Sin grises

5 dardos para el Granada – Betis

* Al Granada se le aventura la recepción al Betis como un viernes sin grises, como esos crudos inviernos que derrite de golpe un sol de injusticia. No hay escalas donde inhalar oxígeno, ni recovecos en los que esconderse a este nivel de decibelios, cuando la melodía se ansía intermitente y Anthony Perkins se asoma tras la cortina con un cuchillo jamonero, con primos en Galicia, Mallorca y Zaragoza. La gente saldrá del campo saciada y en armonía o sedienta de sangre ajena. El espacio de comprensión cariñosa se restringiría.

* Tan posible es que abandonen el recinto en paz y agradecidos a un rival más pendiente de cuitas locales con el vecino, con el granadino tipo tentado de bailotear sobre el albero sevillano en la inminente Feria de Abril, como factible es que se invoquen represalias contra sus cruzados rojiblancos, exterminada ya la paciencia ante los reiterados gatillazos, sin revitalizante pastilla azul a mano, que hasta en el placer se notan los recortes. Es una noche para el retrato de aptitudes, entre los que dan el paso voluntario para acometer el desafío como el primer parapentista que da el salto desde la loma, y los que se acobardan tras la almohada entre lágrimas, sollozando con el pañal guarreado y despertando a mamaíta porque en el armario está el coco.

* Los brindis insatisfechos que se han derramado semana tras semana con oportunidades de abrir brecha que se esfumaron como el tabaco de televisión han prodigado una suerte de igualdad entre los que se duchan en Los Cármenes, que ya quisieran en la ONU. Ya da lo mismo de dónde son, cuánto costaron y qué tiempo llevan en nómina del club. El partido se desprende de atrezo y conduce hacia la introspección. Juegan a esto desde niños, precisamente, para encuentros como este en los que se mesa la gloria con el riesgo afilado de caer en la bancarrota. Para que los mayores vibren en la grada, los niños caracoleen entre la seguridad para lograr su camiseta sudada y algunas de ellas les guiñen junto al portón del aparcamiento cuando se marchen orgullosos al volante de su berlina o en el deportivo, que cada cual elige su montura cuando caza. Vanidad perdonable del que cumple su deber. La gloria que sonríe al intrépido.

* Este deporte no es mera técnica. Eso viene fenomenal para los anuncios de Nike. Tampoco es pura fuerza, porque en las estadísticas no se refleja lo que levantan en el press de banca. Ni siquiera es referente esa estupidez de la Liga de Campeones que constata los kilómetros recorridos, como si importara tanto la capacidad maratoniana. Este deporte es ante todo orgullo. Ningún dechado de virtudes llega a la cumbre sin el verdadero motor emocional. El que lo tiene se erige en futbolista, se labra una reputación justa, se convierte en el privilegiado que envidia el oficinista barrigón. El que carece de esa virtud solo es un simple jugador, a secas, al que el azar le habrá conducido al escenario de focos, pero en el que estará de paso si verdaderamente no exprime su talento en una consecución anhelada. La meta colectiva que brilla como el neón y por la que el quinteto de cola guerrea.

* El fútbol rocío un desgraciado conjuro donde el presidente Pina, tan austero cuando entiende, buscó inversión para un futuro negocio y maldijo a todas sus adquisiciones millonarias. Fran Rico intenta aún salvarse del limbo con cirugía y paciencia sobre su rodilla maltrecha. Diakhaté ha protagonizado más enredos que despejes. El-Arabi iba a ser el delfín que le redimiera este curso, pero en Granada solo ha aleteado un cachalote al que el sónar se le ha degradado hasta impacientar a los adláteres de Job. Algo pasó en Arabia que maleó al que fue prometedor capitán de la selección francesa de fútbol sala, que descarrió a abanderado estéril del ataque de Marruecos, una selección que hasta olvidó su estrella en la Copa África. Pero incluso este fiasco cada vez más subrayado es irrelevante, porque hasta el utilero más humilde del club tiene que estar involucrado ya en la máxima común. Juegue quien juegue, decida lo que decida Alcaraz con su alquimia nativa, todos deben estar a una. Que la percusión de la grada estremezca a los verdiblancos, aplaque el silbido cruel de los defraudados y promueva la fanfarria lúdica que eleve a un héroe inesperado al altar, al que sea, lo mismo da a estas alturas de la escarpada. Siempre que Ighalo le ceda el paso y no desempolve sus galones. Las leyendas retornan sin alertarlo.

23 Comentarios

  1. tanto tenéis que tragar (ideal) para que os den 10 minutos antes las noticias que a los demás? fuera vendas y más objetividad y realidad de los hecho que acontecen en cada partido, los últimos seis “el granada mereció más” venga ya!!!!

  2. No le he echado la culpa a nadie. Solo me gustaría que los futbolistas saquen todo lo que tienen dentro. Alcaraz comete errores también. Un ejemplo claro en mi opinión fue no retirar a El-Arabi al descanso en San Mamés.

  3. No he pasado por alto nada. Ya advierto, como me demuestra, que si hoy no se gana muchos van a pedir sangre. La del entrenador, jugadores, directivos… Lo mismo hasta culpamos de la racha a algún periodista.

  4. ¿Es usted mi amigo? En ese caso, encantado. Ya me gustaría saber escribir poesías. Aquí arriba no he encadenado ni una sola rima. No tengo talento para eso. Ni siquiera para gustarle a usted. Lo siento de veras.

  5. La verdad es que no tengo muchas alergias, como de todo, pero la compra en el supermercado y los caprichos de mesa me los pago yo. No aspiro a la objetividad, eso es imposible y es de presumidos creerse en posesión de ella, sino en la honestidad. Si usted cree que en los últimos seis partidos el Granada se ha merecido aún menos de lo que recibió, le respeto. Haga usted lo mismo con mi opinión, por favor.

  6. Pues a mi me ha gustado Rafael, al resto le digo que este artículo no exhime de responsabilidades a nadie, yo lo he entendido como una arenga a los jugadores, y me parece perfecto porque Lucas sera mejor o peor entrenador, pero que no haya un tiro a meta en 90 minutos como ha ocurrido en partidos anteriores es culpa unica y exclusivamente de los jugadores de ataque, Igalo se dedica a regateara hasta cuando baja a defender, Toño hace un saque correcto cada 8 malos; El-Arabi ¿delantero, 4,5 millones, goleador? todo eso le viene grande, un jugador profesional no puede caer 5 veces consecutivas en fuera de juego y no darse cuenta, además de no llegar a una pelota así salga el jueves a corres y el partido sea el domingo, Iñigo desaparecido en combate, errores garrafales y jugando (Diakaté por lo mismo no juega), Brahimi de lo mejorcito pero chupón de cohones, Buonanote en el banquillo!!!!! y así con todos. Señores jugadores aprietense los machos que hoy es el Dia-D y la hora-H, hagan que parte de Sevilla hoy no duerma bien. Un saludo Sr. Lamelas.

  7. Si usted cree que despellejando a la gente se logra la permanencia, hágalo. No comparto su opinión, simplemente.

  8. Hace usted unas mezclas bastante variopintas de periodistas. No aspiro a ser mejor que nadie. Me conformo con que me lean. Si usted lo ha hecho, como otros, les doy las gracias. Si no piensan como yo, es algo normal. Llevo diez años llamando las cosas como me parecen. No tengo una manera de hacer las cosas monolíticas. Cuando llegué a Granada, el equipo estaba en Tercera. Siempre creí que saldría adelante. Hoy me alegra de que esté en Primera. Si alguno cree que se gana algo con opiniones destructivas, es muy libre de actuar como quiera. A mí no me va a cambiar en ese sentido.

  9. Es cierto, pero ademas quería decir, que para comunicar algo, no es necesario recurrir a tantos adornos, ni dar tantas vueltas, para rizar el rizo.
    En mi humilde opinión, simplemente, no es necesario, ni creo que nadie lo necesite.
    Por supuesto, estos comentarios los hago sin ánimo de ofender a nadie, faltaría mas, y ademas, me siento agradecido al comprobar que son leídos.-
    Saludos a todos.-

  10. Amigo Lamelas, insisto en lo de amigo, si a usted, claro está, no le importa.
    En sus respuestas, noto un poco de tensión, y un puntillo de ironía, y la verdad, no logro entender los motívos ni el porqué.
    Se me olvidaba decir, que soy un incondicional, y abonado de nuestro GRANADA, y que esta noche, presiento que me toca remojarme en Los Carmenes.
    Un cordial saludo.-

  11. Usted no lo necesita. Puede que a otros sí les gusté. Les entretenga, les haga reflexionar o les dé asco. Decir que a nadie le haga falta leer algo así es muy osado. Les leo a todos y suelo responder cuando puedo. Para pontificar, decirle al entrenador o el presidente lo que tienen que hacer están otros. Tiene dónde elegir

  12. Ninguna tensión, no se preocupe. Estoy acostumbrado a las críticas. Respondo a las educadas como las suyas. La ironía es algo natural cuando me expreso. No la uso para atacar. Ojalá se gane esta noche. Luego le contaré en el periódico mi versión. Espero entretenerle.

  13. Al fin coincidimos en algo.
    Sacar a El-Arabi en el descanso, dice ?.
    Este jugador, visto lo visto, no debió venir nunca al GRANADA.-

  14. No entiendo que alguien se ponga a escribir algo en un periódico, pensando que cabe la posibilidad de que, a algún lector le puede dar ” asco ” .-

  15. Existe la posibilidad hasta de que me pidan matrimonio. No se tome todo tan en serio, hombre. Cuando se escribe te expones a todo. Hay gente para todo

  16. Llevamos un año de tedio los Cármenes, los amantes al fútbol están cansados de tanta mediocridad plana, insípida y carente de sentimiento. Nuestro equipo se asemeja a un agujero negro que absorbe toda la energía en forma de ilusión acumulada por sus fieles durante años. Para muchos la tragedia se palpa por más que aún se divise lejana, suele ocurrir que los miedos irracionales atenazan con más fuerza a los secularmente castigados por el infortunio.

    Supongo que usted como periodista no será ajeno a ello, por mucho que nuestro billete de llegada a la élite tenga fecha reciente. A veces ocurre que el cansancio, la falta de fe y la desilusión nos empujan a soltar lastre, a mostrarnos especialmente clarividentes. Valga la metáfora del condenado que en sus últimas horas repasa con clarividencia el camino recorrido. Las situaciones límite invitan a la introspección, a dar rienda suelta a nuestros pensamientos al margen de ataduras o convencionalismos. No sé si éste habrá sido su caso al escribir un artículo, digamos, tan contraindicado para quien pretende comunicar con una audiencia mayoritariamente futbolera, y en su mayor parte sin excesivas pretensiones intelectuales. Le felicito por su originalidad y atrevimiento. A diferencia de lo que suele ocurrir sobre el césped de los Cármenes, es bueno que desde la prensa alguien rompa con el tedio y la mediocridad que suelen impregnar los artículos deportivos.

  17. Gracias por sus elogios, pero tengo fundado conocimiento de que la audiencia de este periódico está lo suficientemente formada para entender este artículo. Es un cliché caduco considerar que los que atienden a la información deportiva no tienen la formación suficiente para entender este y otros muchos textos. Sobre su genuino pesimismo, se lo respeto como siempre. Mi naturaleza me impide venirme abajo ante lo que entiendo como avatares clásicos de un equipo modesto en Primera. El verano declaré en una radio que no me importaría repetir las circunstancias vividas en Vallecas, siempre que se lograra otra vez el objetivo. Si el destino cree que debe de ser así, sea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *