PONGAMOS QUE HABLO DE SOSTENIBILIDAD Y EFICIENCIA URBANA

“La Ciudad Comprometida”

La evolución, transformación y adaptación son conceptos intrínsecos en la propia definición de lo urbano. Y esto es así porque las ciudades, entendidas como sistemas, se renuevan constantemente, ya sea por intervenciones o por su propio desarrollo como “ente vivo”. Por tanto:

Con cada proyecto nuevo, con cada rehabilitación de un edificio, con cada nuevo negocio, cada vez que se rediseña una plaza, con la propia dinámica cultural de un distrito, con las iniciativas de la gente en sus barrios o al modernizar el transporte público…

No importa si es con proyectos públicos o privado. Cada vez que se crea un condominio cerrado a los demás vecinos, o con cada familia que se expulsa de su barrio para reubicar sucursales bancarias, cadenas comerciales u oficinas…

Cuando mimamos colectivamente la arquitectura propia de nuestros pueblos, o cuando simplemente desaparece para impostar otros edificios mucho más modernos, más habitables o mucho más grandes…

Con cada asociación nueva que surge, cuando una ciudad se vuelve participativa, o cuando se siente orgullosa de sus tradiciones, o cada vez que se valora más lo ajeno que lo propio. Incluso cada vez que se renuncia a la modernidad, o cuando la modernidad justifica la pérdida de la memoria de un lugar…

Cuando nos sentimos ciudadanos, cuando nos sentimos orgullosos de nuestra ciudad y de cómo esta crece o simplemente no crece para ser mejor…

Es decir, cada día que transcurre, al igual que ocurre con los seres vivos, con célula que nace y con aquellas que también mueren y son sustituidas por otras, la ciudad va moldeándose y renovándose…

Y en este contexto de una parte cambiante, pero al tiempo muy complejo, y la mayor parte de las veces insatisfactorio, el objetivo del urbanismo y de la ordenación del territorio es reconducir esas transformaciones, a modelos de ciudades sostenibles, y que respondan a las necesidades de la población. Y como estamos insertos en una “aldea global”, por mucho que las dinámicas poblacionales de cada lugar sean, sin duda, diferentes, y que cada territorio demande cosas muy particulares, lo que si es cierto es que todos los ciudadanos como todos los lugares comparten unos requerimientos comunes que básicamente son: el mantenimiento de la calidad de vida de sus habitantes y el mantenimiento del medio que les rodea.

Y es por ello, cuando hablamos de que es necesaria una buena planificación, o de que necesitamos el Desarrollo de Ciudades Comprometidas, en realidad también estaremos hablando de sostenibilidad y eficiencia urbana.

Por eso, hoy, estoy encantado de presentaros un trabajo elaborado por el Ministerio de Fomento español denominado RED DE REDES DE DESARROLLO LOCAL SOSTENIBLE, en el que se explican cuáles deben ser los grandes ejes definitorios del modelo de una ciudad sostenible (proponiendo 4: COMPACIDAD, COMPLEJIDAD, EFICIENCIA y COHESIÓN SOCIAL) a partir de una serie de indicadores (7) relativamente fáciles de ser aplicados tanto para nuevos desarrollos como para tejidos urbanos ya consolidados. Y es por ello que os propongo que en otros tantos cuatro artículos que publicaremos próximamente en LCC, los iremos desgranando:

* ¿Qué es una ciudad compacta?

* ¿Por qué las ciudades es mejor que sean complejas?

* ¿Qué es ser en realidad eficiente cuando hablamos de ciudades o de barrios?

* ¿Cómo avanzar hacia una mayor cohesión social?

ejes_sostenibilidad
Fuente: Red de redes de desarrollo local sostenible. Ministerio de Fomento.

2 Comentarios

  1. Personalmente me gusta iniciar el día con un buen vaso de vino, un buen bocadillo y un caliente café. Es mi forma de iniciar el día, que me da energías para un ejercicio físico y continuar la jornada con mis aficiones lúdicas o culturales.
    Me sorprende la frase de “ciudad compacta”, desconozco el argot de un buen urbanista. Y acá esta mi respeto de no académico, para nuevas ideas y su puesta en practica. Una ciudad es como el buen vino, necesita tiempo para su crecimiento y a veces una aldea tiene mucho tiempo para ser gran metrópoli. Nada, nace de la nada. Ya la Granada de los Alahmares y bajo la Alhambra, existía la Sabica, donde las viviendas se construían de tal forma que nadie pudiese ver a su vecino, en calles tortuosas que daban capacidad a 70.000 casas y 500.000 habitantes. Y de aquella Granada, tenemos la ciudad de hoy, que la cruzan hermosas avenidas, circundadas por calles de estrechez y trazado quebrado. Una ciudad non-nata, que vive del paso de las generaciones y entroncamiento de planificaciones en oposición.
    Otro asunto es, que en ciudades de trazado acomodaticio, al paso de generaciones y planificaciones descontroladas, surjan nuevos centros urbanos que den alternativa de actualidad al planteamiento urbanístico, barrios completamente hábiles que se abren para la vivienda y emplazamiento empresarial. Acá, están las innovadoras y “sostenibles” posibilidades, que den lugar a una ciudad compacta. GRACIAS
  2. Hola Paco:

    La compacidad urbana, de la que ya hablaremos en el próximo artículo, está relacionada con el modelo de ocupación, con el fin de reducir el consumo de suelo, y en consecuencia reducir los impactos y la presión sobre el medio. Es decir, crecer en altura, en la medida de lo posible, optando por unos espacios verdes y sistemas de comunicaciones que mejores la calidad de vida y conecten fácilmente a sus ciudadanos.

    Y permíteme que discrepe contigo. La sostenibilidad no es algo exclusivo de los nuevos centros o barrios residenciales, y voy más allá, ni siquiera es un “posibilidad”. La sostenibilidad urbana es una NECESIDAD, que tenemos en nuestra sociedad moderna. Si bien es cierto que los recursos o medidas a aplicar, incluso las demandas, serán diferentes en los centros históricos, que en las zonas de expansión. Pero como hemos dicho antes la ciudad es un todo, y no se puede entender de otra forma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *