos años por encima de nuestras posibilidades, los señores feudales modernos, viven, sin pudor, nadando en la abundancia.

 No queremos, con esto, que alguien piense que la solución es acabar con la democracia y que esta ha sido la fuente de nuestros males. Somos  defensores a ultranza de esta forma de gobierno  y ahora, más que nunca, debemos defenderla.

 Apelamos a los jóvenes honestos que hay en cada partido para que acaben con los “carcamales políticos” que, acomodados en su sillón, nos han llevado a la ruina. Sois la única esperanza que tenemos los que creemos en la democracia. Terminad con los aparatos del partido que ante un hecho probado de corrupción miran para otro lado o se dedican a decirle a otros partidos “y tú más”,  en lugar  de cortar de raíz el problema. Abrid las ventanas de vuestras sedes para que entre una bocanada de honradez y terminad con quienes han hecho de la política su cortijo particular.