Una extraña deriva

No hay evidencias científicas que demuestren que el aislamiento es terapéutico, por lo que la utilidad de la concentración del Granada en Alhaurín de la Torre está todavía por demostrar. Los motivos explícitos son claros. Mantener al equipo alejado del ruido y estimular la absoluta libertad de expresión del entrenador, que salvo en Los Cármenes no tiene instalación alguna para mantener entrenamientos a puerta cerrada. El problema de estos giros en las rutinas vienen a posteriori. Si la medida no obtiene el resultado esperado, la victoria del sábado, pocas opciones quedarán ya en las que se pueda adentrar el grupo. Si por el contrario surte efecto y se vence, la lógica podría llevar a concluir que habría que repetirla cada semana.

Como es normal, esta segunda consecuencia no se producirá aunque triunfen. El futbolista puede tragar con esta táctica castrense durante un tiempo, como periodo de catarsis. Pero alejarse de su ambiente, de la familia, de las costumbres, no parece un gran plan a largo plazo. En el fondo, esta vía se traduce como un alejamiento de aficionados y prensa pero también como un castigo infantil a los elementos que se pueden estar descarriando. Es decir, que pagarían todos justos por pecadores.

Ojalá el retiro surta efecto en la plantilla y el entrenador pueda planear bien desde la tranquilidad, aunque todo esto nos retrotrae al verano, donde sí está más justificado que se viaje a un hotel para fomentar la confraternización y los primeros automatismos tácticos. Tal vez es que el estío no se aprovechó lo suficiente. Por eso lo mismo vuelve a sonar el entrenador que había antes de esa estación. La deriva de los acontecimientos es asombrosa.

1 Comentario

  1. un partido ganado en casa en toda la primera vuelta a falta de que pasen dos equipos que van de menos a más como son la Real y el Valencia… así es imposible salvarse… en cuanto el Español y alguno de los gallegos peguen el estirón, nos vemos a 8 puntos de la salvación… Anquela vete ya, por respeto a esta afición. No nos rompas el sueño que ha costado 35 años conseguir. Se digno, por favor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *