Nadie se acuerda de cómo empieza una buena racha

* 5 dardos para el Real Mallorca – Granada CF

* Las buenas rachas son, a la distancia, una mera estadística. Cuando nos avisan sobre un equipo que lleva tropecientos partidos sin perder, pocas veces nos interesamos si realmente su juego está siendo lo suficientemente convincente para acarrear tales méritos, muchos menos cómo empezó todo. Si el encadenamiento de éxitos constituyera la principal orden de mérito, Tito Vilanova estaría por ahora dejando por los suelos a Pep Guardiola. Pero quien haya visto lo suficiente al Barcelona sabrá que el vértigo y cierta merma en la ambición están condicionando por ahora, al otrora equipo deslumbrante. En Granada cualquiera se conformaría con ir sumando sin parar. Iniciar una secuencia de estas que apabullan. Cuando el equipo adquiera una velocidad de crucero semejante, nadie se acordará de que ante el Celta le atosigaron a ocasiones y le avasallaron durante todo el segundo tiempo. Simplemente, se establecerá aquel día como el comienzo de un proceso satisfactorio, sobre el que el más fácil templarse y mejorar el juego.

* El mayor mérito de un entrenador consiste en que sus hombres mimeticen su personalidad, que la organización destile el aroma a una tiza concreta. Si por algo se caracteriza Joaquín Caparrós es por conseguir transmitir es espíritu a los cuadros que dirige. El sevillano es un terrorífico general para tenerlo como enemigo. Experto en la gestión de la carestía, alumbró los primeros pasos de sendas etapas magníficas de dos equipos que acabaron despegando cuando él salió: el Sevilla y el Athletic Club. Llegó sin estruendo a Mallorca el curso pasado, manejó la situación hasta alcanzar la permanencia sin sobresaltos y ahora alienta una nueva apuesta con muchas caras nuevas, pero con la misma identidad de siempre. Una aguerrida e infatigable.

* Todo esta influencia es la que pretende transmitir aún Anquela, que no ha logrado determinar si los suyos son toro o torero. El tránsito se le está agriando porque encima se está esfumando la seducción que siente el público hacia sus colores. Tal vez este Granada acabe sintiéndose más cómodo fuera de casa, tristemente. Está falto de confianza pero también escaso de preponderancia allí donde se dirimen los partidos: el centro del campo. Si sigue habiendo dimisiones de integrantes destacados, la cosa se pone difícil.

* Alejado de los silbidos voraces, El-Arabi podría retener la titularidad y abundar en su mejoría física. No está Floro Flores para grandes alardes con su lesión y eso podría permitir al marroquí que sostenga la bandera en vanguardia. Es un gran incomprendido. Un talento frío que mide sus esfuerzos, que no regala energía gratuitamente, aunque la demagogia ante la grada invite muchas veces a corretear como un pollo sin cabeza. El-Arabi sufre el prejuicio de su precio, pero en sus botas está la manera de patear la losa. Goles, intervenciones decisivas y sustitución cuando sea oportuno, no cuando haya riesgo de escarnio. Anquela se equivocó relevándole faltando tan poco tiempo. Ahora ahondaría si no le da algo de continuidad.

* El Mallorca no tendrá a sus laterales titulares, ha perdido en las últimas semanas a su mediocentro clave (Javi Márquez). Tampoco cuenta con Nunes ni con Giovani Dos Santos, relacionado en su día con el Granada. En su beneficio, cuenta con su ataque afilado, con Hemed y Casadesús prestos, más las incorporaciones por banda de Nsue y Pereira. Equipo de Caparrós, equipo peligroso, pero con debilidad en la creación, donde podrían imponerse, si están finos, Orellana y Brahimi. Allí en las Baleares podría llegar un segundo triunfo consecutivo y una lectura positiva del horizonte. Nadie se acordará de cómo empezó todo. Si fue un horror o no, fueron tres puntos y el fin de un trauma.

2 Comentarios

  1. No creo, sinceramente, que tenga gran mérito. El demérito está en la crítica gratuita y precipitada. Ser prudente y darse cuenta de la calidad de El-Arabi me parece una obviedad, si el que analiza se preocupa mínimamente por ver cómo jugaba en el pasado. Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *