¿ES LA SOSTENIBILIDAD DE LAS CIUDADES HISTÓRICAS DE INTERES REGIONAL?

“La Ciudad Comprometida”

El sistema urbano del sur de la Península Ibérica, y más específicamente de Andalucía, se caracteriza por la existencia de un conjunto de grandes centros urbanos regionales, que oscilan entre los 100.000 y el millón de habitantes (las ocho capitales andaluzas más Algeciras y Jerez de la Frontera) que se complementan con una densa red de ciudades medias, con poblaciones entre los 20.000 y los 50.000, que a su vez constituyen centros de prestación de servicios a nivel comarcal para decenas de núcleos secundarios que se articulan a su alrededor, sin tener que desplazarse a las capitales provinciales más que para cuestiones muy concretas. Constituyendo en definitiva un sistema urbano bastante equilibrado y que está en la base de la alta calidad de vida de las ciudades mediterráneas, y por ello se trata de un activo de referencia internacional para el urbanismo y la ordenación del territorio.

pota
Sistema de asentamientos de Andalucía. Fuente: Plan de Ordenación del Territorio de Andalucía

Pero además, en el caso de Andalucía, sus ciudades medias “comparten, además, la condición de haber sido asentamientos con un papel protagonista en su territorio próximo durante siglos, lo que les confiere un carácter eminentemente patrimonial y las dota de un tejido urbano que destaca por sus valores históricos y monumentales, contando entre ellas con varias ciudades Patrimonio Mundial y multitud de conjuntos históricos declarados por las leyes nacionales y autonómicas.” Afirma la profesora Blanca del Espino Hidalgo en su interesante Tesis Doctoral: Sostenibilidad en centros históricos andaluces. Las ciudades medias del centro de Andalucía, que el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico ha incorporado a su extensa base de datos.

Y sigue afirmando que “es el propio crecimiento de las ciudades medias y la trasformación de su identidad productiva histórica la principal amenaza que pende sobre el tejido histórico que las ha convertido en un conjunto urbano equilibrado y sostenible a lo largo del tiempo. La piedra angular de su sostenibilidad se encuentra, en gran medida, en las transformaciones y la gestión de los espacios de transición entre los núcleos patrimoniales y el paisaje natural o agrario, que debido tanto a cuestiones de tamaño como morfológicas y topográficas, se ha encontrado históricamente estrechamente ligado a los mismos y corre el riesgo de desarticularse por completo.

Este trabajo trata de esclarecer las claves de la sostenibilidad del tejido histórico territorial del sur de la Península Ibérica, indagando sobre cuales han de ser las bases para garantizar un adecuado equilibrio ambiental, social, económico y cultural de estas ciudades, esto es, para que el desarrollo urbano de estas ciudades no se produzca con una merma absurda en sus valores patrimoniales.

Interesantísima aportación de este trabajo de investigación en el que lo patrimonial a través fundamentalmente del estudio del paisaje periurbano de las ciudades históricas, se ha unido a otros aspectos esenciales como es desarrollo económico o la cohesión social, para finalmente proponer un sistema de indicadores específico que ayude al establecimiento de criterios de sostenibilidad en sentido amplio para las ciudades medias de Andalucía.

guadix
Vista aérea de la ciudad de Guadix. Fuente: Torcuato Fandila

Desde La Ciudad Comprometida queremos felicitar esta reflexión sobre todo por poner de manifiesto la necesidad de coordinar las actuaciones de las administraciones responsables del urbanismo, de la ordenación del territorio y de la cultura, respectivamente, para que en su colaboración con los municipios afectados, puedan establecer un verdadero plan andaluz de ciudades históricas, que coordine los criterios y las políticas de las distintas administraciones, y sobretodo que incorpore mecanismos de apoyo para la formulación de sus respectivos planes generales de ordenación urbanística así como de los correspondientes planes especiales de protección de las ciudades históricas respectivas.

Cabe recordar que ya en la década de los noventa, precisamente en los primeros años de la autonomía andaluza, ya existieron iniciativas equivalentes de coordinación multisectorial que dieron como fruto una primera generación de muy buenos planes urbanos para las ciudades medias, desde el entendimiento de que no era posible separar radicalmente las cuestiones urbanas en general (crecimiento, vivienda, desarrollo económico, mejora de los servicios, modernización…) de las cuestiones patrimoniales en sentido amplio, sobre todo cuando concurrían valores culturales de primer orden (por la existencia de conjuntos históricos o sitios históricos).

la taha
Vista aérea de la Tahá y Pitres (Alpujarra). Fuente: El urbanismo en la Alpujarra-Sierra Nevada

Por tanto, desde La Ciudad Comprometida, hacemos una llamada a la responsabilidad de las autoridades andaluzas para que garanticen que los instrumentos de planificación sean considerados como actuaciones de interés regional, superándose así la sensación de angustia y abandono que sufren los municipios al querer abordar sus trabajos de ordenación urbana y patrimonial, como paso imprescindible para garantizar además que los mismos incorporen todos los matices y determinaciones necesarios para la sostenibilidad en sentido amplio de nuestros pueblos y ciudades.

2 Comentarios

  1. Esperemos que esta llamada tuya Juan Carlos, surta efecto. Aunque mucho me temo que las distintas administraciones con competencias (Junta de Andalucía a través de su Consejería de Cultura) o las diputaciones provinciales están, desgraciadamente para nuestras ciudades y pueblos históricos, en otros menesteres. Aunque trabajos como los de la profesora Blanca del Espino y blogs como este siguen levantando la voz por la protección de nuestro patrimonio histórico y cultural.
  2. Santiago que razón tienes. Pero nuestra esperanza se quedará en eso…
    Tenemos un pais que por desgracia no es capaz de ponerse de acuerdo en los temas importantes y unas administraciones vacias de casi todo.
    Pero ánimo, no hay que decaer, sino seguir trabajando con mayor ahinco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *