Chupón o jugón

5 dardos para el Granada – Levante

* Ambos son llamativos, capaces de enhebrar jugadas alucinantes, pero no es lo mismo un chupón que un jugón. Un chupón agarra el balón y es capaz de sortear adversarios con enorme destreza, aunque con frecuencia acaba estrellado con un defensa que cierra el pasillo o bien concluye con un disparo torcido o un pase errado. El jugón es diferente. A menudo, es una evolución del chupón. Posee la misma asombrosa cualidad para driblar, pero suele valorar otras opciones valiosas. Frenarse y tocar, levantar la cabeza y variar la orientación, disparar desde lejos o buscar una pared. En esa disyuntiva hay jugadores importantes en el Granada. No es necesario el detalle. Todos los tenemos en la cabeza. En ellos está estancarse o progresar. Ser chisposos o estruendosos.

* El Levante puede venir fundido de la Europa League pero jamás es un rival cómodo. JIM ha introducido un gen competitivo que no se diezma ni con los suplentes. El estilo es pragmático pero efectivo. Defensa rocosa, centro del campo de soltura y con posibilidad de llegada y un delantero que culmine. Aquí hay una notable ausencia. Los granotas vendieron a Martins y se quedan con Acquafresca, otro de esos delanteros que busca cartel con los valencianos aunque, en principio, tiene bastante peor pinta que el  nigeriano.

* El Granada sabe que será un partido de espacios cortos y Alcaraz recuperará a Buonanotte por sus posibilidades de introducción entre zagas densas. También volverá Aranda, quien se mantiene de espalda al gol pero que fluye en ataque con sus adecuadas decisiones en la circulación. El equipo se parecerá en nombres al que se enfrentó al Mallorca en Los Cármenes, salvo por la presencia de Nyom. Tendrán que ser capaces de desenredar la maraña rival.

* Peligro en el centro del campo, pues Mikel Rico está con cuatro amarillas, Iriney tiene para un par de semanas mínimo y Yebda será operado en unos días. Una vez más, la ventana podría abrirse para Lucena, aunque Lucas está intentando reciclar a Brahimi como posibilidad para el perfil creativo de los mediocentros, en un trabajo formativo para que alcance el grado superlativo que apunta, pero que no confirma.

* Jornada propicia por resultados ajenos, que se quedará corta si no se amplía la brecha con el descenso con un triunfo que no llega desde Riazor, ante una grada deseosa de festejar bajo la lluvia. De ver a los chupones convertidos en jugones. Un proceso que no condiciona el sistema, sino cada uno de ellos. Sí lo ansían, lo conseguirán.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *