Sin medias tintas

* El vagón de metro en hora punta en el que se ha transformado la parte baja de la clasificación no deja de deparar sorpresas. Zaragoza y Celta rascan un punto el sábado ante gigantes como el Madrid y el Barcelona, abotargados tras el periplo de sus internacionales y con la atención puesta en la Copa de Europa. El Osasuna se impulsa y el Deportivo recorta al Mallorca, justo el día que los bermellones tenían que refrendar su ascensión ante un estadio engatusado por la racha. Pero en Son Moix hubo chasco local, como ya ocurrió en Los Cármenes. Con frecuencia un ambiente que nace con afán de ayuda acaba tornándose hostil, pues supone una presión añadida contentar el apego de la parroquia. Por eso, el Granada se ha sentido más cómodo lejos de su estadio. Un motivo para creer que en una plaza ajena, aunque esté repleta de hinchas rivales, puede alcanzar la versión adecuada.

* En Bilbao se ha señalado en rojo la cita y no es para menos. Se aventura el lleno y lo destilan las declaraciones de los jugadores. Pero cruzadas así se han visto en el campeonato que luego se han chafado. El Granada tendrá que despejar su mente ante la atmósfera que le aguarda y comprender por fin que su principal problema está en no sacar lo mejor que lleva dentro. Que aparezcan por fin las luminarias.

* Hay frentes de discusión sobre el portero, los centrales y el sistema. También sobre la conveniencia o no de calzar a Brahimi. Copan tertulias, entretienen en la barra del bar y generan regueros de comentarios, pero no solucionan la verdadera cuestión. Una situación dramática debe ser abordada por los futbolistas de galones, aquellos llamados a marcar la diferencia. Si los delanteros o los ‘trescuartistas’ entran en idilio con el gol, la solvencia defensiva tendría que bastarle al equipo. Si sigue costando tanto romper el atasco, el descuelgue en la tabla se quedará a milímetros.

* El Athletic querrá ejercer su responsabilidad como local, en ese fútbol asociativo que pregona Bielsa pero que se ha desestabilizado tras la fractura interna, con marchas producidas o ya firmadas, más rendimientos deplorables. Equipo tenso, que aprieta duro y va al frente. Un descaro ante el que el Granada intentará contestar con arrojo, consciente de lo mucho en juego.

* Rico indultado para jugar ante el equipo de su corazón. Siempre que Angulo fue titular se sumó algo. Buonanotte saca brillo a su filo. A Aranda ya le toca. Ighalo está hambriento. Nolito quiere saquear también la ‘Catedral’. Noche de emociones, en la que dar el latigazo o ser devorado. Sin medias tintas.