El entrañable José Víctor

Lo entrañable de los mayores es esa mezcla entre la sabiduría profunda del discurso pulido por los años y la reiteración de usos y tradiciones milenarias, con el ánimo de ilustrar a las personas con las que guardan cierto afecto. Si algo me transmitía José Víctor Rodríguez de Miguel es ese aprecio por el joven periodista con ganas de aprender, al que siempre respetó como si tratara con el profesional más experimentado. El ‘abuelo’, como todos le llamaban, unos con cariño, otros con retranca, es un señor más pesado que la digestión de un puchero cuando expone una de esas ideas que lleva grabadas a fuego, pero se hacía querer por su indiscutible educación y porque, con el tiempo, te percatabas de que aquellos parlamentos estaban cargados de razón, desde la ternura de alguien reputado en el fútbol.
De José Víctor no se acordarán muchos de los que se han sumado al auge del Granada. A día de hoy, no es una de las figuras más recordadas en los anales, pese a protagonizar dos acciones relativamente recientes y trascendentales. Fue sustituto de Juan José Barón en la primera temporada de Paco Sanz en la presidencia, cuando el equipo obtenía irregulares resultados y se alejaba del primer puesto del grupo IX de Tercera, una categoría que parece ciencia – ficción desde la óptica actual. José Víctor recondujo la situación, el Granada fue campeón y superó las dos eliminatorias por el ascenso a Segunda B, no sin sufrimiento, tras cuatro años en una categoría impropia de la entidad. Inquirido por el reto cumplido, José Víctor le restó importancia. Lo normal para la entidad era no estar en una división tan baja. Lo único que había logrado, decía, era una vuelta a las viejas rutinas, declaró con modestia.
Al curso siguiente fue usado de nuevo como bombero. El Granada lanzó un proyecto pretendido como ambicioso, pero la etapa de Josip Visnjic en el banquillo fue interrumpida por las rachas aciagas. José Víctor apareció para asegurar la permanencia y lo logró, con un mérito añadido. El club empezó a preparar la siguiente campaña en cuanto a fichajes sin demasiada discreción. Aún así, el murciano sostuvo el equilibrio en un vestuario cabreado y tuvo incluso partidos para el recuerdo, como aquel triunfo ante el Sevilla Atlético de Manolo Jiménez en Los Cármenes, con jugadores tan populares como Capel, Alfaro o Fazio.
José Víctor no renovó ni como secretario técnico. En un primer momento se le conectaba con una futura escuela de fútbol rojiblanca que jamás nació. Inició nuevas aventuras y ahora vive tranquilo en su casa de un pueblo alicantino. De él recuerdo muchas conversaciones, que se dilataban en el tiempo, cuando uno era de los pocos periodistas que frecuentaba entrenamientos. José Víctor me esgrimió una teoría que siempre considero. Es la del gol.

Para un hombre tan obsesionado con la estadística, pues tenía fichas redactadas a mano o a máquina de escribir de prácticamente los jugadores de cualquier categoría, la capacidad anotadora de un equipo la constituían la suma de los valores individuales previos de sus jugadores. Aunque parezca una perogrullada, para él había que considerar que un conjunto con aspiraciones ambiciosas necesitaba un delantero que capitalizara más de 15 goles, un segundo punta o mediapunta que estuviera en torno a 10; y unas bandas que aportaran algo más de 5. En otras posiciones, siempre había de considerar quién tenía llegada desde segunda línea y qué jugadores eran buenos rematadores en jugadas de estrategia. Luego se producirían datos inesperados, conjunciones que mejoraran o empeoraran registros, pero en general esa suma de partes deparaba el rendimiento global, según José Víctor.

Llevo el análisis al Granada y me encuentro con conflictos al atender a su alineación tipo actual. El delantero centro habitual hasta la fecha, El-Arabi, lleva cuatro goles. El segundo mejor goleador es el banda derecha, Torje. Ningún tanto lleva Benítez, el zurdo. Tampoco su predecesor, Orellana. Brahimi, nada menos que el mediapunta, ni se ha estrenado. Mikel Rico, con su llegada, lleva dos. Iriney, nada. Los centrales no están especialmente finos en el remate, aunque apunta en Copa Diego Mainz. Lo demás es pobreza en el remate. Eso nos lleva a conclusiones.
Tal vez habría que optar por la solución simplista y aproximar al gol a los que más lo rondan. Un delantero centro, que pudiera ser Ighalo, que sí marcó en Copa y lo rozó en Liga, con Torje probando a su espalda. Dos bandas ágiles, sin miedo al disparo. Por estado físico, podrían ser Benítez y Jaime, en la derecha, que es egoísta pero en diez minutos pisó el área ante el Espanyol, con la cualidad de que al jugar bien a banda cambiada cuando se perfila tiene tiro. Esta solución retrasaría a Brahimi al centro del campo, pudiendo acompañar a Iriney, más ordenado, o Mikel Rico, más versátil. Se formaría una pareja heterogénea, no la suma de dos hombres eminentemente de contención. Brahimi solo ha probado una vez, de salida, en la sala de máquinas. Fue en la ida de la Copa, con aciago resultado. Pero hay fórmulas que tal vez merezcan la revisión de una segunda oportunidad. Anquela ha concluido partidos con alienaciones de intenciones ofensivas, pero pocas veces se ha visto esa osadía de inicio.
Muchas veces los entrenadores guardan reparos por actuar fuera de casa, por enfrentarse a rivales que se acomodan con el balón en posesión. Pero golpear con la misma piedra puede dar también resultados. No sé si José Víctor le daría el visto bueno a esa propuesta ambiciosa. Puede incluso tacharme de osado, de intervencionista. Lo que no se puede negar es que acerca a los mejores rematadores a la portería contraria. Este Granada actual se ha preocupado mucho por dejar su puerta a cero y lo logró ante el Espanyol, pero ha pagado un precio caro: no marcar tampoco. No sé cuánto tiempo se quedará Anquela. Lo que sí creo es que algo tiene que variar para cambiar esta tendencia actual. La mala suerte no puede ser una excusa socorrida. Si reúne a la gente con gol, las cosas pueden discurrir con mayor sencillez. Es una idea que me recorre, mientras rememoro al bueno de José Víctor. Junto con Fabri, el entrenador más exitoso de la historia reciente. Ya entonces se le veía caduco. Hoy les digo que era un sabio.

11 Comentarios

  1. Buen entrenador José Victor, siempre al quite en situaciones comprometidas del club. Recuerdo su redebut en Segunda B contra el Baza de Oscar Cano (empata a 1), y a partir de ahí todo victorias en Los Carmenes, para certificar una salvación en una temporada mediocre, la del regreso. Y aquel partido donde Javi García le hizo un traje a Capel.. y hasta marcó Zurita. Su teoría del gol es la lógica para un equipo con aspiraciones de algo en Primera División. Todo equipo que consiga los registros goleadores que él indicaba podría entrar en UEFA. Para la permanencia con algo menos puede valer. Los cambios que indicas son bastante revolucionarios. Aunque sacar del equipo a El Arabi me parece precipitado. Lo de Torje me gusta, creo que puede rendir bien por ahí, y teniendo las bandas que comentas habría una triple amenaza de tiro lejano muy interesante, que haría que las defensas salieran algo más y poder filtrar balones al punta. Sobre poner a Brahimi más atrás… no lo veo, su aportación defensiva no es muy buena para esa posición. Pero una variante tipo 4-1-4-1 si podría valer, con Iriney dedicado en exclusiva a tareas defensivas, Brahimi bajando a por el balón en tareas ofensivas, y la conexión asegurada con Torje. Sobre el papel puede funcionar.. habría que ver en la realidad.

  2. hola rafael, me ha gustado bastante su articulo, pero creo que le falta un par de cosillas en mi opinion….todas las alineaciones tienen puntos debiles, y le ha faltado ponerlos para que el aficionado que lea esto entienda el riesgo de esa alineacion. Por ejemplo, retrasar a brahimi repercutiria en su juego. su mejor habilidad es el desborde en el 1 contra 1 y cerca del circulo central eso no se debe hacer porque una perdida de balon ahi seria letal. tambien la opcion de jaime en banda es buena en la ofensiva pero no ayudaria tanto a nyom en tareas defensivas como hacen torje o benitez, lo que le dejaria solo en el 2 contra 1 que tantas veces hemos visto que en el que pocas veces ha podido hacer algo. tambien creo que es un error sentar a el-arabi tan rapido, con 4 goles a sus espaldas (1 menos que ighalo en toda la temporada pasada) por el simple hecho de que marco al zaragoza en copa. por lo demas todo bastante bien, pero cabria tambien decir, sobre todo viendo la piel tan fina que tiene la aficion con respecto a anquela, que hasta ahora esa alineacion no se ha podido dar en ningun partido dado que jaime y benitez solo han coincidido una vez (contra el espanyol) por culpa de lesiones y sanciones…

  3. Arabi lleva dos partidos sin tirar a gol, los mismos que ha estado sin Brahimi. Tal vez tengan razón y deba seguir al menos una semana más, pero veo a Ighalo en vena y no conviene desaprovecharlo.

  4. No he dicho que se ponga cerca del círculo central sin más. Ya aparece por ese sector con frecuencia. Para mí su principal cualidad es la asociación y luego esa capacidad para girarse ante la presión y encarar. Me parece más arriesgado tenerlo tan alejado de la salida de balón, que queda encomendada a dos pivotes a los que les cuesta. Con bandas tan abiertas, se desnuda el centro del campo. Creo que Torje haría pupa entre líneas, al tiempo que sería una primera ayuda defensiva por su generosidad en el acoso. Es cierto que Jaime no ha jugado hasta ahora, pero ha podido probarse con Orellana también o con Ortiz. Lo que está comprobado que no funciona es actuar con 2 puntas, vistas las características de los que están en plantilla

  5. puede que lleves razon, pero como todo en el futbol puede que salga bien o que no…si todo funcionase igual que suena “sobre el papel” entonces todos podriamos ser entrenador…
    solo un par de preguntas mas porque me parece bastante interesante tu opinion: a mi me parece que el problema viene del poco futbol que genera iriney, un gran destructor pero no le puedes pedir mucho mas. Piensas que si fran rico estuviese para jugar muchos de los problemas en la creacion se solucionarian??
    y crees que yebda deberia ser titular en aquellos partidos de casa en los que sabes que vas a tener gran parte de la posesion?? yo opino que nos ayudaria mas que iriney, veo a yebda con mas capacidad para sumarse al ataque…
    muchas gracias por molestarte en responder y muy buen articulo!!…

  6. perdona un pregunta mas, al ver que la salida de floro flores es ya evidente, creo que no tenemos ningun delantero que vaya bien de cabeza, esa es mi opinion…
    crees que podria venirnos bien jugar con la misma alineacion que ahora pero con torje y benitez cambiados de banda para que tengan mejor llegada a puerta?? ya se que has dado la opcion de jaime en una banda y torje por detras de el-arabi, pero dado que jaime es propenso a lesionarse y es bastante individualista, piensas que puede ser otra alternativa??…

  7. No puedo especular con la alineación de un jugador que todavía está por recuperar. En cuanto a Yebda, si recupera su nivel será pronto titular

  8. La opción del cambio de banda debería de emplearse en momentos, aunque a Benítez le cuesta embestir a banda cambiada

  9. Depende de cómo se haya recuperado. No me gusta lo de sacrificado. Hace falta profundidad de plantilla, no un once inamovible

  10. nunca, nunca, nunca he visto un señor mejor documentado en cuanto a jugadores de inferior categoría, aquellos alejados de los focos (lo difícil) como Don José Víctor, además de ser un tipo encantador. Creo que pasa por momentos delicados de salud de los que espero que se reponga a la voz de ya. Merecido homenaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *