Después de la utopía

5 dardos para el Granada CF – Real Sociedad

*Tres días de tranquilidad, sin aficionados alrededor, controlando el flujo informativo que acaba en los medios de comunicación con una extraña ‘puerta cerrada’ dentro de una instalación que se ve sin embargo desde la calle. Pero salvo algún fotógrafo, ningún redactor se ha asomado. Se ha tolerado esa desconexión temporal a petición del club. Esa excursión a Alhaurín para desenchufarse de la presión y aligerarse la ansiedad. Puede haber sido terapéutico el encierro, pero los problemas siguen ahí, latiendo. Toca afrontarlos.

 

*Leyendo los comunicado que llegaban de la concentración, todo se asemejaba a un escenario edulcorado. Pero luego llegó la convocatoria y saltó un resorte. Orellana, fuera de la citación por decisión técnica. Se acabó el crédito del chileno. Dos jugadores con talento pero carácter voluble han desaparecido de la escena. Uno es este gran mediapunta en Segunda división, que en Primera se ha transformado en un ‘tuercebotas’ hasta la fecha. El otro, Floro Flores, retorna a su país. Dos estrellas estrelladas. El curso pasado, cuando Fabri se las vio con Martins, Yebda o Jara, el plantel le ganó la partida al entrenador. Esta temporada es diferente. A Anquela se le otorga una posición de fuerza para estas decisiones. El grupo ‘francés’ va un poco a su rollo pero no amedrenta el estatus del vestuario y el de españoles y brasileños está mayoritariamente a favor del jienense, con alguna excepción. Si Anquela acaba destituido, no será por fracturas internas. Tampoco por quemazón con los dirigentes. Que le guardan celo.

 

*Pocos cambios se presumen en la alineación. El lateral derecho podría volver a ser Nyom y El-Arabi tendría alguna opción de suceder a Ighalo en punta. No hay mucho margen más. Lo fundamental es que las notas de prensa no engañen y que Brahimi se encuentre apto para disputar el encuentro o parte del mismo.

 

*El respetable no arroja dudas. Me extrañarían pitadas o increpaciones antes de la celebración del encuentro. Pero hoy en Los Cármenes el juicio retornará al final. Cara o cruz.

 

*La Real Sociedad arrastra el grato recuerdo de la victoria más contundente de la campaña pasada, pero también la eliminación de la Copa, aunque aquella vuelta también deparó una gran actuación. Equipo versátil en ataque, que ha encontrado sentido a su juego con Pardo e Illarramendi por el centro. Este último, expulsado en el encuentro de hace meses, lo que acabó de desequilibrar la balanza. Un Granada peleado con el gol frente a una Real donde cualquiera de los cuatro que se posan por la vanguardia pueden marcar. El reto que calibra la concentración.  El día definitivo tras la utopía malagueña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *