Lo que fuiste, lo que quieres ser

5 dardos para el Granada CF – Deportivo de la Coruña

* Si hay un equipo de naturaleza modesta que consiguió cuestionar la supremacía de Madrid y Barcelona fuera de los clubes del segundo vagón como Atlético de Madrid, Valencia o Sevilla, ese fue sin duda el Deportivo de La Coruña, muy por encima del Villarreal, que pese a su prosperidad y estructura jamás llegó a aglutinar la colección de títulos con la que se distinguió un periodo irrepetible para el conjunto gallego, en su nacimiento con Arsenio Iglesias y después con Jabo Irureta. Siempre bajo la tutela de Augusto César Lendoiro, uno de los primeros presidentes profesionales, con sueldo estipulado, vanguardista en su aprovechamiento de los excelsos derechos televisivos, con enormes tentáculos en el mercado y una cartera de jugadores interminable, con elementos que nunca llegaron a disputar un minuto con los blanquiazules. Seguro que esa filosofía de trabajo les suena.

* Pero estar a la altura de aquella excelencia que deparó títulos de Liga, Copa y hasta unas semifinales de Liga de Campeones acabó mellando la perspectiva del Deportivo, que se encontró sin tantos ingresos y rebajó su acierto en los fichajes. El emblema de aquella época aparte de los brasileño era un canterano: Fran. Sin embargo, Lendoiro no impulsó como debía el filial y cuando lo intentó, fue tarde. La producción del Fabril fue mínima y cuando vinieron las vacas flacas el Depor se encontró con un equipo condecorado, pero con ciertas fracturas. Pese a todo, el curso de su descenso nadie esperaba esa desgracia. Fue aún más dramático que lo ocurrido con el Villarreal, ya que ni siquiera pisó la zona de descenso hasta la última jornada. En solo una campaña ha vuelto. Su plantilla no es para tirar cohetes, pero sigue reuniendo tipos interesantes y a un galvanizador de época: Juan Carlos Valerón, el flaco eterno. Eso, y una idea de juego atractiva que impulsa Oltra. Ahora el Depor se enfanga en el mismo lugar que el Granada, pero la esencia sigue. También la especulación en fichajes. El brazo amigo del famoso representante Jorge Mendes consigue que a pesar de sus deudas, muchos hombres de su órbita militen en la entidad de su amigo Lendoiro, quien le apadrinó cuando Mendes estaba lejos de las descomunales operaciones que maneja hoy en día.

* Ante eso, el Granada quiere intentar consolidar el trabajo táctico de las últimas semanas, tras el paréntesis del Bernabéu. Pretende Anquela un cuadro aguerrido, que presione y luego trence con soltura, pero le falta engrase en el centro, fluidez atrás y mezcla arriba. Es decir, mucho trabajo por delante. Valora el técnico alinear a Brahimi y cohesionar el centro del campo con varios volantes que no pierdan el balón ante el peso que pueda ejercer el Deportivo. También estudia renunciar al nuevo y abrir un costado con un extremo, que bien podía ser Torje, goleador con Rumanía inédito como titular, o Jaime Romero, ciclotímico.

* La otra duda está en defensa. Mientras que parece evidente que Mainz ocupará el hueco en el centro que deja el sancionado Borja Gómez, podría producirse también un cambio en el lateral derecho. Nyom, pese a estar en un nivel mejor que el paupérrimo con el que acabó la Liga pasada, sigue atascado si la pretensión estratégica es que el Granada pueda salir por ambos costados. Para solucionarlo, el técnico coteja datos y podría mantener en la titularidad a Juanma Ortiz, pero esta vez de lateral. Ya advertimos de que este alicantino acabaría siendo titular, por su rigor y entrega. Veremos cuánto tarda en asentarse.

* Hoy es día para explosión de los goleadores. Para que el cóctel de ataque por fin sepa bien. Para que se estrene Floro Flores, famélico, o bien que El-Arabi pueda agradecer su paternidad a su creencia. Un día para que Orellana destape las esencias o que incluso Brahimi le ayude, bien de salida o tras el descanso. Un día para que Los Cármenes rescate su poder, en una tarde que se presume calurosa, en la que realmente y tras mucho devaneo, empieza a amasarse la permanencia. Aunque lo importante es que el Granada acaba por consolidar su estilo, sin nuevos puntos comenzará a sonar la voz de alarma. Si el Granada quiere rubricar su modelo y evolucionar hacia el sueño de ser un nuevo Súper Dépor, tiene que empezar ya a demostrarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *