MÁS GENTE COMPROMETIDA

“La Sociedad Comprometida”

Como ya conocen muchos de nuestros lectores, solemos nombrar ciudadanos comprometidos a aquellas personas o asociaciones, que bajo nuestro punto de vista, dan testimonio de compromiso activo con nuestra sociedad. En este artículo queremos nombrar ciudadanos comprometidos a la ONG MANOS UNIDAS.

En su última campaña contra el hambre pudimos leer “El mundo no necesita más comida. Necesita más gente comprometida”. Sin duda un eslogan que nos fascinó, con el que no podemos estar más de acuerdo, y  que  sembró la semilla de este artículo.

Pincha en la imagen para acceder al vídeo de la campaña contra el Hambre de Manos Unidas 2017

La ONG Manos Unidas nació en 1959 como una acción puntual de un grupo de mujeres católicas, que organizaron la primera campaña contra el hambre que se celebró en 1960. “Sabemos, y queremos que se sepa, que existen soluciones de vida, y que si la conciencia mundial reacciona, dentro de algunas generaciones las fronteras del hambre habrán desaparecido…” Y concluía diciendo: “Declaramos la guerra al Hambre”.

Desde los años sesenta hasta ahora, la ONG ha crecido tanto cualitativa como cuantitativamente, así como el apoyo social e institucional que recibe. Para hacernos una idea, en la primera campaña se recogieron unos 3.000 euros, y en 2015 se han llegado a recaudar 45.359.573 €, procedentes en un 87,7% de fuentes privadas.

Entre las iniciativas aprobadas en 2015, el sector más apoyado fue el educativo con 219 proyectos, seguido del de promoción social (104), salud (103), promoción de la mujer (85) y agrícola (84). A estas líneas de actuación se añaden las 38 situaciones de emergencia en las que intervino la Organización, a las que se destinó un total de 1.891.744 € para atender a las necesidades más inmediatas de la población. También continuan dando apoyo a refugiados que huyen de países en guerra, principalmente de Siria, Irak y Sudán del Sur, y que actualmente son acogidos en Jordania y Líbano.

Resumen de los proyectos llevados a cabo en 2015. Pincha en la imagen para acceder a la web

Desde la Ciudad Comprometida queremos agradecer a todas y cada una de las personas que colabora con esta ONG, que se han comprometido con los demás, y que gracias a su esfuerzo y trabajo diarios consiguen reducir un poquito más las tremendas desigualdades que aún existen en nuestro mundo. Y  a los que todavía no colaboran queremos animarles a que lo hagan, aquí os dejamos el eslogan de la última campaña:

“Un tercio de nuestros alimentos acaba en la basura. Mientras, 800 millones de personas siguen pasando hambre en el mundo. 

Manos Unidas nació como Campaña contra el Hambre para dar respuesta a una llamada de la Comunidad Internacional a unir esfuerzos y acabar con esa lacra en el mundo. Sesenta años después asistimos a lo que San Juan Pablo II denominó “la paradoja de la abundancia”: a pesar de que se produce lo suficiente para alimentar a casi el doble de la población mundial actual, sigue habiendo 800 millones de personas a las que se niega el derecho fundamental a alimentarse.“

El yin y el yang del urbanismo.

“La Sociedad Comprometida”

Es curioso como a veces se contraponen ideas difíciles de conjugar en el territorio, y por ende en el urbanismo. Verán, les cuento. Hace poco se publicó una noticia muy interesante en prensa, sobre el grave riesgo de despoblamiento que sufren los municipios españoles en general, y en toda la meseta norte en particular. Hace tiempo ya publicamos varios artículos hablando de esta problemática, como “Pueblo busca gente” o “Pueblo Social”, en los que poníamos de manifiesto, como muchos pueblos quedaban en absoluto abandono, por cuestiones de éxodo, trabajo, envejecimiento…, y cómo desde diversos sectores sociales y asociaciones se estaba fomentando su repoblación y restauración.

Municipios según el número de habitantes. Fuente: El Pais

Todos estamos de acuerdo con que el ámbito rural, y su permanencia, es absolutamente necesario, como pone de manifiesto por ejemplo, la política agraria comunitaria, y cómo se ha hecho notar en las políticas de la UE, que han fomentado la inversión y reestructuración del ámbito rural en todas sus facetas. Así mismo todos nos sentimos un poco vinculados a lo rural en tanto en cuanto representa para muchos la esencia de lo que somos, nuestras raíces, lo que muchos conocemos como “volver a nuestro pueblo”. Dónde lo natural, lo tranquilo, lo “de siempre”, prevalece sobre todo a lo que normalmente estamos acostumbrados en nuestro día a día.

Paisaje Alpujarreño
Paisaje Alpujarreño

Por otra parte también se ha llegado al consenso, de que el urbanismo sostenible pasa por la densificación, por la ciudad compacta. Esa ciudad en altura que reduce las necesidades de desplazamiento y contaminación, que fomenta la agrupación de usos y su reparto equitativo, en pro de espacios verdes que mejoren la calidad de vida de los que la habita.

Ciudad difusa.Fuente:cafédeciudades.com

Pues bien, tenemos dos realidades complejas que hemos de reconciliar, a una escala territorial a veces tan diversa, que parece irreconciliable. Y sí es un problema, ya que mantener los pueblos es tan necesario como caro, y mejorar la calidad de vida en las ciudades tres cuartos de lo mismo. Ciertamente a un poblamiento agrupado es más barato y eficiente dotarlo de servicios, pero el hecho de que los asentamientos rurales se extingan supone también la pérdida del mantenimiento de nuestro patrimonio natural, etnológico y agronómico, y eso es un precio que no estamos dispuestos a pagar.

Esto que a priori parece contrario, me recuerda al el yin yang,  un famoso principio de la filosofía china, en donde el yin y yang son dos energías opuestas que se necesitan y se complementan, la existencia de uno depende de la existencia del otro. Y esto en la planificación urbanística es más común de los que parece. La extinción de muchos municipios, por la propia evolución de la sociedad moderna, es algo a lo que hay que ponerle remedio, porque en todas las facetas de la vida el equilibrio es necesario.

Por tu salud deja el coche.

“La Sociedad Comprometida”

Hace una semana los madrileños estaban en vilo a expensas de saber si el consistorio de la capital española ponía en práctica, o no, el protocolo de emergencia de su Plan de Mejora de Calidad del Aire. Esto básicamente suponía restricciones extraordinarias en el tráfico de la ciudad, con la consecuente molestia para los ciudadanos, que en su día a día utilizan el vehículo particular para satisfacer sus necesidades de movilidad. Ante esto las críticas no tardaron en llegar, algunas dirigidas directamente a estas medidas tan restrictivas, otras a que se esperó a tomar decisiones “in extremis”, otras que las medidas favorecen a los ricos o a familias que tienen más de un vehículo (por aquello de las matriculas pares e impares..). Opiniones hubo para todos los gustos, lo cierto es que desde la administración, de una forma u otra se ha de asegurar nuestra salud y nuestro derecho a un aire limpio.

trafico_mundo

Madrid, como todas las grandes capitalesde Europa y del mundo, tiene una dicotomía, la necesidad de movilidad VS la salubridad del aire. No es un problema baladí, es una realidad a la que se le lleva intentado poner solución desde antes del comienzo del presente siglo. Soluciones que por ejemplo, desde el urbanismo se han materializado mediante planes de movilidad, agrupación de usos para la reducción de las necesidades de transporte, fomento del transporte público limpio… toda una serie de medidas que llevamos desarrollando, pero que obviamente poco funcionan si no hay un compromiso social.

elpais
Fuente: El Pais

Como se ha dicho los planes de mejora de calidad del aire son una realidad en todas las grandes ciudades europeas, algunos ejemplos sobre los que hemos documentado son Amsterdam, Londres, París, Madrid y Barcelona.

Todos estos planes tienen muchas cosas en común que queremos simplificar, como:

-Se realizan tras detectar graves problemas en la calidad el aire y su efecto directo y nocivo en la salud.

-Se detectan como principal contaminante el tráfico rodado, tanto por las emisiones de gases de genera como por las partículas que genera el rozamiento de los neumáticos, agravado por condicionantes climáticos como el viento o la falta de lluvia.

-En todos se fija un valor máximo de contaminantes en el aire, el cual si se sobrepasa se han de tomar medidas de emergencia.

-Las principales medidas se centran en la disminución del tráfico mediante fomento y mejora del transporte público, restricciones de acceso en zonas de especial protección, regulación del tráfico (disminución de velocidad), regulación de los vehículos, fomento de los aparcamientos disuasorios, promoción del transporte eléctrico y la bicicleta (estacionamientos preferenciales, mayor capacidad de acceso a zonas restringidas..)

fuente_agencia efe
Fuente: Agencia EFE

Pero lo que todos realmente tienen en común, es que a pesar de los esfuerzos realizados por administraciones y técnicos, los niveles de contaminantes en el aire no llegan a los objetivos marcados en los planes, ni a los impuestos por la legislación vigente. Parece que puesto en un papel resulta obvio. La administración se gasta millones de euros en mantener el aire que todos respiramos bajo unos estándares que no afecten a nuestra salud, y los tiramos a la basura.

Ahora cabría preguntarse el por qué. En otras ocasiones hemos compartido desde la “Ciudad Comprometido” artículos sobre planes de movilidad y sostenibilidad urbana, incluso desde GRarquitectos como urbanistas trabajamos con acciones muy concretas para implementar medidas que a priori deberían revertir en la mejora ambiental de las ciudades. Pero parece que la realidad es que la educación ambiental y las restricciones drásticas, parecen ser las únicas vías para poder respirar en nuestras ciudades de aquí a 50 años.

Esta afirmación puede parecer derrotista o calamitosa, pero no es así ni mucho menos, al contrario, pretende ser una afirmación esperanzadora. Una esperanza que nace de años de experiencia de aplicación de medidas y planes que han puesto de manifiesto que ya es hora de tomar medidas que realmente sean eficaces. Un trasporte urbano eléctrico 100%, restricciones drásticas de acceso motorizado a las ciudades, pero sobre todo que nos concienciemos de una vez que por duro que parezca debemos de dejar de utilizar el coche para movernos simple y llanamente porque nos está costando la salud a todos.

Bienvenido PARALELO 36. Un espacio de pensamiento y cooperación política en TV

“La Sociedad Comprometida”

Ha nacido recientemente PARALELO 36, un programa televisivo de debate, o como a ellos les gusta denominar, “un espacio de pensamiento y cooperación política”. Geográficamente, Paralelo 36 es el lugar que ocupa Andalucía en el mundo, y por ello, metafóricamente, este nombre se refiere a un espacio de encuentro entre personas diversas para pensar, compartir e imaginar el mundo y su complejidad. Su directora y presentadora, Pilar González Modino nos explica que “desde Andalucía, con la ética de la alegría que aprendimos de nuestros mayores, abrimos esta ventana para contrastar diferentes ideas que nos ayuden a entender y a cambiar la realidad”. Lo podréis encontrar en antena todos los miércoles a las 21’30 horas en El Correo de Andalucía TV.

Pilar González Modino es licenciada en Geografía e Historia, ha sido concejal en el Ayuntamiento de Sevilla, y parlamentaria andaluza. Es una persona muy preocupada por los temas sociales y ambientales. Conversadora y conciliadora, sin embargo no duda en alzar su voz para afrontar los temas que más nos preocupan a los ciudadanos. Así pues, en su programa del miércoles 30 de septiembre, el tema central del debate fue LA POBREZA Y SUS EFECTOS EN ANDALUCÍA, y Pilar nos contaba:

“El 17 de octubre, Día internacional para la erradicación de la pobreza, todas las luces de alarma están encendidas, todas las voces (Unicef, Intermón, Cáritas… ) y todos los indicadores señalan en una dirección, en la dirección de un problema grave… Hasta hace muy poco tiempo, todos nosotros y todos ustedes que nos están viendo en casa, vivíamos en la certeza de ser clase media, de tener uno o dos empleos por familia y a partir de ahí la esperanza de futuro. Y esa certeza se ha venido abajo a raíz de la crisis económica, y ahora todos nosotros tenemos cerca a personas que sufren una disimulada o una indisimulada pobreza. De esas cosas vamos a hablar esta noche en paralelo 36… saben ustedes que aquí hablamos de lo que se habla, y también de lo que no se habla…

Y es en Andalucía, el foco de nuestro interés, el centro de nuestra mirada, donde se dan cifras alarmantes, estremecedoras en algún caso, de personas, de niñas y niños en situación de pobreza…”

Dibujo
Para acceder al video pincha en la imagen
Dibujo
Para acceder al video pincha en la imagen

Enriquecedor debate con contertulios con notable experiencia y muy pegados a la realidad y a los problemas, en el que se repasaron las múltiples causas de una crisis económica que se ha transformado en una áspera crisis social, y se debatieron seguidamente algunas de las posibles soluciones, que necesariamente pasan por el fomento del empleo… A mí me interesó sobretodo la reflexión que unos y otros hicieron sobre la especial virulencia con la que la crisis se ceba en ciertos barrios en los que la segregación urbana a la que se ven sometidos y su exclusión social penaliza a sus moradores con una Y me encantó la crudeza con la que se caracterizó al momento actual: “después de la tormenta no ha llegado la calma sino la

devastación” lo cual no impidió a unos y otros concluir con un mensaje retador: “Tenemos la obligación de militar en la esperanza…”

El próximo miércoles 7 de Octubre el tema será: DESPUES DEL VERANO MÁS CALUROSO DESDE QUE HAY REGISTROS… ¿QUÉ PASA CON ESTO DEL CLIMA? Motivador, ¿A que sí?

El modelo de crecimiento, a debate en la ONU

“La Sociedad Comprometida”

Hoy queremos hacernos eco del discurso del Rey Felipe VI en la Cumbre  de Desarrollo de Naciones Unidas que llamó a “corregir” el modelo de crecimiento actual del planeta. En su intervención quiso poner de manifiesto que, incluso en los países desarrollados, como el nuestro, la reciente experiencia de la crisis ha puesto de relieve la fragilidad de las bases sobre las que asentamos nuestro modelo del bienestar.

Este discurso, se enmarca en la reunión que el pasado viernes tuvieron en Nueva York los jefes de Estado y de Gobierno de más de 190 países, con motivo de la cumbre de las Naciones Unidas, en la cual se reunieron para aprobar  un programa que, bajo el nombre Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), fija una serie de retos ambiciosos hasta 2030.

felpe

El monarca resaltó que el modelo de crecimiento mundial no es estático, y que recientemente están sucediendo acontecimientos que han de ponernos en alerta para empezar a trabajar y a corregirlo. Desde las penosas guerras que ocasionan innumerables desplazados, catástrofes naturales, crisis de subsistencia, etc.. que no dejan de hacernos ver que hemos de replantearnos ciertas bases. Además habló de palabras tan usuales y a la vez tan complicadas en este mundo de globalización, como equidad y solidaridad. Así, el Rey apeló a la idea de una “comunidad global” de ciudadanos “regida por el derecho y orientada al bien común”.

Con los objetivos del Milenio aún por cumplir, ésta será la primera vez que haya una agenda de desarrollo para aplicar a todos los países. El fin de esta cumbre es aprobar  17 objetivos para alcanzar tres metas en los próximos 15 años: acabar con la pobreza extrema, luchar contra la desigualdad y la injusticia y solucionar el cambio climático.

A diferencia de los ODM, que fueron elaborados por un grupo de expertos a puerta cerrada, los objetivos de desarrollo sostenible son el resultado de un proceso de negociación que involucró a los 193 Estados miembros de la ONU y también la participación de la sociedad civil y otras partes interesadas. Sin duda unos cambios leves pero esperanzadores, para poder alcanzar esta meta global.