El corte

Los emocionantes finales de Liga suponen que los adeptos a equipos que luchan por la permanencia interioricen un chaqueterismo transitorio, apasionándose por los adversarios de aquellos rivales directos por la permanencia. Así Granada volvió a ser anoche colchonera, disfrutando de un triunfo del Atleti ante el Celta que deja a los vigueses desangrándose con solo tres partidos más de campeonato para ellos. Con el Mallorca apuntillado, parece que el conjunto de Abel Resino reúne muchas papeletas para ser otro candidato al descenso a Segunda. Pero ninguna de estas circunstancias alivia el sufrimiento rojiblanco. Se podrá festejar el fuego amigo de otro pugnando con contrarios, pero el champán debe seguir en la nevera.

Lo único que se está reproduciendo es un corte similar al del año pasado. Tras intentarlo a última hora, Racing y Sporting llegaron sin opciones de seguir en Primera en las últimas jornadas. Sin embargo, una plaza quedó abierta hasta el último minuto del torneo. Por no caer en ella pleitearon Rayo, Zaragoza, Granada y Villarreal, escurriéndose al final el club de mayor presupuesto de los cuatro, el último. Esta temporada se avecina algo similar, con la presencia de nuevo de maños y granadinos, pero empapándose de la batalla el Deportivo y el Osasuna.

Ante este contexto, el Granada tiene una preocupación y un as. La incertidumbre es que es probable que sus cuatro próximos rivales tenga algo en liza. La Real y el Valencia, la Liga de Campeones. El Getafe, la Europa League. El Osasuna, la misma supervivencia, como los de Alcaraz. Pero precisamente aquí está esa carta ganadora. Porque si vence en el compromiso de Los Cármenes a los navarros no solo asestará un golpe maestro a los de Mendilibar, sino que encima mantendrá el coeficiente particular a favor, por lo que la igualada a puntos también sería benigna en caso de empate en la tabla. Circunstancia que ya existe con el Deportivo en ese diferencial.

Solo el equilibrio con el Zaragoza trastocaría el margen, porque los de Jiménez lo tienen a su favor con el Granada. Ante un triple empate, los blanquillos siempre encabezarían, aunque los rojiblancos conservarían un puesto de alivio pese a todo.

Las cuentas no están claras, pero cualquier hipótesis siempre parte de la victoria ante el Osasuna. Después se verá si son necesarios un punto, tres o ninguno para mantener la cabeza en la élite. Ahora que se pronuncia el corte, puede que se limiten las combinaciones, pero el terror todavía resopla a la espalda.

4 Comentarios

  1. el partido de Osasuna es la clave. Me cabrea que el campo pueda no estar lleno por el tema de las cofradías y me preocupa que venga algún arbitro asesino al campo… así mismo temo que Undiano nos arbitre contra Valencia o Getafe…

  2. Eso, vamos a dejarnos de Osasuna y demás futuribles y vamos a por la Real, que es difícil, pero no imposible

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *