La grada actúa

* 5 dardos para el Granada – Osasuna

* Antes de asistir a la película de Los Cármenes, todos debemos de someternos a un proceso rotundo de concienciación. No es un día para la lírica, pero sí invita a la angustia. Tras un mes en el que se han ido salvando etapas hasta completar un rosario de moral, atraca en la ciudad el último rival directo que resta en el calendario, un equipo análogo con similares virtudes y defectos. Un contrario que cuela poco pero que no encaja mucho, con un gran portero y un delantero centro interesante. Con ‘curritos’ en el resto de líneas que saben respirar bajo la atmósfera bélica y hostil a la que les sometera el público.

* Todos estos antecedentes nos inventan a una proyección farragosa, tosca, de final incierto. Un acto de paciencia del público, de cariño indisimulado hacia los suyos, con la atención puesto en las fases valle que arroje el partido. Si el Granada quiere tener un final de curso depurado, necesita ganar al Osasuna. El empate le deja con el coeficiente a favor ante ellos, al igual que con el Dépor, pero se sometería a unas dos últimas jornadas con el agua al cuello de nuevo, ante adversarios que disputan cosas, como el Valencia y, en principio, el Getafe.

* La buena noticia es que gran parte de la plantilla se encuentra en un estado óptimo en lo anímico, aunque Ighalo y Siqueira anden renqueantes por sus lesiones arrastradas. Alcaraz tiene definido el equipo en 10 puestos, siempre que el brasileño esté disponible. La plaza de compañía de El-Arabi es la que queda abierta. En principio, es para el nigeriano. Como segunda opción, la de Aranda, asistente del empate definitivo en Anoeta. Como recurso, una vez más Buonanotte. Su rol puede convertirse en crucial si, como se intuye, el encuentro entra en un proceso obtuso y requiere de un desatascador.

* Un triunfo no basta para celebrar la permanencia, pero deposita toda la presión sobre el Deportivo el domingo. Una victoria aclarará dudas, solo faltaría un punto para hacer matemático lo que sería virtual. Pero para ello hay que marcar al menos un gol. Y protegerlo como si fuera soluble. La misma actitud del último mes, pero adaptado a unas circunstancias diferentes, en las que probablemente se ceda la iniciativa a los de casa.

* La grada actúa una vez más. No quedarán boletos en las taquillas, pero que todos sepan que esto que se avecina no se divisa cómodo. Habrá que sufrir, gritar y enardecerse, hasta alcanzar lo que dicte el destino. Los prolegómenos de una celebración rotunda o la extensión, otra vez, de la preocupante soga del descenso.

5 Comentarios

  1. Rafa, esto es lo más parecido a uno de aquellos partidos de play offs que hemos vivido hace un par de años, jugando la vuelta en casa después de un 0-0 en campo rival. Si lo vemos así, se comprenderá el nivel de intensidad que deben poner los jugadores (que lo saben) y la afición (donde muchos lo sabemos y hay otros muchos que creo que ni saben ni entienden). Espero ver algo parecido a lo que ayer se vio en el Bernabéu con la afición del Atleti, todo un ejemplo de sufridores victoriosos, como debemos ser nosotros hoy.

  2. Hay una sutil pero importante diferencia. Esto no es una final como tal. Tras ella, hay dos partidos más. Si se gana, lo normal es que ya esté todo hecho, aunque quedará un detalle. Si se empata o pierde, no se habrá terminado nada. Habrá que seguir luchando.

  3. Eso lo tengo en mente. Pero hay veces en la vida que hay que no dejar para mañana lo que puedas hacer hoy. Por tanto, y eso sí, con cabeza, hay que ir a muerte a por la victoria. Está claro que si mañana gana el Deportivo aún faltaría un empujón más, pero no lo dejaría todo en el aire como pasaría con un tropiezo. No soy nada de finales, muchos las llevan viendo desde el principio de la segunda vuelta, pero este partido si que lo veo muy clave, porque puede ser definitivo o al menos dejar muy tocados a dos rivales.

  4. Todas estas dudas, preocupaciones, miedos e inseguridades, no tendrían el mas mínimo sentido ni razón de ser, si fuésemos capaces de imponer el mismo ritmo y estilo de juego con el que el GRANADA nos deleitó, los últimos 20 minutos en Anoeta.
    Un incondicional de Moraleda.-

  5. Pues yo sí considero este partido la finalísima de todas las “finales” que hemos jugado hasta el momento,ya que si ganamos estaremos virtualmente salvados,puede que incluso matemáticamente ,es decir,el equipo habrá hecho finalmente los deberes.Por lo que no se pueden volver a repetir los errores que se cometieron ante el Celta y especialmente ante el Mallorca.Hay que conseguir estos tres puntos como sea y los jugadores tienen que salir al terreno de juego como si su vida dependiera de este partido,tienen que mentalizarse que ganando este partido posiblemente ya puedan tener la satisfacción de haber cumplido el principal objetivo de la temporada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *