Tardón TAS

Un estamento independiente que lidie ante cuestiones triviales y que sea la última instancia a la que pueda recurrir un deportista ante una sanción federativa solo puede ser considerado de acierto. Un organismo definitivo y garante de cierta ecuanimidad que atienda a todas las versiones y enjuicie sin el aporte subjetivo con el que a veces están comandadas ciertas asociaciones, en las que a veces se rezuman tratos de favor o persecuciones, según quién sea el encausado. Por todo ello, el TAS ha sido una herramienta útil que ha generado soluciones a entuertos truculentos. Simbólico fue ya hace años cuando dio el visto bueno a aquel traslado del Ciudad de Murcia bajo la denominación de Granada 74 SAD. La proeza de Marsá, confirmada en la víspera del primer partido de Liga, nada menos. La RFEF tuvo que tragar ante el órdago de un proyecto que acabó, paradójicamente, con el descenso.

El problema es que el TAS establece unos plazos propios, ajeno con frecuencia a la vorágine de la competición. La causa abierta para esclarecer el ‘caso Málaga’ es un ejemplo. Un dictamen tan serio no debería estar retrasado para cuando el campeonato ya termine y los equipos desconozcan si su puesto clasifica para algo. De alguna manera, dejarlo para junio adultera la Liga, pues hay conjuntos que dudan de sus opciones reales. Un claro ejemplo es el Getafe, que aunque en esta penúltima jornada puede quedar evacuado de cualquier opción de estar en la Liga Europa, si se genera una combinación positiva podría llegar con opciones al reto de Los Cármenes, siempre que el Málaga siguiera castigado. Sin ir más lejos este mismo domingo cambia mucho el decorado si los blanquiazules son considerado como escuadra con plaza en la próxima Liga Europa o si ceden un peldaño. Hay un efecto colateral para los clubes sumidos en la pelea por la salvación.

La concesión de la licencia UEFA para dentro de dos cursos al Málaga, con lo que se les amnistía en parte, se establece un indicio de que la institución futbolística continental puede intuir que el TAS indultará al equipo andaluz y al menos no quiere quedar como una sociedad que castiga irracionalmente. Lo cierto es que, pese al inminente cambio de ciclo, el Málaga ha tratado de depurar sus irregularidades financieras y eso, tal y como está este deporte de podrido en la cuentas, es un hecho admirable. Pero hasta que el TAS se pronuncie, todo son conjeturas. Una especulación que arrastra a otros. Como el Granada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *