Retraso histórico

Esta semana, el Granada se ha visto obligado a entrenarse en dos instalaciones al acceso de cualquier peña convencional de fútbol, reflejo de unas carencias históricas que ha agravado la meteorología adversa. Los campos de Antonio Sánchez han sido la solución eventual para esos días de lluvia en los cuales aparecen unos técnicos en los campos municipales (Los Cármenes) o provinciales (Diputación) y descartan su uso. Es curiosa la procedencia de esos terrenos a los que se les puso el nombre del dueño de los terrenos. El que lleve poco tiempo siguiendo al club no sabrá que Antonio Sánchez es un antiguo directivo de la etapa de Paco Sanz que tuvo el detalle de adecuar una parcela con dos campos de césped natural que son algo rústicos, pero que han solucionado montones de sesiones del primer equipo y de los filiales. Una solución honorable por su parte pero que bastante modesta para las necesidades de un club en la élite. Impropio de la categoría, pero donde al menos se ponen menos pegas cuando hay charcos.

La nieve excepcional impidió ejercitarse a los rojiblancos esta semana y el viernes les envió a la zona de hierba sintética de la Ciudad Deportiva. Era un tránsito obligado, pero peligroso. El cambio de escenario suele acarrear contrapartidas a modo de lesiones. No es la primera vez que son achacables a factores de este tipo.

El club tiene como prioridad la salvación de la categoría y maneja el objetivo de una ciudad deportiva propia, al margen ya de construcciones de ayuntamientos metropolitanos, a la espera de que le desbloqueen algún espacio en la capital. Es algo crucial para el crecimiento: un hogar para los jugadores, donde siempre haya una alternativa para trabajar, puedan comer, descansar y en el que se fogueen los canteranos. Pozzo tiene un plan maestro de construir un centro deportivo que sea la envidia en el ámbito nacional. Cuanto antes ocurra, con la predisposición de los agentes implicados, el peregrinaje meteorológico y la sensación de precariedad se erradicarán. Sería un gran fichaje para el curso que viene.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *