PAISAJE Y HÁBITAT EN LA ALPUJARRA

 

Hace unos días, con motivo de una de mis reflexiones en La Ciudad Comprometida, en la que hablaba de la orfandad que aqueja a los minúsculos municipios de La Alpujarra (Comarca andaluza ubicada entre las provincias de Granada y Almería), mi apreciado amigo, el arquitecto onubense Guillermo Duclós Bautista, uno de los especialistas con mayor sensibilidad que conozco, para mejor ilustrar mis palabras quiso compartirnos en las redes sociales su “álbum fotográfico” sobre esta tierra y yo, claro, le propuse compartirlo mejor con todos vosotros, para lo cual os las muestro aprovechando para rescatar unas palabras que escribí hace tiempo sobre “Paisaje y Hábitat en La Alpujarra”, en la seguridad de que ambos discursos se reforzarán mutuamente:

“El paisaje constituye, sin duda, uno de los elementos más significativos de la Alpujarra – Sierra Nevada. El paisaje de éste ámbito se caracteriza por la intensa humanización y el equilibrio que tradicionalmente ha existido entre el aprovechamiento del medio y la conservación de los recursos ambientales existentes. De esta simbiosis surge un ámbito peculiar, donde tanto valor e interés tienen los núcleos de población como el propio medio natural en el que se inscriben.

Se trata de un área montañosa en la que incluso se localizan las mayores cumbres de la península Ibérica, extendiéndose las comarcas alpujarreña y del alto río Nacimiento, respectivamente, por las vertientes meridionales y septentrionales de Sierra Nevada. Un amplio espacio situado entre las provincias de Almería y Granada, relativamente aislado del exterior por la escasez de comunicaciones, pero aún más recóndito internamente debido a la compartimentación a la que obliga la complejidad del relieve.

El hecho montañoso es, sin duda, la condición geográfica más determinante del área, lo que ha conllevado, entre otros múltiples efectos, el arraigo de una cultura tradicional, el refugio de unos modos de vida ancestrales y de unas formas de hábitat (asentamientos) y habitación (construcciones) singulares.

Se expresa en ésta una sola realidad paisajística que la hace perfectamente identificable respecto a otros espacios. Pero, a la vez, posee tal diversidad interna que se la puede considerar como un extenso mosaico de muy diferentes formas, tamaños y colores.

Este mosico se traduce en elementos tan diversos como las altas lomas cubiertas por verdes masas forestales, pastizales y cultivos hasta las vegas que se encajan en los fondos del valle, pasando por los aterrazamientos de ladera construidos por paratas de piedra y salvaguardados con árboles en los linderos y las mollares laderas cubiertas de almendros y vides.

Esta diversidad de paisaje y los matices que surgen por cada rincón suponen una vivencia de sensaciones visuales, auditivas y aromáticas únicas.

Pincha en la imagen para acceder al álbum completo.

Los núcleos tradicionales de la comarca, constituyen una de sus más importantes manifestaciones culturales y representan una perfecta muestra de equilibrio entre el asentamiento humano y la naturaleza. Además, juegan un papel integrador que conforma el territorio y el paisaje, manteniendo sus características y convirtiéndose en las señas de identidad comarcal.

La arquitectura tradicional presenta un indudable carácter unitario siendo quizás el más evidente de los distintivos de la comarca. A ello contribuye la belleza de las construcciones, pues en ellas se combinan magistralmente la asimetría de sus volúmenes con el equilibrio en sus medidas y proporciones.

La casa popular es parte integrante del paisaje en un buen ejemplo de armonía con la naturaleza. Los materiales presentes en el entorno son los elementos básicos para su construcción, adoptando una estructura a base de formas cúbicas. Las edificaciones, caracterizadas por sus techos o terraos cubiertos de launa, se encaraman sobre los barrancos y laderas creando conjuntos urbanos que se despliegan como mantos blancos que contrastan sobre la montaña.

De manera recíproca, el paisaje natural se convierte en protagonista en la escena urbana de los núcleos, manifestándose desde los miradores, paseos-mirador, por encima de las edificaciones o enmarcado por las mismas, cualificando de esta manera los recorridos urbanos y convirtiéndose en un valor añadido al indudable interés ambiental de los pueblos de la comarca.”

REFLEXIONES SOBRE LA ORFANDAD DE LA ALPUJARRA GRANADINA

Paisaje y hábitat

 

REFLEXIONES SOBRE LA ORFANDAD DE LA ALPUJARRA GRANADINA

La comarca de La Alpujarra Granadina alberga diversos espacios protegidos por sus valores históricos y culturales que en su conjunto constituyen el ámbito patrimonial más extenso de Europa, afectando a la mayor parte de sus municipios y superponiéndose a otras figuras de protección de diferente naturaleza de verdadero alcance nacional e internacional (Espacio Natural Protegido de Sierra Nevada –Parque Nacional incluido-, Reserva de la Biosfera de la UNESCO, y diferentes espacios catalogados por el PEPMF de la provincia de Granada) que globalmente sí que incluirían a la totalidad de sus municipios.

Sin embargo la regulación normativa de dichas figuras de protección es en general bastante heterogénea ya que mientras que las cuestiones más directamente relacionadas con los espacios naturales cuentan con prolija regulación, sin embargo las que se refieren a la materia urbanística y cultural no han sido desarrolladas por ninguna de las administraciones (autonómica, provincial o municipal), hasta el punto de que los trámites administrativos en La Alpujarra “protegida” son complejos, inciertos y tediosos, por lo que existe una demanda generalizada de simplificación y clarificación de los mismos. Paralelamente, no existe a nivel comarcal ni zonal un asesoramiento técnico específico para los municipios y ciudadanos en lo relativo a las afecciones de la protección cultural (a excepción del Barranco del Poqueira), por lo que los municipios actúan de manera individualizada ante la Consejería correspondiente a pesar de que se trata de bienes culturales de ámbito territorial casi comarcal. Y de la misma manera, aunque existe una notable sensibilización al respecto, la Mancomunidad de Municipios de La Alpujarra tiene muy poco margen de maniobra para actuar debido en parte a sus limitadas competencias y sobre todo a su escasa capacidad económica.

Así pues, en el “haber” deben incluirse las regulaciones detalladas existentes para:
– El Espacio Natural Protegido de Sierra Nevada, a través de sus PORN y PRUG impulsados por la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía.
– El BIC del Barranco del Poqueira (Bubión, Capileira y Pampaneira), a través de plan supramunicipal regulador en el sentido urbanístico y patrimonial (y cuyos municipios tienen delegadas las plenas competencias para su gestión dese 2006).

Pero paralelamente en el “debe” lamento tener que referirme al BIC “Sitio Histórico de la Alpujarra Media y La Tahá”, que diez años después de su protección legal presenta un panorama claramente insatisfactorio en materia regulatoria:
– Existe un documento de 2007 de Criterios para la Protección del BIC, muy detallado y orientador para las actuaciones de la administración cultural de la JA y de los municipios. Sin embargo tras diez años de aplicación debiera ser actualizado en sus determinaciones para recoger la experiencia acumulada durante este periodo.
– Ninguno de los municipios incluidos en el BIC ha aprobado por el momento su plan urbanístico (aunque varios de ellos están inmersos en unos procesos tediosos y casi inacabables)
– Y salvo Pórtugos (municipio con menos de 1000 habitantes) ningún otro está abordando paralelamente su protección cultural detallada de acuerdo con lo que establece la Ley de Protección del Patrimonio Histórico de Andalucía.

Paisaje enmarcado bajo un tinao en Capileira./ Javier Callejas (Archivo GR)

Así pues, desde La Ciudad Comprometida queremos hacer una llamada sincera, responsable y alentadora a todas las administraciones para que impulsen con la mayor urgencia las medidas necesarias para la adecuada regulación urbanística y patrimonial de este amplio territorio que atesora valores paisajísticos, etnológicos, arquitectónicos, urbanísticos, rurales, ambientales… en definitiva culturales, que recogen la más pura esencia de la historia de Andalucía y que constituyen un patrimonio de valores incalculables reconocidos internacionalmente… pero que asimismo, este territorio está regido por decenas de municipios de ínfima población, que la mayor parte de las veces se encuentran indefensos, desbordados y huérfanos para abordar la ingente y compleja regulación a que les abocan las leyes…

Manual “EL ESPACIO PÚBLICO EN EL MEDIO RURAL”

“La Ciudad Comprometida”

La Asociación ADR Alpujarra-Sierra Nevada de Almería ha editado el “Manual del espacio público en el medio rural”, que forma parte del proyecto “Puesta en valor de los espacio públicos urbanos en la Alpujarra-Sierra Nevada Almeriense”, con el que se pretende estudiar las características de los espacios públicos para mejorar en el futuro aquellos aspectos que puedan contribuir a su mejor disfrute. Tiene como finalidad orientar sobre lo que se puede hacer para que los espacios públicos sean funcionales y atractivos. Ha contado como parte de su fuente bibliográfica la publicación de “El urbanismo en la Alpujarra-Sierra Nevada” realizada por GRarquitectos.

portada
Imagen de la Portada de la publicación

La Alpujarra Sierra Nevada es un lugar privilegiado, rodeado de paisajes que conservan el encanto de lo natural y que debe conservar como parte de su patrimonio. Las calles, plazas y miradores son lugar de reunión y están llenos de vida, por tanto es necesario su puesta en valor. Conseguir un pueblo en el que los vecinos hagan uso de sus calles y espacios públicos es una de las claves para potenciar el atractivo de estos municipios.

El “Manual del espacio público en el medio rural” es un documento que invita a la reflexión y el debate y pretende abrir un dialogo en cuanto a la manera de diseñar e intervenir en el espacio público de los pueblos. (…). Así, el manual ha de ser entendido como un documento de guía y consulta en el que se ha optado por el dibujo como herramienta de expresión, capaz de filtrar la información y transmitir de modo simplificada la esencia de los lugares objeto de estudio.

imagen laujar
Imagen del Interior de la publicación

Finalmente se proponen una serie de recomendaciones generales como son las siguientes:

  • Promover la tradición: Para rediseñar los espacios es necesario tener en cuenta su historia así como las nuevas necesidades que se puedan plantear.
  • Utilizar materiales y vegetación autóctonas para reforzar su identidad y ser sostenibles.
  • Eliminación de barreras arquitectónicas para hacer del espacio público un lugar más accesible y confortable.
  • Peatonalización de los centros urbanos

LOS FUTUROS ARQUITECTOS DE GRANADA APRENDIERON LAS SUTILEZAS DE LA ALPUJARRA DE LA MANO DE JUAN CARLOS GARCÍA DE LOS REYES

“La Ciudad Comprometida”

La presentación “La Arquitectura y el urbanismo en el Sitio Histórico de la Alpujarra Media”, dada por Juan Carlos García de los Reyes hace unas semanas, no hubiera podido celebrarse en un lugar más adecuado. El aula luminosa de la recientemente abierta Escuela Técnica Superior de Arquitectura en el barrio del Realejo (Granada) se llenaba de futuros arquitectos que querían aprender más sobre la finalidad del urbanismo, mejorar y proteger nuestro espacio vital mediante una planificación que pone los proyectos en un contexto más amplio y los integra en el territorio. Y ello es así porque durante el próximo semestre los proyectos imaginarios de los futuros arquitectos se ubicarán en las localidades de Ferreirola y Atalbeitar.

conferenciajcarquitectura

Es recomendado visitar la nueva escuela de arquitectura de Granada, que es ejemplo de un proyecto enriquecedor, que conserva sus partes históricos y las integra en un conjunto moderno con diversidad armónica, valores que Juan Carlos promovió en su exposición. En este lugar, los profesores Carmen Moreno, Pablo Ibáñez y Francisco del Corral recibieron afectuosamente a Juan Carlos, que fue acompañado por Elena Palomares Rodríguez y por mí misma.

La presentación informó de un espacio bastante frágil, que debe estar por tanto presidido por estrategias urbanísticas adecuadas que atiendan a su protección y revitalización por igual, desde el respeto y la integración. En este sistema ecocultural de la Alpujarra (Sierra Nevada), que desde siempre ha mantenido una relación armónica entre su medio natural y las actividades humanes, la tarea urbanística es proteger esos valores singulares y la identidad del lugar. Para ilustrar la necesidad y los medios de actuación, Juan Carlos presentó una extensa gama de actuaciones de sensibilización, de investigación, de planificación y de gestión que durante los últimos 25 años ha tenido el honor de dirigir y se han concretado en avances importantísimos respecto de la concienciación colectiva y de la regulación urbanística y patrimonial (caso del Barranco del Poqueira), si bien reclamó un mayor compromiso de las administraciones (fundamentalmente Junta de Andalucía, ENP de Sierra Nevada y Diputación de Granada) para apoyar en dichas tareas a los pequeños municipios del Sitio Histórico de La Alpujarra Media, que deben afrontar unos trámites administrativos muy complejos con escasos apoyos de todo tipo.

Los dilemas Abandono o Conservación;  o Ruptura versus Integración, felizmente están siendo decantados a favor de los segundos después de años de trabajo colectivo en los que el “urbanismo pedagógico” ha juagado una baza esencial. Y en dicho sentido Juan Carlos expuso a los futuros arquitectos las claves que deberían estar presentes en sus proyectos  académicos sobre Ferreirola y Atalbeitar, dos pequeñas poblaciones de montaña llenas de cultura y de sabiduría a las que deben acercarse con humildad y respeto.

conferenciajcarquitectura1

El plan se fundamenta en el reconocimiento de los elementos específicos que son característicos del territorio y el ámbito urbano. Provocado por las vistas en altura, reconocemos la presencia constante del entorno del gran valor paisajístico y ecológico en todos los asentamientos, pero no debemos olvidar que la belleza de esos lugares procede en gran parte de su arquitectura vernácula y de su manera de ocupar el lugar. Las espacios públicos, como las plazas conectadas por rampas y escaleras, el  viario irregular y de anchuras variables, deben hacer  abrir los ojos para ver lo que  provoca una ilusión particular en el visitante. La textura del suelo, las fechadas con vegetación o el sonido del agua que pasa por las acequias sólo son unos ejemplos. Además, los huertos urbanos, las fuentes e hitos como bienes públicos, que ofrecen la  oportunidad usarlos como lugares de encuentro, manteniendo un alto interés etnológico. Dichos elementos  son testigos de la dinámica histórica de los asentamientos, donde la mesura, la sabiduría popular y la armonía siempre pudieron más que las dificultades objetivas de un medio dificil. Aún más que eso, las viviendas tradicionales y su integración en el espacio público matizan la belleza de la arquitectura alpujarreños. A partir de simple combinación de materiales del lugar: piedra y madera, cal y launa, han desarrollado casas a base de  pequeños volúmenes, genuinamente resueltos con tinaos, chimeneas y terraos, que mantienen un valor tan singular que esos elementos se asocian particularmente con esa comarca… Es decir, la arquitectura constituida en distintivo comarcal.

conferenciajcarquitectura2

Más que una presentación de esas cosas y el papel que juegan en el proceso de la arquitectura, Juan Carlos quiso compartir su experiencia personal. Después de secuestrar a los alumnos a una excursión mental en las Alpujarras, remarcó la importancia de los planes urbanísticos municipales y las normativas que conducen ese proceso. Brindando numerosos ejemplos para el trabajo que deberán desarrollar los alumnos, fue mucho más allá reivindicando una mayor cualificación de los futuros arquitectos en estas materias a fin de que puedan liderar magníficos equipos de profesionales diversos es sus disciplinasy conocimientos, para resolver las cuestiones urbanas desde la complejidad y con soluciones “multicolores”. Según él, cada proyecto tiene la única finalidad  mejorar el espacio en que vivimos. Por eso es necesario integrar esos proyectos en el contexto de la gestión del territorio. A los alumnos presentó unas estrategias importantes incluidas en el Plan Supramunicipal del Barranco del Poqueira ya aprobado, así como en los diferentes planes que su estudio está dirigiendo en la actualidad.

Después de la exposición, hubo un interesante debate con profesores y alumnos, en el que se trató de la dificultad añadida para los habitantes de La Alpujarra de seguir superponiéndoles protecciones y normas generales, que suelen generar trámites cada vez más complejos, pero sin avanzar realmente en la solución específica de sus necesidades  particulares, que se traduzcan en sencillez para los trámites cotidianos y en una mejora apreciable de su calidad de vida. Felizmente, uno de los estudiantes era de Lobras y pudo compartir la experiencia  de sus paisanos, ilustrándonos al decir que en el aula estábamos reunidos mucha mas gente que la que habita su pequeño pueblecito.

Concluyó juan Carlos, una vez que estuvo seguro de que había inoculado en cada uno de los futuros arquitectos el respeto, el amor, y la pasión por esta tierra mágica “que se encuentra entre la sierra y el mar, entre los bancales y el cielo… La Alpujarra”.

Marcella Sobisch

XXXIV Festival de Música Tradicional de la Alpujarra

“Noticias y Actualidad”

Como cada verano desde hace más de tres décadas, la Alpujarra se viste de gala para la edición anual de su  Festival de Música Tradicional. El Festival de Música Tradicional de la Alpujarra es la manifestación más importante del folclore alpujarreño. Tiene carácter de concurso, otorgándose varios premios según especialidades. El Festival se complementa con una feria de productos artesanales, de oferta gastronómica, turística, jornadas de trabajo con músicos y folcloristas.

festival alpujarra
XXXIV FESTIVAL DE MUSICA TRADICIONAL DE LA ALPUJARRA, que se celebrará el día 9 de Agosto en Ugijar. La autora del diseño es Inma Ibáñez López.

 

Se celebra el segundo domingo de Agosto desde 1982, en alguna de los pueblos de la Alpujarra granadina o almeriense. Para esta edición de 2015, se ha elegido la localidad granadina de Ugíjar como sede y los actos se celebrarán el domingo día 9 de agosto.

Todos los años, la Comisión organizadora del festival organiza un homenaje a una persona que haya contribuido a difundir la identidad alpujarreña. En esta ocasión, la homenajeada es Carmen Trillo San José es profesora titular del área de Historia Medieval de la Universidad de Granada, que en 1991 defendió su tesis doctoral, publicada más tarde con el título La Alpujarra antes y después de la conquista castellana, Granada, 1994. Este festival ha estado dedicado entre otros a Gerald Brenan, autor de Al Sur de Granada; al hispanista francés, Jean-Christian Spahni; al antropólogo Pío Navarro Alcalá-Zamora; al geógrafo Joaquín Bosque Laurel; al historiador Padre Tapia; al dibujante Martínmorales; al geógrafo Padre Ferrer; al antropólogo, José Antonio González Alcantud,  también al Director de GRarquitectos y Desarrollo de CiudadesCompetidas, y de este mismo blog, Juan Carlos García de los Reyes.

El cartel con los grupos que actúan y la programación la podéis consultar en este enlace.