LECCIONES DE TOLERANCIA DESDE LA RIBERA DEL GUADALQUIVIR

Muchas veces las ciudades tienen verdaderos tesoros que de alguna manera están ocultos a nuestros ojos porque aunque forman parte del paisaje cotidiano, ya todos olvidamos cual fue su origen y cuál es su esencia.

Y yo quisiera rescatar para todos nosotros uno de los monumentos más hermosos y una de las lecciones más emotivas…  tan rabiosamente actuales.

Pincha la imagen para leer el artículo completo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *