CON DOS DEDOS DE LUCES?

Nunca hubo un mes de julio tranquilo… Nada, nada, a agosto había que llegar ligeros de equipaje y con todos los proyectos entregados… Y es que todos (alcaldes, promotores o clientes) sufrían el síndrome del “Agosto fin del mundo”… porque, Quién con dos dedos de luces podría aplazar nada para septiembre?…

Pincha en la imagen para acceder al articulo completo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *