Pedro Conde y el lobo

5 dardos para el Granada – Valencia

* Mi compañero Víctor Romero es un tipo con guasa y adorna con diversión cada uno de sus sarcásticos artículos en las páginas de Deportes de IDEAL. Esta semana ha mentado a Heidi como metáfora de la actual situación del Granada, pero a mí me recuerda más a una fábula, la de Pedro y el lobo. El pastor se pasó tanto tiempo bromeando con que vendría la fiera a comerse las ovejas que al final, cuando era verdad, nadie le hizo caso. Entre la hinchada, periodistas y dirigentes del club existe la constancia de que había que traer un refuerzo para el ataque en enero. Será éste, me gusta el otro, puede que se incorpore aquel. El caso es que llegó Reyes y no hay nadie. Viene un lobo feroz como el Valencia y para hacerle frente, en la reserva, solo está Pedro. Pedro Conde, el delantero centro del filial.

* Lo bueno a veces se hace de rogar, pero la constancia es que, una vez más, las operaciones arrancadas por el Granada se han obstaculizado. Eso depara el actual escenario. Ighalo titular sin cuestión. Pedro como irrupción joven y singular, aunque ya calza 24 años. Brahimi de vuelta para aportar su pase donde deja el vacío el elegante pero fallón El-Arabi.

* Para colmo, el jugador más entonado de la vanguardia está renqueante. Benítez sufrió un pinchazo este viernes y queda entre algodones. Sería una baja dolorosa para Anquela, al que Papa Noel no le dejó nada en el calcetín y espera que sus Majestades de Oriente sean más generosas.

* Duelo con pimienta para Siqueira, ante el que pudo ser su equipo. Juegue o no Benítez, sus entradas afiladas se hacen fundamentales para intentar agrietar a un Valencia que con Valverde ha aumentado su sentido táctico.

* La carta a los Reyes subraya un deseo, la permanencia, y un anhelo, que en casa los resultados y la imagen mejoren. Al Granada le ha costado ejercer su jerarquía en ciertos partidos, pero ante los contrarios más poderosos, los que intentan mantener su personalidad con el balón, deparó su mejor cara. La semana ha sido extraña, con Iriney y Orellana apareciendo en su recta final para, pese a todo, entrar en la lista. El brasileño es un fijo en la línea Maginot que ha erigido el entrenador con el cuerpo de veteranos. Este domingo ya sabremos si el trasiego navideño afecta y si al final Anquela paga el roscón o se coloca la corona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *