Alhambra, Generalife y Albaicin: nuestro patrimonio mundial a reflexión.

“Noticias y Actualidad”

 

El próximo 19 de noviembre se va a celebrar en el centro municipal Aliatar Albaicín, con motivo de los 20 y 30 aniversarios de la inclusión de la Alhambra, Generalife y Albaicín en la Lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO, “Alhambra-Generalife-Albaicín 1984,1994-2014 seminario técnico de reflexión sobre el sitio declarado”.

Un seminario, organizado por el Centro Unesco Andalucía, que tiene entre sus objetivos reflexionar sobre el estado de los bienes y va dirigido a las personas responsables del patrimonio de la ciudad de Granada, que  desde distintos órganos de la Administración, instituciones profesionales, culturales o  sociales, tienen responsabilidades directas o indirectas sobre el estado de  conservación requerido por la Convención sobre el Patrimonio Mundial.

Desde la Ciudad Comprometida creemos que es una gran oportunidad para crear un espacio de encuentro e ideas en el que los profesionales y responsables pongan en común el estado de conservación actual, y marquen las líneas de futuro, así como un espacio para la reflexión sobre cuales deben ser las pautas a seguir de aquí en adelante para mejorar nuestro patrimonio.

El arquitecto Juan Carlos García de los Reyes, como redactor del PEPRI Alhambra, participará como ponente en “El planeamiento urbanístico como instrumento de protección patrimonial: Los planes especiales de la Alhambra y del Albaicín”  junto con otros compañeros. Gracias a él podremos compatir con vosotros próximamente algunas de las conclusiones emanadas de los debates que allí se generen.

4 Comentarios

  1. He leído estas líneas y la convocatoria de técnicos en un seminario sobre el estado de conservación actual, las líneas de futuro y el mejorar nuestro patrimonio. Y me parecen líneas loables de la reunión, pero para un granadino, amante de su cuna y como un “añadido y extraño, técnicamente reconocido”, me produce miedo. Me da terror que no existiendo ninguna organización superior que regule las decisiones con un método de revisión y aprobación, me da miedo. Veo bien que se revisen los efectos de la ancianidad del monumento, el desprendimiento de azulejos, la viga desprendida, el mocárabe afectado por la humedad, las rutas de acceso entre los recintos de Albaicín y el palacio árabe…etc. Pero siempre sin perder la forma original, el trazado de acceso con respeto al paisaje y esta preciosa personalidad que los tiempos nos han legado.
    Sí veo bien, la renovación vegetal de los jardines, la selección de la flora que arome el paso del visitante…etc., etc. Todos los cronistas de la época, nunca hablaron de la grandiosidad de la construcción y si de los bosques y jardines que circundan el serrallo. La naturaleza siempre ha sido la musa del poeta árabe. Desde aquí aliento en la esperanza que este seminario, reconozca que la conservación de la Alhambra debe y será integral, pero nunca reformada a la utilidad del paseante. GRACIAS

  2. Yo creo que no sólo se ha de revisar es estado material de los sitios declarados,que por supuesto es importante, si no también como, mediante el urbanismo, se deben de vincular estos sitios con la ciudad, los granadinos y los visitantes. En este aspecto creo que el Albaicín es el mayor de nuestros problemas, un espacio declarado patrimonio mundial, pero que no se nos puede olvidar que no es un “minihollywood,”, que vive gente que tiene unas necesidades de bienes y servicios como cualquier otra, y que si queremos que el Albaicín se mantenga, sus vecinos han de mantenerse. Creo que estos seminarios, más que el estado de conservación, ha de discutirse el estado de gestión, y como solucionar la dicotomía entre patrimonio como fuente de ingresos y patrimonio como herencia y derecho.

  3. Una oportuna respuesta, a mis observaciones. Y miedo a los técnicos y “políticos directivos”, al tratarse de consolidar los Alcáceres. No me he sabido expresar. Pienso que cualquier trabajo de restauración y conservación, ha de tener unos criterios sobre la conveniencia de las actuaciones. Enseguida me puse a adivinar trabajos como la consolidación de bóvedas; reparación de fachadas en torres; humedades; alcantarillado de aguas pluviales; drenaje de pavimentos; posibles filtraciones de los edificios; sustitución o implantación de vidrieras, que en su origen, los huecos estaban cubiertos por vidrio de colores; engarces de plomo en columnas; arqueología de la Torre de los Siete Suelos (aun inconclusa) que sigue estando en ruina interna (es mi percepción); establecer un servicio de incendios permanente en todo el recinto y esto es importante…etcétera…etcétera. A mas, es muy delicado el tema de comunicación con el Albaicín, que no dañe el paisaje y sea una tentación para el visitante, (que en mi cortedad, no le veo solución). Un sistema de alcance desde el centro urbano al monumento mediante vehículos con fluidez y capaz. Saliéndome del tema, creo que ha de ser rápida solución un medio de llegada a la sierra desde la ciudad, que daría nueva vida a Granada. ¡En fin! Es lógico que desde acá me preocupe por lo nuestro, ¿no? GRACIAS

  4. La jornada técnica de exposición y debate fue muy muy productiva e interesante y se ha programado una nueva sesión, esta vez pública, en la que se expondrán las conclusiones y se celebrará una mesa redonda. Será el próximo martes 25 de noviembre en el Palacio de Carlos V, a las 17’00, y yo tendré el honor de estar en la mesa para atender a las consultas que quieran plantearse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *