APORTAR SENSATEZ Y AYUDAR A SUMAR

Los resfriados nos hacen estar groguis durante muchos días. Y ya sabéis del dicho: con medicación suelen durar una semana y sin ella apenas siete días… Así que hoy me siento como flotando porque aún lo estoy penando, aunque la parte positiva, que siempre la hay, es que podré trabajar desde mi hogar y con pocas interferencias enfrascarme en el último asunto que me han encomendado: un apasionante informe pericial a través debo armar un complejo puzle de actos administrativos que se dieron hace ya muchos años…

 

¿FOMENTANDO LA LECTURA HACEMOS MEJORES CIUDADANOS?

Había tenido una semana intensa y larga, y muy exigente, y mi cuerpo con un resfriado severo no paraba de protestar…, así que mientras que repostaba en una gasolinera de vuelta a Granada decidí dos cosas: iría a relajarme a un Hammam (baños árabes de Granada) y posteriormente asistiría a esa mesa redonda que unos días antes me había llamado la atención… además se celebraría en La Madraza, la primitiva universidad fundada por Yusuf I en el siglo XIV… “¡Todo un lujo!”, me dije.

Por favor, pincha en la imagen para acceder al artículo completo

¿CONOCES EL MANUAL EN EL QUE LA FUNDACION ONCE VUELCA SU EXPERIENCIA SOBRE ACCESIBILIDAD UNIVERSAL?

He tenido la oportunidad de volver a consultar el Manual de Accesibilidad para Técnicos Municipales que hace tiempo fue publicado por la Fundación ONCE para la Cooperación e Inclusión Social de Personas con Discapacidad y la Fundación ACS, y no me he podido resistir a hablaros de esta estupenda obra que “no es un manual más a añadir a una larga lista de publicaciones que sobre el tema de la accesibilidad universal están proliferando”. ¿Y queréis saber por qué? Pues os lo voy a contar a mi manera (y además os adjunto el enlace para que os lo podáis descargar)

Si quieres acceder al artículo completo, por favor pincha en la imagen

Las barreras arquitectónicas siguen estando presentes en nuestras ciudades.

¿PUEDE UN HOMBRE ESTAR ENAMORADO DE SU BARRIO, AUNQUE SEA POBRE, FEO Y HUMILDE?

Esta mañana, justo al despertar, he descubierto por azar en las redes una reflexión realizada por un antiguo amigo de la infancia, con el que compartí años de internado en la Universidad Laboral de Sevilla. Y en ella narra sus vivencias de niño al volver a casa (Huesca) en cada una de las vacaciones trimestrales, cuando descubría una y otra vez que no había nada más entrañable que volver a tu casa y a tu barrio… Aun cuando se tratase de un humildísimo barrio de casas baratas, con gente hacinada, con malos servicios y puede incluso que con mala reputación (para los más pudientes, claro)… ¡ABSOLUTAMENTE RECOMENDABLE!