EL CARDO SIEMPRE GRITANDO Y LA FLOR SIEMPRE CALLÁ

Reconozco que estos últimos días, he seguido soñando y sembrando, a sabiendas de que la cosecha llegará… pero al mismo tiempo, como vosotros, no he podido dejar de ser espectador de lo que pasa en nuestro derredor. Y como reza la canción:
De lo que pasa en el mundo, ¡Por Dios, que no entiendo ná!…

si quieres acceder al artículocompleto,por favor pincha en la imagen

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *