Íntimos enemigos

5 dardos para el Celta de Vigo – Granada

* La segunda visita a Galicia del Granada en pocas fechas reproduce un estado de gran necesidad en el contrario, aunque con matices muy diferentes a los del Deportivo. La separación con la zona de alivio clasificatorio es menor para el Celta y el ambiente en su hinchada está menos crispado, pese a lo revolucionario que supone relevar al entrenador que le dio el ascenso, tras el revuelo de la llegada de Abel Resino, con ese episodio de controversia conformado por la censura al que iba a ser su segundo entrenador, Salva Ballesta, por sus marcados ideales políticos. Los vigueses han jugado mejor que sus vecinos coruñeses durante el campeonato, pero sus mecanismos defensivos han sido débiles y se han agarrado irresistiblemente al mejor momento de forma de su estrella Iago Aspas, que anda despistado desde que su nombre se asoció a equipos importantes, tanto como para desesperar a su propio exentrenador, cuya reprimenda pública supuso la gota que colmó el vaso para la directiva. La convulsión depara un Celta algo imprevisible, aunque Resino tiene bastantes paralelismos con la visión futbolística de su predecesor. Defensa adelantada, personalidad con el balón y presión al rival. Lo que habrá que verificar es si su tacto doma a los más talentosos y los enrola en la causa común de la supervivencia.

* Aquí aparece el Granada, que sigue unas directrices estrictas desde que aterrizó Alcaraz. Sus comparecencias ante la prensa son mensajes nítidos sobre su idea del fútbol que apunta a los futbolistas. En sus palabras hay breves menciones al contrario y nulas alusiones a jugadores determinados. Todo gira en torno al equipo como una colectividad, que cuanto más fuerte sea, menos tendrá que preocuparse del de enfrente, sin atender a causas individuales, abundando en que cada futbolista aporta unos matices al planteamiento. La fórmula se moldea pero la insistencia ha deparado sus frutos. Quizás la mejor versión se viera, precisamente, en día que cayó derrotado. El partido ante el Barcelona, por momentos disputado de tú a tú, ejemplifica las posibilidades de este Granada desde que llegaron los fichajes y se paliaron ciertas carencias tácticas.

* Tal es el influjo de lo gremial que los debates acerca de la actividad de ciertos suplentes quedan siempre en un segundo plano. La utilidad de Brahimi o Buonanotte es obvia para esta escuadra. Su titularidad actual es más discutible. No queda lejos el día que uno o ambos sean de la partida en un encuentro. Mientras tanto, afrontan el desafío sin exhibir egoísmo, tratando de aunar el objetivo. Tener a los que actúan contentos es fácil. Mantener implicados a los que por ahora pertenecen a la segunda unidad es un reto añadido para el entrenador.

* Como en Riazor, el Celta saldrá a apretar desde el principio. Tratará de embotellar al Granada, de asfixiar su salida de balón. Resino querrá buscar la espalda de los laterales rojiblancos e impedir que crucen contragolpes. El Granada tendrá que soportar esta marejada y saber que a falta de limpieza, un balón largo puede ser angustioso para la zaga local. La fortaleza de Ighalo y Aranda se hacen una vez más cruciales. En un partido de tanta tensión, los detalles pueden inclinar la balanza.

* Las derrotas del Mallorca y el Deportivo provocan que este domingo pueda ser el de un distanciamiento considerable para la terna de atrás. Pero al Granada también le valdría sumar, recordando a su vez que venció en la primera vuelta y que ante la igualdad con el Celta en puntos, quedaría por delante. No conviene tener las matemáticas en la cabeza cuando se juega, pero sí la mente fría. El corazón caliente estará delante, pero a veces la pasión descontrolada acarrea efectos imprevisibles. Resino encuentra en la primera parada a su antiguo escuadrón. Junto a Orellana, los antiguos aliados son ahora enemigos a los que dejar en una estacada prácticamente irreversible. No lo pondrán fácil. Como los demás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *